COMERCIANTES AFECTADOS POR EL TERREMOTO PIDEN SALVAR A SUS PUEBLOS: MÁS ENTREVISTAS DE SUPLEMENTO EL MERCURIO

Fuente: Confedech
Categoría principal: Inmortales. Palabras clave: reportaje el mercurio

** Las fotografías muestran el deterioro en que quedaron tres locales del dirigente nacional de CONFEDECHSUR, Andrés Ananías, y los monstruosos daños en el comercio detallista del centro de Talcahuano.

Un caso emblemático de la gran destrucción lo representa el ejemplo de Sergio Albornoz. "Nuestra ferretería, llamada Chuiguayante, ubicada a 10 kilómetros al lado sur de Concepción, que nos costó 25 años consolidar con mi esposa, sufrió daños irreparables, especialmente en la estructura del local. Se hundió parte del techo y se desmoronó uno de los muros".
Dice que a pesar de esto no ha dejado de trabajar. "La gente necesita materiales para la reconstrucción. Lo malo es que el techo está cubierto por un plástico para enfrentar las lluvias y el muro apuntalado para que no se caiga. Ha sido tan grande nuestro dolor que es indescriptible. No sólo por nosotros, sino por todo lo que les ha sucedido a nuestros vecinos. Nuestra empresa es familiar y conseguimos que creciera 4 veces más desde su creación".
Asegura que todos sus empleados se han puesto para echar a andar la ferretería.
Además del daño de la propiedad han sufrido pérdidas en materiales, instalaciones, equipamiento, maquinarias y sistemas tecnológicos. "Como el movimiento fue en diversas direcciones, se cayó todo de las estanterías. Fue poco lo que se pudo recuperar. Incluso, se perdieron las salas de baño que estaban en exhibición y uno de los baños destinados al servicio".
Calcula que en total necesita cerca de siete millones de pesos para reconstruir su negocio y no seguir corriendo el riesgo de que se derrumbe mientras trabaja.
Se suma a estas pérdidas el drama financiero. "Una vez que llegó la luz e internet se empezaron a cobrar los cheques a fecha, como si no hubiese existido nunca esta gran hecatombe".

Por su parte, Andrés Ananías, de Talcahuano, hace 30 años junto a su familia ha llevado adelante las tres zapaterías Coral que ahora perdió, ubicadas en el centro de la ciudad. "La verdad es que somos muy reconocidos, ya que históricamente tenemos convenios de descuentos con muchas industrias del sector para atender a sus trabajadores y respectivas familias".
Afirma que el centro de la ciudad de Talcahuano es hoy fantasma. Estima que sus pérdidas son cuantiosas -más de 200 millones de pesos sin incluir instalaciones, mercaderías, equipamientos y sistemas computacionales-. "Se agregan los problemas financieros, ya que los créditos siguen funcionando como si no hubiese pasado nada".
Dice que el gobierno debiera focalizar los recursos en el comercio detallista. "Nuestra situación es grave: nunca en 30 años habíamos sufrido un protesto". Opina que también el Ejecutivo debiera también evaluar las zonas de catástrofe. Y con esa información en la mano, ayudar al comercio detallista a recuperar su capital de trabajo o la infraestructura, ya sea a través de créditos e instrumentos Corfo-Sercotec. También la posibilidad de obtener créditos del BancoEstado con periodos de gracia y tasas blandas de un periodo no menor a 15 años.
"No estamos pidiendo nada gratis, los créditos los vamos a pagar".