"Queremos competencia, protección de datos y consolidación de deudas"

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: banco central

Piensa que el proyecto de protección de datos personales en trámite podría sentar las bases para avanzar en un sistema de deudas consolidadas. Aún restan las automotoras, cajas de compensación y compañías de seguros que otorgan créditos hipotecarios, dice.

Pese a que, según sus estimaciones, el sistema bancario chileno estaría en condiciones de resistir una crisis global como la de 2008, la gerenta de la División de Política Financiera del Banco Central, Solange Berstein, advierte sobre el riesgo en torno a un cambio abrupto en las condiciones financieras externas.

Esto porque los hogares disponen de menos holguras para enfrentar esta situación, debido a los mayores niveles de deuda, al igual que los bancos, que tienen menores holguras de capital. Todo esto podría exacerbar el impacto de un shock externo.

La economista y exsuperintendenta de Pensiones entra en el detalle del Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del segundo semestre, pero declina referirse al efecto del proyecto de reforma de pensiones sobre este aspecto, porque el Banco Central todavía lo está evaluando.

-¿Cuánto puede complicarse la situación de los hogares bajo el actual proceso de alza de tasas, debilidad en el empleo y menor actividad?

"Buena parte del aumento de la deuda de los hogares dice relación con el crédito hipotecario, que tiene ventajas porque las tasas son bajas, fijas y de más largo plazo, de modo que esos hogares tienen un menor riesgo relativo. En el informe también destacamos que hay algunos hogares de altos ingresos que están adquiriendo vivienda con fines de inversión y ahí aparecen nuevos riesgos. Si viene un escenario de actividad económica más débil, con problemas en el empleo, entonces pueden producirse tasas de vacancia más largas, cambios en los precios de las viviendas y en el valor de los arriendos, y ahí ponemos una alerta".

"En hogares de menores ingresos también ha aumentado la carga financiera y ahí toman mayor relevancia los créditos rotativos, que tienen un costo más alto, y ahí hay mayores vulnerabilidades porque la gente se acostumbra a usar la tarjeta o línea de crédito. Asimismo, ha aumentado la deuda de los hogares con oferentes de créditos no bancarios (OCNB) con préstamos automotrices que pueden ser de mayor costo y a plazos más cortos, con casas comerciales, cooperativas, factoring , leasing y cajas de compensación. El acceso al crédito y la inclusión financiera son relevantes, pero también tiene que haber una deuda responsable".

-¿Dónde está el escollo para avanzar en la información consolidada de deudas, tema que se discute hace más de una década?

"En el IEF, ponemos acento en que sería positivo para el sector financiero que existiera un sistema de deuda consolidada para que el otorgamiento de estos créditos sea con información completa de la situación del usuario. Así las entidades pueden evaluar mejor y generar las provisiones necesarias; de lo contrario, el riesgo es que los hogares estén adquiriendo deudas sin tener capacidad de pago y al final puedan traer un problema al sistema financiero".

"La dificultad para avanzar es que se trata de información comercial que para las entidades que participan en el mercado es un elemento importante de competencia porque tienen un valor asociado a los datos de sus clientes. Por otro lado está la protección de los datos personales y, en ese sentido, hay un proyecto en el Congreso que es un paso que eventualmente podría sentar las bases para avanzar mejor en un proyecto de deuda consolidada. Se van resolviendo los problemas de a uno. Son tareas pendientes que llevan mucho tiempo y que es necesario priorizar para resguardar los distintos bienes: queremos competencia, protección de datos y consolidación de deudas para el otorgamiento de créditos en buenas condiciones y con seguridad para el sistema financiero".

-¿Hay consolidación de deudas con las tarjetas del retail que están pasando a la banca, pero que quedan separadas por una sociedad administradora?

"Cuando las tarjetas de crédito pasan a la banca, esa información pasa a ser parte del sistema de deudas que tiene la banca. Vamos resolviendo incluso por la vía de esta consolidación de facto. Lo que va quedando fuera son las automotoras, cajas de compensación, algunas cooperativas no supervisadas por la SBIF, las compañías de seguros que otorgan créditos hipotecarios.

-Considerando que la crisis financiera de 2008 se originó en alzas de precios de las viviendas que impulsaron el mercado inmobiliario, ¿cómo ve hacia adelante el efecto del alza de las tasas largas sobre el precio de las viviendas?

"Las tasas largas se han mantenido relativamente bajas y estables hasta ahora, pero nada asegura que esto continúe a futuro, porque puede haber un shock de alza de tasas o de cambio en las condiciones financieras internacionales que al final termina repercutiendo en Chile. Buena parte del mayor precio de las viviendas en el último tiempo se explica por el aumento en el valor de la tierra. También hay cambios regulatorios y crecimiento de los ingresos de la población. Por lo tanto, el aumento de precios que observamos está bastante alineado con las variables que efectivamente pueden explicarlo.

Los créditos en el sector inmobiliario en Chile son a tasas fijas, a bastante largo plazo y una normativa que pide al banco generar mayores provisiones cuando el monto del crédito supera el 80% del valor de la vivienda. Esto mitiga el potencial riesgo del sector financiero. Vemos una potencial corrección abrupta de tasas a futuro, pero no necesariamente es un riesgo muy alto, porque los precios han estado alineados con los fundamentales".

El riesgo es que los hogares estén adquiriendo deudas sin tener capacidad de pago y al final puedan traer un problema al sistema financiero".