Presupuesto 2018: se necesitarían casi US$ 2 mil millones para financiar iniciativas comprometidas

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: presupuesto

Se trata de 18 leyes actualmente en trámite en el Congreso que se suman al incremento de las remuneraciones de los trabajadores del sector público.

Una visión no tan optimista de la economía para el próximo año tiene la oposición. A diferencia del ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, ven restricciones fiscales importantes y miran con preocupación los gastos comprometidos en distintas iniciativas.

Un informe de Libertad y Desarrollo (LyD) da cuenta de que se necesitarían casi US$ 2 mil millones para financiar iniciativas comprometidas por el Gobierno ya en el marco del Presupuesto 2018. Se trata de provisiones que serán una asignación en las operaciones complementarias de la Partida del Tesoro Público, donde se encuentran los recursos para financiar las reformas originadas en este gobierno, los proyectos de ley que están en trámite y el reajuste de remuneraciones de los trabajadores del sector público. Cada una de las iniciativas que implica mayor gasto fiscal, de aprobarse, debe disponer de los recursos para su implementación en dicha asignación.

Considerando solo algunos de los principales proyectos que se están tramitando en el Congreso y que podrían tener pronta aprobación, se estima que el fisco requeriría en 2018 de al menos $525.221 millones para su financiamiento (ver infografía). Si a ello se suma un reajuste de remuneraciones del sector público de, por ejemplo, 3% nominal, se elevaría la necesidad de recursos en aproximadamente $750.000 millones. Esto significa que a lo menos $1,275 billones unos $1.961 millones) ya se encuentran comprometidos para financiar iniciativas del presente gobierno. El reajuste del sector público el año pasado ascendió a 3,2%.

"Dado el escenario, es de vital importancia que el Presupuesto 2018 deje provisionados fondos suficientes, de modo de garantizar los recursos necesarios para la sostenibilidad y la regla fiscal", dice Carolina Grünwald, economista de LyD. Ello se suma a que hay muchas reformas que dejan comprometido gasto para varios años más, no solo 2018, y que "quedan heredados sí o sí", dice.

Un "margen de maniobra" que puede tener el Gobierno que asumirá el próximo año es la plata que dejará la actual administración en el Fondo de Libre Disposición. Según LyD, en años electorales anteriores, la provisión ha representado en torno a 0,7% del presupuesto anual, lo que, junto a los recursos disponibles vía reasignación, ha rondado los US$ 600 millones.

Crítica al estado de las finanzas públicas

Parte del diagnóstico de la oposición y que está contenido en el informe del think tank es que el Gobierno actual recibió las finanzas públicas más ordenadas de las que va a dejar, con un déficit efectivo de -0,6% del PIB y una deuda bruta de 12,7% del Producto Interno Bruto. El PIB tendencial alcanzaba un 4,9%, mientras que el Balance Cíclicamente Ajustado era de -0,5%, siendo que la meta estaba en -1%.

"Luego de casi cuatro años, la situación es muy diferente, lo que ha sido percibido incluso internacionalmente, derivando en una histórica rebaja de la clasificación de riesgo de nuestra deuda soberana. La tarea por delante no es fácil. Se están comprometiendo muchos recursos fiscales sin claridad de cómo se van a financiar. Además, las prioridades en el gasto parecieran no estar alineadas con lo que espera la ciudadanía", dice el informe de LyD.

Agrega que la tasa de crecimiento del PIB promediará 1,8% en los últimos cuatro años, junto con cuatro caídas consecutivas de la inversión y una deuda pública que podría llegar a 25% del PIB este año.