VENTAS CALLEJERAS

Fuente: ConfedechTur
Categoría principal: Editorial Presidente. Palabras clave: 80 años al Servicio de la Comunidad

Es frecuente escuchar a la gente hablar de comerciantes ambulantes, estimo de la mayor importancia referirnos al tema, con el fin de aclarar que ambulante es aquel, que está en movimiento y nació hace muchos años cuando en los sectores rurales no estaban las condiciones para acceder a los centros de distribución por la distancia y caminos polvorientos con escasa movilización, entonces emergieron personas en forma peatonal o en carretelas con caballos, para llevar mercaderías a esos sectores.

En esos tiempos, les decían, el casero al que les vendía peinetas, jabón de la marca Flores de Pravia, Jabón Gringo, Yerba Mate y así los más diversos productos. ESOS ERAN VERDADEROS AMBULANTES Y NECESARIOS PARA ABASTECER A LAS DUEÑAS DE CASA, LO QUE SE EJERCÍA CON GRANDES SACRIFICIOS.

En estos días cuando las ciudades y pueblos están invadidos por personas ocupando veredas instalados frente al comercio establecido, hay que decir que son vendedores estacionados, legales si el Alcalde los autorizó o informales, como es en la mayoría de los casos, por lo tanto no son ambulantes.

Sabemos que hay muchos que a falta de trabajo, buscan la manera de sobrevivir, sin embargo, también sabemos que existe una evasión a gran escala que el país requiere para la salud, la educación, caminos y tantas obras. Hay que buscar una solución, por ejemplo al que le guste el comercio, que se instale en algún lugar, que los municipios creen Mercados techados para que la gente no esté en la calle y cumpla con todas las leyes del país.

El comercio establecido, no es el primero en estar afectado, lo es el Estado que lo integramos todos los habitantes. La fiscalización es fuerte a los que están trabajando en sus locales autorizados legalmente y controlados permanentemente, entonces es inexplicable el expendio de alimentos en la vía pública, lo más increíble es que parte del público compre y consuma esos alimentos. Reiteramos, no estamos en contra de nadie, todo lo contrario, hay que buscar una solución necesaria para que se instalen aquellos hombres y mujeres que les guste esta actividad. Ahí hay una buena tarea para las autoridades encargadas.

Por otra parte, hay que salvar a los Alcaldes de esa responsabilidad de otorgar permisos en la vía pública modificando la Ley de Rentas Municipales.