Por alzas en el ítem de los alimentos: Costo de vida de familias más pobres subió 11% en un año

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: alimentos, familia, pobreza, vida

Según LyD, los segmentos más desprotegidos reciben un impacto inflacionario mayor, por gastar más en alimentos.

Eduardo Olivares C.

Si para una familia de clase media la situación económica se ha vuelto cuesta arriba por la escalada inflacionaria, para una del segmento más pobre de la población el asunto parece insostenible.

Los hogares de menores recursos gastan una mayor proporción de sus ya escasos ingresos en el ítem de alimentación, cuyos valores se han multiplicado en el último año.

Según cálculos del economista Rodrigo Castro, director del Programa Social del instituto Libertad y Desarrollo, el costo de vida de las familias del quintil más pobre del país (20%) aumentó en 11,1% en junio en relación con igual mes del 2007. Para el quintil más rico, el incremento llegó al 8%.

Este llamado "IPC de los pobres" muestra un salto en los últimos meses. En junio de 2007, por ejemplo, el costo de la vida había aumentado 3,5% para el sector en un año. En 12 meses más que se triplicó.

Castro cuenta que el 37% del presupuesto familiar de los segmentos bajos se destina a la alimentación, que, junto con los combustibles, ha sido el grupo más golpeado por la inflación.

Siguiendo la denominada Canasta Básica de Alimentos (CAB), que elabora la Cepal, en junio en Chile se necesitaron $1.546 por persona para suplir las necesidades alimentarias de un día. En abril eran $1.500. Si se toma en cuenta una familia de cuatro integrantes, cada día se requieren $6.184, y al mes, $185.520. Pero ese cálculo sólo considera alimentos: ¿Qué pasa con el vestuario, la parafina, el transporte, la educación y las cuentas básicas?

Si se considera que la alimentación equivale al 37% del total del presupuesto de una familia pobre, el total de éste ascendería a $4.121 diarios por persona. Por familia sube a $16.484 al día, y a $494.520 al mes.

Castro cree que este mayor costo implica que las condiciones de pobreza se han traspasado a grupos que no están "oficialmente" en esa categoría.