PRESIDENTE DEL COMERCIO DETALLISTA VE CON SATISFACCIÓN ENCUESTA SOBRE BAJA DE DELITOS Y VENTAS CALLEJERAS EN SANTIAGO

Fuente: Confedechtur
Categoría principal: Gremial. Palabras clave: ventas callejeras

El presidente de la Confederación del Comercio Detallista y Turismo de Chile, Rafael Cumsille, declaró que el gremio ve con satisfacción un estudio de la Dirección de Seguridad Vecinal de la comuna de Santiago, que registró descensos en los robos por sorpresa, con violencia o intimidación, en un 41,2% desde que comenzó a operar la iniciativa “Santiago Seguro”.
En tanto, un estudio de la Dirección de Seguridad Vecinal, arrojó que los vendedores callejeros se redujeron en cerca de un 56% en la zona en que se aplicó la política.
Así lo constató el periódico La Segunda, en los siguientes términos:
La alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá; el Subsecretario de Prevención del Delito, Antonio Frey y el Jefe de la Zona Metropolitana Oeste de Carabineros, General Hugo Insulza presentaron esta mañana un exitoso primer balance del Plan “Santiago Cívico”, que buscaba atacar la presencia del comercio ambulante y los delitos en los paseos Ahumada, Huérfanos, Puente y Estado y en las calzadas de la Alameda en ese tramo.

Según datos entregados por la Primera Comisaría de Carabineros, los ilícitos violentos como robo por sorpresa, con violencia o intimidación, disminuyeron en un 41% entre la medición de julio pasado y agosto, mes en que comenzó a aplicarse un copamiento territorial de funcionarios policiales, junto a una campaña contra el comercio ilegal del Municipio de Santiago y la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Además, la Dirección de Seguridad Vecinal del Municipio de Santiago y el Departamento de Estudios y Evaluación de Programas de la Subsecretaría de Prevención del Delito, realizó una medición presencial de vendedores no autorizados en la vía pública en tres distintos horarios durante una semana antes de la intervención y otra una vez ya iniciada. El resultado arrojó que la presencia de ambulantes disminuyó en un 56% en promedio, principalmente en la hora de almuerzo y salida de la jornada laboral.

La alcaldesa Tohá señaló que “cuando se ordena el espacio público, cuando la policía y todas las entidades públicas se coordinan en base a las necesidades de la ciudadanía, tenemos como resultado una comuna más segura y amable para todos los millones de personas que estudian, trabajan o viven en ella. Tenemos resultados muy positivos en cuanto a la reducción de la delincuencia y la presencia de comercio ilegal en el sector intervenido, por lo que nos da luces para continuar profundizando en esta línea”.

El Subsecretario de Prevención del Delito, Antonio Frey, aseguró que “el comercio ilegal está estrechamente relacionado con la ocurrencia de delitos en la vía pública, ya sea por las aglomeraciones que genera y que son aprovechadas por los delincuentes para actuar, como por el hecho de que facilita la receptación y comercialización de bienes robados. Como Subsecretaría, junto con la Municipalidad de Santiago, hemos realizado una potente inversión para mejorar las condiciones de seguridad del casco histórico y otros puntos emblemáticos de la comuna.”

El General Insulza, en tanto, destacó la iniciativa asegurando que “tenemos desde muy temprano la presencia de Carabineros en los 5 puntos que hemos determinado con el fin de copar espacios con funcionarios y evitar la instalación de comerciantes ilegales, lo que nos ha dado muy buenos resultados y ha redundado en mayor seguridad para el espacio intervenido”.

El plan es parte del ordenamiento integral del espacio público de la comuna que está llevando a cabo la Municipalidad de Santiago y que se ha aplicado en planes como la recuperación de platabandas, una nueva ordenanza que sanciona a las productoras por pegar afiches en las calles. El hito central de esa política ha sido el ordenamiento de cerca de 200 comerciantes mediante la entrega de permisos y carros con identificación municipal a personas en riesgo social y/o en situación de discapacidad, erradicando los permisos ilimitados y discrecionales que se entregaban en el pasado y que habían saturado el casco histórico de comercio ilegal. Esto, además, permite a los fiscalizadores reconocer claramente los vendedores que cuentan con autorización de los que ejercen sin permiso en las calles.