Vicepresidente ejecutivo de CORFO: "Lograremos que la inversión en innovación y desarrollo llegue a 0,8% del PIB"

Fuente: La Tercera
Categoría principal: Economía. Palabras clave: corfo

"No vamos a quedar al debe", dice el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Hernán Cheyre, refiriéndose a la meta asumida por el gobierno de duplicar la inversión en innovación y desarrollo (I+D) en los cuatro años de mandato, llevándola de 0,42% del PIB a 0,8% del PIB. "Duplicar la cifra en I+D en circunstancias que el PIB crece casi 6% al año implica lograr que el promedio en I+D crezca 12% anual, lo que es un esfuerzo importante", destaca.

Reconoce que igual el país quedará lejos de las cifras que presentan los integrantes de la Ocde, donde los recursos dedicados a innovación y desarrollo alcanzan en promedio a 2,3% del PIB y en cuyo ranking sobre la materia Chile se ubica último. Pero, agrega, "vamos a dar un paso muy importante, y lo central aquí -resalta- es que estamos trabajando con una visión país de largo plazo".

De ahí que 2013 será declarado hoy como el año de la innovación, dando inicio a una serie de actividades, que se enmarcan en una amplia agenda de trabajo.

Ultimo salto

Cheyre explica las razones para dedicar todo un año a la innovación: "Chile está en camino a convertirse en un país desarrollado, y le falta el último salto, que es el más importante para no rebotar y quedarse donde mismo. El gobierno está convencido que ese salto se va a hacer recurriendo a pilares que no son los tradicionales, y por ello estamos hablando de la educación y de la innovación; en ese marco se justifica el año de la innovación".

Además, tiene a la mano una serie ejemplos para demostrar que la innovación no está sólo en los laboratorios y se puede aplicar en la vida cotidiana de las personas y en el quehacer de empresas de todos los tamaños. Destaca también los casos de Finlandia, Corea e Israel, países pequeños -dice- que tienen mucho menos recursos naturales que Chile y que se transformaron en naciones desarrolladas gracias a la innovación.

Sector privado

En septiembre del año pasado comenzó la vigencia de la nueva ley de incentivos tributarios en I+D. Cheyre informa que hasta fines de diciembre ya había 16 proyectos aprobados por un monto que es casi dos tercios de lo que se lograba anualmente con la ley anterior.

Antes sólo se permitía deducir impuestos y gastos en I+D en contratos firmados con universidades, pero ahora lo que se hace al interior de la empresa también puede ser imputado como I+D, explica Cheyre. "Nos interesa que este incentivo tributario lo utilicen las grandes empresas y las pymes, por eso que bajamos la barrera para que proyectos de empresas de menor tamaño también puedan acceder a este beneficio, porque ellos también tienen que innovarse".

Informa que dado los resultados obtenidos con la ley, "queremos empujarla mucho más, porque queremos que el sector privado, que hoy día representa sólo un tercio de lo que el país gasta en I+D, se enmarque en los estándares internacionales y aporte con dos tercios".