COMERCIO DETALLISTA EN CONTRA DE VENTAS CALLEJERAS Y CLANDESTINOS

Fuente: El Detallista
Categoría principal: Gremial. Palabras clave: comercio callejero

Tras compromiso con las autoridades vendedores irregulares debían salir antes de fin de mes.
Fin de mes era una fecha clave fijada por las autoridades para erradicar el comercio ambulante del centro de Iquique. Sin embargo, para pesar de los locatarios establecidos ayer se observaba el panorama habitual en calle Tarapacá y Vivar.
Más aún existía mayor movimiento previo a la celebración de Hallween, por lo cual la mayoría ofrecía dulces y disfraces.
Consultado por esta situación, el Presidente del Comercio Detallista de Iquique, Miguel Díaz, señaló que “ aquí nos queda mañana todavía ( martes 31 de octubre), que los plazos se den conforme a lo prometido, que era fin de mes.”, señaló esperanzado, agregando que no contaba con mayores antecedentes a los tratados en la última reunión con la Gobernación, el municipio y Carabineros.
Desde la Gobernación Provincial afirmaron que no había fijado ninguna fecha específica para el traslado de los vendedores ambulantes. No obstante, personal de Carabineros ya estaba avisando a las personas que pronto tendrían que salir de la vía pública.
Con ello solo estaba pendiente que el municipio los notificara que tenían un plazo determinado para establecerse en Obispo Labbé, el pasaje Alessandri o en los puestos vacios en las diversas ferias de la ciudad.
Luego vendría la intervención de Carabineros junto a los servicios públicos.
La Estrella se acercó a conversar con los comerciantes de calle Tarapacá, que están organizados en un sindicato del mismo nombre que reúne a 30 personas que sin querer identificar a los miembros de su directiva, explicaron que se han informado de estas medidas a través de los medios de comunicación, ya que hasta el momento ninguna autoridad se acercado hablar con ellos.
Agregaron que hace varios meses discutieron con el municipio la posibilidad de instalarse en Obispo Labbé con Tarapacá (afuera de Johnson), sin embargo tenía que desplazar un kiosco ubicado en el lugar, medida que no se llevó a cabo.
“ Deberían invitarnos a una reunión de trabajo para informarnos, para nosotros estas fechas son buenas , noviembre, diciembre. Nosotros tenemos permisos hace 12-15 años y este esun cuento de nunca acabar por que si nos sacan a nosotros mañana va haber otra persona”, indicó una comerciante.

Finalmente se consultó al municipio de esta situación sin recibir ninguna respuesta.