TEXTO COMPLETO DE LA CARTA DE CONAPYME A LA PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA

Fuente: Confedechtur
Categoría principal: Fuerte y Claro. Palabras clave: carta conapyme a s.e.

A continuación les ofrecemos el texto completo de la carta a la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, entregada en el Palacio de La Moneda por representantes de la Confederación Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, CONAPYME:

S.E.
Presidenta de la República
Sra. Michelle Bachelet Jeria
Palacio La Moneda
P R E S E N T E

Excma. Sra. Presidenta:

Nos dirigimos respetuosamente a S.E. para dar a conocer la posición de los gremios de empresarios mipymes, que legítimamente representamos en el país con respecto al proyecto de Ley de Reforma Laboral que está cumplimiento su trámite constitucional en el Parlamento.

El día 15 de Septiembre del presente año, el Presidente del Senado, el Presidente de la Comisión de Economía del Senado y de la Bancada Pyme, los Sres. Ministros de Hacienda y Economía y Senadores de todas las bancadas, suscribieron un acuerdo en pro de las Mipe de menos de 25 trabajadores. En base a este acuerdo:

a. El quórum para conformar sindicatos quedaría en 25 trabajadores siguiendo las pautas históricas del país y similar al grueso de los países de la región y la OECD.

b. No sería obligatorio para las Mipes el entablar negociaciones con sindicatos inter-empresas a partir del hecho que estos logren la afiliación de uno o más trabajadores en alguna empresa;

c. Se reconoce la polifuncionalidad de los trabajadores de las micro y pequeñas empresas;

d. Otras indicaciones que reconocen las características propias de las Mipe.

Este acuerdo se expresó en las indicaciones presentadas por la bancada Pyme y ellas no hacen más que reconocer a las Mipes como un sujeto empresarial distinto a las empresas de mayor tamaño y con una situación tan precaria, económicamente hablando, que el espacio de redistribución que poseemos es casi nulo. Luego mal podría argumentarse la presencia de severas asimetrías entre capital y trabajo en empresas como las nuestras, pues en ellas, pese a tener productividades cien o doscientas veces menores que en las grandes empresas, pagamos salarios que, en el peor de los casos, son el 65% de los pagados por estas. Las Mipes hemos distribuido al límite de lo posible y no son pocos los casos en que nuestros colegas ganan salarios menores que los de sus trabajadores, a la espera de utilidades que nunca llegan.

No somos grandes corporaciones que se disfrazan de Mipes, amenazando “el corazón de la reforma”. Ello no es así. Nuestros gremios no están integrados por grandes empresas, somos gente modesta, de esfuerzo y que poseemos nuestras propias organizaciones y reivindicaciones.

Si el quórum de constitución de sindicatos se fijara en 25 trabajadores ello no beneficiará a ninguna gran empresa y es de público conocimiento que nuestros gremios han levantado en solitario esta reivindicación. La única razón que explica el que esta haya logrado tanta solidaridad en la opinión pública es el cariño y comprensión de nuestra realidad existente al interior del pueblo de nuestro país.

Señora Presidenta, ¿cree Ud. que es correcto que las Mipes sean definidas como antagónicas a los derechos de los trabajadores cuando las cifras oficiales muestran que, si se suman las 180 mil micro y pequeñas y empresas que serán afectadas por la reforma, pese a nuestra dramática situación económica, en ellas solo es posible encontrar 78 mil trabajadores que ganen el salario mínimo, en tanto en las 13 mil grandes empresas que concentran el 85% de las ventas existen 220 mil trabajadores que perciben el salario mínimo?

Si tuviésemos acceso al crédito, si no pagásemos por usar tarjetas Transbank mayores porcentajes de nuestras ventas que el que pagan las grandes corporaciones, si las tasas de intereses que le pagamos a la banca privada y pública fueran razonables, sino fuésemos el único sector de empresas que de veras opera en mercados competitivos en vez de lucrar administrando oligopolios, si las patentes comerciales que paga un pequeño kiosco fueran tan bajas como las que paga un gran hipermercado, si (como reconocía el ex subdirector jurídico del SII) la fiscalización del servicio enfocada solo a las Mipes, mientras las grandes empresas son tratadas con guante blanco, si pagásemos impuestos en proporción a nuestras utilidades y peso en la economía, gozando de los mismos mecanismos que hace que las grandes empresas paguen proporcionalmente menos que nosotros, en ese caso, de seguro en un par de años no quedaría un solo trabajador en las Mipes ganando el salario mínimo, existiesen o no sindicatos dentro de ellas.

De hecho hoy por hoy la última ENCLA del Ministerio del Trabajo muestra que el 45% de los trabajadores de las pequeñas empresas ganan ya más de tres sueldos mínimos mensuales.

Si no fuésemos tan discriminados, una Mipe sin sueldos mínimos y con un 75% de trabajadores ganando más de tres sueldos mínimos al mes sería una realidad a la vuelta de la esquina. Pero a la fecha ese sigue siendo un sueño para nosotros por falta de medidas que nos permitan desarrollarnos, no con subsidios sino que con competencia justa. Pretender potenciar un gran poder sindical que quizás logre efectos redistributivos en las grandes empresas es muy distinto a desarrollarlo en empresas pequeñas que no poseen capacidades de negociación y menos de redistribución de lo que no poseen.

En las pequeñas empresas, que generan casi un tercio de los empleos con contrato, el espacio de redistribución a los trabajadores es casi inexistente y también lo es nuestra capacidad para enfrentar conflictos laborales con recursos que no poseemos. Las huelgas no amenazarán nuestras inexistentes utilidades, sino que la vida de nuestras empresas. El gran poder que la ley en discusión otorga a los sindicatos ha sido diseñado para facilitar la negociación de estos con las grandes empresas, pero de sernos aplicado por igual, ello solo tendrá como destino el cierre de innumerables Mipes.

Las micro y pequeñas empresas de este país no entenderán que los compromisos del gobierno no se cumplan, menos aún que se les diga que los Ministros de Hacienda y Economía no representan la voz del gobierno, que ellos son solo un par de ingenuos dispuestos a firmar el primer papel que se les ponga por delante, sin saber lo que hacen, ello solo le hará daño al país pues erosionará la confianza en sus máximas autoridades.

Respetada señora Presidenta, los gremios de la Mipes le solicitamos respetuosamente por esta vía, el que usted haga posible el que las indicaciones presentadas por la bancada Pyme sean declaradas admisibles y llevadas a discusión en el Senado. Sin ello la comisión de trabajo del Senado declarará las indicaciones Pro-Mipes como inadmisibles y ellas serán rechazadas por secretaria.

Con su apoyo, los trabajadores ganarán, las Mipes ganarán, la justicia y la equidad ganarán, el país entero ganará. Por favor, no abandone a las Mipes señora presidenta.

Junto con agradecer a S.E. la acogida que brinde a la presente, le reiteramos respetuosamente los sentimientos de nuestra mayor consideración y estimación.