Tiendas de especialidad y marcas propias ganan terreno en el comercio minorista

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: comercio detallista

La gran competencia que existe en el mercado y las ventajas asociadas a estos formatos son los factores que impulsan el alza.

En el comercio minorista de gran tamaño cada vez está ganando más terreno el modelo de tiendas de especialidad y las marcas propias. Esto, debido a la gran competencia que existe hoy en el mercado y las ventajas asociadas a estos formatos, sobre todo el de especialidad.

Así al menos lo revela un estudio realizado por la clasificadora de riesgo ICR, el cual afirma que desde hace algunos años las distintas firmas retail se han visto en la necesidad de reenfocar su negocio, de modo tal de satisfacer los cambios de hábitos de los clientes, que buscan, entre otras cosas, exclusividad.

La subgerente de Corporaciones de ICR, Maricela Plaza afirma que "desde hace un tiempo ha venido ocurriendo una readecuación del comercio minorista en Chile por el cambio de hábitos del consumidor, pues en la decisión de compra para algunos clientes no influye solo el precio de venta, sino la calidad del servicio".

Dado lo anterior, el mayor uso de tecnología para desarrollar el comercio ha adquirido relevancia. Esto, no solo para complementar el canal de ventas tradicional, sino que para mejorar los márgenes de las empresas, pues les permite disminuir el número de vendedores por metro cuadrado o gestionar de forma eficiente los centros de distribución y despacho de los productos.

"Para el comercio en general, la tendencia es hacia la gestión y eficiencia. En tanto, para el caso del comercio minorista pequeño y mediano, el desafío es mucho mayor, dado que normalmente el capital con el que se dispone para la inversión en eficiencia es mucho menor que el gran comercio", señala Plaza.

Pese lo anterior, desde la clasificadora de riesgo indican que el fenómeno Amazon podría beneficiar al pequeño y mediano comercio, toda vez que Amazon se convierta en un intermediario de ventas, donde la oferta esté a cargo de cada comercio minorista y la logística la desarrolle Amazon, lo que podría implicar que el pequeño-mediano comercio compita a la par con las grandes tiendas chilenas.