Presupuesto 2018 entrega US$ 260 millones para que Corfo reactive empresa pública sin movimientos hace 13 años

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: presupuesto

Un incremento de 12,1% presenta el presupuesto de Corfo para el próximo año. Dentro de ello, existe una transferencia que efectuará el servicio a la empresa pública Sociedad Agrícola Sacor SpA, por aproximadamente US$ 260 millones. Así lo revela un informe de Libertad y Desarrollo (LyD), que da cuenta de la reactivación de dicha compañía, cuya disolución fue acordada hace más de cinco años, y que no presenta movimiento desde hace más de trece.

Según explica el documento del think tank , en 2012, el Comité del Sistema de Empresas Públicas (SEP) recomendó disolver anticipadamente y liquidar Sacor SpA, atendiendo principalmente a que dicha sociedad, a pesar de haber desarrollado múltiples actividades comerciales dentro de su giro de fomento agropecuario, desde el año 2004 hasta a la fecha no se encontraba en operaciones. En una sesión del 28 de septiembre de 2012, el consejo de la Corfo adoptó un acuerdo por el cual aprobó la disolución y liquidación de dicha empresa.

Tres años después, de acuerdo a los datos que proporciona la propia Corfo en una resolución publicada por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), se señala que estando aún pendiente gestiones para dar término a la liquidación de Sacor SpA, y como tampoco se ha efectuado el término de giro ante el Servicio de Impuestos Internos (SII), se estima que la personalidad jurídica está aún vigente, por lo que el consejo directivo del Comité SEP acordó recomendar al consejo de Corfo dejar sin efecto el término anticipado y liquidación de la empresa, "atendido el interés público involucrado y que reinicie un desarrollo normal de actividades".

Incluso, en el Presupuesto de este año ya se contemplaron gastos de Corfo como una transferencia a la empresa por $4.500 millones, y para el 2018 se contempla expresamente una capitalización vía glosa.

"Lo que se busca es reactivar una empresa pública, cuya disolución fue acordada hace más de cinco años, y que no presenta movimiento desde hace más de trece. Bajo la figura de la existencia de la personalidad jurídica se busca que se administren fondos de la Corfo, bajo el argumento del interés público involucrado en esta empresa, donde su giro le permite efectuar otro tipo de actos", cuestiona Cristina Torres, abogada del programa legislativo de LyD.

La experta explica que la preocupación radica en la ejecución presupuestaria de los recursos que serán traspasados a la empresa, y que ya no estarían en manos de Corfo. "Se desconoce cuál es el fundamento de proceder de esta forma. No se ha dado una justificación explícita de por qué reactivar una empresa del Estado, con todo el peso y gasto que su nueva puesta en marcha conlleva, además de serias y válidas dudas en cuanto al proceso que deja sin efecto un acuerdo adoptado por parte del SEP", agrega Torres.

Bitran apela a responsabilidad fiscal

El vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran, defiende la reactivación de la empresa Sacor y dice que su propósito principal será administrar las coberturas financieras que hoy entrega Corfo en forma directa con su patrimonio. Esto implica que, cuando una empresa pide un préstamo a un banco privado para inversión, Corfo hace un contrato de cobertura de riesgo, que significa que si la compañía quiebra o no puede pagar a futuro, Corfo se hace cargo de parte de las pérdidas.

"Que esto se haga a través de Corfo representa un problema de disciplina fiscal grave, porque Corfo tiene un patrimonio grande y funciona dentro de la administración central del Estado, que no está sujeta a los requisitos y disciplinas de mercado que tiene que tener una empresa de estas características", dice.

Bitran añade que tuvieron problemas con las garantías entregadas en la administración anterior de Corfo entre 2011 y 2013 y que no estaban lo suficientemente provisionadas y financiadas para los cobros que vinieron después.

Además, Bitran sostiene que las mismas personas que trabajan en este tema en Corfo lo harán en la empresa pública, por lo que no incurrirían en mayores gastos, dado que la empresa hoy no tiene personal.

Hernán Cheyre, quien fue vicepresidente ejecutivo de Corfo en el gobierno de Sebastián Piñera, señala que "no hay ninguna justificación para traspasar la administración de las garantías de Corfo a una empresa pública que tiene un giro amplio".

"No me extrañaría que dicha empresa comience a ampliar su giro a otras materias. Se está usando la cáscara de una empresa agrícola que no tiene operaciones desde 2004 para entregar garantías", afirma.

Por su parte, Ernesto Silva, diputado UDI y presidente de la primera subcomisión mixta de Presupuestos, que revisa las platas de Corfo para el próximo año, señaló que invitará a Bitran a exponer en la instancia y aclarar la materia, dado que no es prudente crear una nueva actividad empresarial del Estado a través de una glosa presupuestaria y que esto requiere aprobación de una legislación con quórum calificado.

Liquidación
Desde 2004, Sacor SpA no tiene operaciones. En 2012, el consejo de la Corfo aprobó la disolución.