Salarios continúan desacelerando y a junio acumulan alza de solo 0,1% real en doce meses

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: sueldo

El crecimiento de la economía no está llegando al mercado laboral, dicen analistas, quienes alertan sobre la menor expansión de la masa salarial, variable que se correlaciona con el consumo y la actividad.

El índice nominal de remuneraciones registró un aumento de 0,1% en junio, respecto del mes anterior, presentando en doce meses una variación de 2,7%, informó el INE.

Descontando la inflación del período, en junio los salarios reales no crecieron y en doce meses arrojan un alza de 0,1%; es decir, prácticamente estancados.

Tanto en términos nominales como reales, se trata de los índices más bajos desde la incorporación de la nueva metodología en la medición que introdujo el INE en junio de 2017 (ver infografía).

Por actividad, en términos nominales el comercio anotó una variación mensual de 0,8% en junio y una variación de 6,2% en doce meses. La atención de salud y asistencia social, una nula variación en junio y un alza de 5,7% en doce meses.

Minería, industria manufacturera, electricidad y gas, construcción, transporte y almacenamiento, actividades financieras y de seguros y enseñanza registran variaciones mensuales negativas en junio.

En las empresas pequeñas, medianas y grandes, las remuneraciones nominales subieron 0,1% en junio respecto del mes anterior, similar al alza del IPC.

Gabriel Cestau, economista senior del Banco Santander, señala que parte de la desaceleración de las remuneraciones es por el cambio metodológico, pero también en parte piensa que los salarios no se han visto presionados debido a la baja inflación.

Aun cuando ve difícil sacar conclusiones robustas debido al cambio en la forma de medición, Cestau afirma que las cifras están indicando que el mercado del trabajo va con rezago en relación a la actividad.

La economía se recupera y hay gente que se está incorporando al mercado del trabajo que aumenta la oferta y entonces las empresas no tienen necesidad de subir los salarios para conseguir gente, dice. Algo de inmigración y también de mayor participación laboral femenina podrían estar influyendo, pero, precisa Cestau, todavía son factores difíciles de extraer del total.

El cambio de composición del empleo -desde trabajo por cuenta propia a asalariado privado- ha ido más lento de lo pronosticado, apunta Nathan Pincheira, economista jefe de Fynsa.

En períodos de desaceleración económica el empleo se comporta de manera estable, sin muchos despidos porque reducir la planta tiene un costo, explica. Y si las empresas apuntaban al cambio de ciclo, cuando la actividad remonta empiezan a producir más, pero con las mismas personas. Los planes de contratación no son inmediatos, demoran y ocurren cuando las empresas perciben que el repunte de la actividad va a seguir, acota.

Más allá de lo que ocurre con la tasa de desempleo, en su opinión, la variación salarial está en línea con el último Informe de Percepción de Negocios del Banco Central, el cual menciona que la contratación está más lenta y que la existencia de holguras en la economía, especialmente en el mercado laboral, permite que no haya presiones salariales.

Ambos economistas alertan acerca de la fuerte desaceleración de la masa salarial. En junio de 2017 esta crecía 4,9% en comparación a 2,2% en doce meses en junio de 2018.

Piensan que el consumo se va a mantener sólido porque las importaciones de bienes de consumo siguen siendo relevantes, como se ve en el alza de 20% en las importaciones de autos. Sin embargo, advierten que si la masa salarial no empieza a repuntar, constituye una señal de alerta respecto de qué pasa con el consumo.

"La masa salarial -que se correlaciona con el consumo- crecía 4,9% en junio de 2017 y pasó a una variación de 2,2% en junio de este año".
GABRIEL CESTAU
ECONOMISTA SENIOR DE BANCO SANTANDER

"Las cifras están en línea con el Informe de Percepción de Negocios del Banco Central, que menciona que la contratación está más lenta y hay holguras en el mercado laboral".
NATHAN PINCHEIRA
ECONOMISTA JEFE DE FYNSA