La Tercera también informa que el Gobierno explora cambios en quórum para constituir sindicatos en pymes

Fuente: La Tercera
Categoría principal: Gremial. Palabras clave: reforma laboral

** Una de las opciones que evalúa el Ejecutivo es elevar el actual mínimo de ocho trabajadores que fija hoy el Código del Trabajo.

Los ministros Rodrigo Valdés y Ximena Rincón cenaron anoche en el Congreso con diputados y senadores de las comisiones de Trabajo y Hacienda.

La inclusión de normas específicas para las pymes y la fórmula a través de la cual se definirán los servicios mínimos en caso de huelga, acaparan actualmente el debate al interior de la Nueva Mayoría, a la espera de que el gobierno ingrese nuevas indicaciones al proyecto de reforma laboral que actualmente tramita la Comisión de Trabajo del Senado.

Ayer, el Congreso de Valparaíso fue escenario de sucesivos encuentros de parlamentarios del oficialismo con los ministros de Trabajo, Ximena Rincón, y de Segpres, Nicolás Eyzaguirre, para abordar los alcances de las modificaciones que planea el Ejecutivo al texto legal. Adicionalmente, por la noche ambos secretarios de Estado, junto al titular de Hacienda, Rodrigo Valdés, participaron de una cena en el edificio legislativo con diputados y senadores oficialistas de las comisiones de Trabajo y Hacienda.

Uno de los temas cruciales en estas conversaciones ha sido la búsqueda de mecanismos que permitan limitar el impacto de la prohibición del reeemplazo en caso de huelga -que se mantendría sin cambios- sobre las pequeñas y medianas empresas. Ello en un contexto de desaceleración económica en que se busca evitar efectos indeseados en el empleo.

En este punto, aunque algunos parlamentarios han sugerido fijar un tope para la duración de las movilizaciones en el caso de las pymes -por ejemplo de siete días, y luego obligar a una mediación- según fuentes de gobierno otra de las opciones que se baraja es elevar el número de ocho trabajadores requerido actualmente como mínimo para la constitución de un sindicato en una firma con menos de 50 trabajadores.

Ello permitiría, dicen estas fuentes, restringir el espacio para que pequeñas compañías puedan ver paralizadas sus operaciones, y eventualmente su viabilidad, en el caso de huelgas sin posibilidad de reeemplazo.

Aunque no existe claridad sobre cuál sería el número idóneo a fijar como nuevo mínimo, el Código del Trabajo señala, en cambio, que para empresas formadas por más de 50 trabajadores el quórum será de 25 trabajadores, o que en su defecto representen al menos el 10% del total de los que prestan servicios en ella. Cuando se trata de empresas en las que no existe previamente un sindicato, la normativa establece un quórum también de ocho trabajadores, el que debe subir eso sí a 25 en el plazo de un año.

Fuentes del oficialismo afirman, además, que ya existiría acuerdo en el reingreso de una indicación que impida las huelgas en empresas estratégicas y en la gradualidad para la implementación de los pactos de adaptabilidad, pudiendo llegar al 30% de representación de la empresa en un plazo de dos años y no en cuatro, como fue propuesto durante la discusión en el primer trámite legislativo.

Servicios mínimos

En materia de servicios mínimos en caso de huelga, al interior del oficialismo se evalúan por ahora tres mecanismos, en un contexto donde se considera que por ahora no existen los resguardos que aseguren un acuerdo sobre la provisión de éstos, de manera previa al inicio de la negociación colectiva.

Por un lado, hay quienes apuntan a que sea un comité de expertos el que defina cuáles son las áreas de las empresas que deben ser “cubiertas” durante la huelga para no provocar daños a instalaciones o maquinaria, opción planteada por la OIT.

Otros apuestan por una estandarización a nivel sectorial, que permita definir, de manera objetiva, los servicios mínimos según rama de actividad económica.

Con todo, senadores del oficialismo solicitaron a la ministra Rincón que el gobierno ingrese una indicación que obligue a empleador y sindicato a definir dichos servicios mínimos 90 días antes del término del contrato colectivo vigente, como requisito ineludible para el inicio de la negociación colectiva.