Pocas vitaminas le hallaron los analistas al año que se fue

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: crecimiento, imacec

Entre 3,7 y 3,8% sería el crecimiento anual de la economía. Prevén variación mensual entre 0,5 y 2,5% tras la fuerte caída que registró la producción industrial el mes pasado.

La producción industrial registró una sorpresiva caída de 5,7% en noviembre, respecto a igual mes de 2007, principalmente por la menor actividad en las industrias de alimentos y bebidas, fabricación de metales comunes y otros productos minerales no metálicos.

La producción minera también descendió 5,7% en el mismo lapso.

Ya la encuesta anterior del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) evidenciaba menor desempeño en actividades relacionadas con la industria de la construccion pero ahora también se ve que está desacelerándose el gasto de las familias, en el caso de alimentos y bebidas y también de los supermercados, cuyas ventas crecieron sólo 2% en doce meses, señala Tomás Flores, director de Estudios de LyD.

Claramente en el cuarto trimestre se observa una desaceleración de la demanda y del consumo y eso se refleja en las cifras de ventas y créditos de consumo, dice el economista Alejandro Alarcón.

Dado que la fuerza de trabajo y el empleo siguen creciendo fuerte, no se observa una correlación entre las cifras de consumo y el empleo, por lo que el elemento que está desacelerando la demanda son las expectativas, dice el profesional.

Flores proyecta un crecimiento de 1,8% en el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) de noviembre, con lo cual ajustó a la baja su pronóstico para el año desde 4 a 3,8%.

Alarcón prevé un Imacec de 1% en noviembre y un crecimiento económico de 3,7% para el 2008. El Grupo Security tiene una proyección de 1% a 1,5% para el indicador mensual, mientras que Celfin Capital tiene una de las estimaciones más pesimista, de 0,5% para el Imacec de noviembre, al igual que Rodrigo Aravena, de Banchile.

Entre los analistas del mercado hay consenso en que en enero el Banco Central comenzará a reducir la tasa de interés de política monetaria (TPM). Algunos piensan que partirá con 25 puntos base esperando que siga bajando la inflación y otros con 50 puntos base, en una decisión más drástica frente a la desaceleración de la economía.

Para el grupo Security, el magro desempeño de la actividad, junto al significativo deterioro del entorno externo, el agudo ajuste de la demanda interna y la expectativa de una moderación de la inflación en los próximos meses, llevaría al Banco Central a reducir la TPM en 50 puntos básicos en la reunión del 8 de enero, proceso que conduciría a un rango entre 4 y 6% hacia el segundo semestre de 2009.

El economista Guillermo Pattillo coincide en que hay una alta probabilidad de un recorte de 50 puntos base, pero Flores se inclina porque serán 25 puntos.

Tasa de desempleo sube a 7,5%
La tasa de desempleo en el trimestre móvil septiembre-noviembre subió a 7,5%, pero aun cuando supera en dos décimas el nivel registrado en similar lapso de 2007, no ha resentido los efectos de la crisis internacional.

La fuerza de trabajo aumentó en 3,6%, lo que representa la incorporación de 253.590 personas al mercado laboral, mientras que la ocupación creció 3,4%, dando cuenta de la generación de 222.430 nuevos puestos de trabajo.

La construcción, que es uno de los sectores más vulnerables a períodos bajos del ciclo económico, registró un aumento de 10,9% en el empleo, reflejo de que la actividad aún no se resiente. No obstante, según estimaciones de la Cámara Chilena de la Construcción, el próximo año se perderían alrededor de 90 mil puestos de trabajo.

Aunque el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, valora la creación de empleo, advirtió que la caída en la producción industrial de noviembre "llama a trabajar más duro" y a hacer esfuerzos por mejorarla.

Según el subdirector del Trabajo, Mauricio Jélvez, a contar de abril del próximo año comenzarían a reflejarse los efectos de la crisis en el empleo, para lo cual la Comisión Interministerial Pro Empleo está definiendo un plan de acción que no sólo contempla acelerar las inversiones públicas intensivas en mano de obra, sino también revisar los programas pro empleo, orientándolos a sectores productivos de menor tamaño; revisar programas que impliquen mejoras de la oferta de capacitación, y vincular más las experiencias de trabajo con los procesos de formación técnico-profesional.

El desempleo promedio en 2007 alcanzó a un 7,1% y hay consenso entre los economistas en que este año será más alto, en torno a 7,5 o 7,7%. Para 2009 tampoco hay dudas de los efectos negativos en el empleo.

Suponiendo que el Producto Interno Bruto (PIB) crece 1% en 2009, el director de Estudios del instituto Libertad y Desarrollo (LyD), Tomás Flores, cree que el desempleo llegará a un promedio anual de 9,5%. Su impresión es que ya en noviembre hay una evidencia adicional de moderación en la producción y aunque la generación de empleo sigue siendo elevada, también se observa una moderación.

En cambio, Guillermo Pattillo, académico de la Universidad de Santiago, estima que el próximo año el desempleo promedio se ubicará en 8,5%, si bien en algunos trimestres llegaría a dos dígitos.

Nuevo voto disidente en el Banco Central
El 11 de diciembre el Consejo del Banco Central resolvió mantener la tasa de interés en 8,25% anual, con la posición disidente del consejero Enrique Marshall, quien era partidario de empezar ya con una reducción de 25 puntos base, de acuerdo a la minuta de esa sesión que publicó ayer el Banco Central.

Desde noviembre de 2002 hasta esa fecha, en 13 ocasiones ha habido disparidad de opiniones entre los consejeros titulares en ese período, sobre la decisión a tomar en materia de política monetaria. Sólo en un caso la diferencia estuvo en la magnitud del cambio de tasa.

El 11 de diciembre pasado, todos los consejeros coincidieron que en el escenario más probable se entraría en un ciclo de relajamiento monetario.

Uno de ellos señaló que no podía descartarse que el ritmo de reducción de la TPM fuera "similar al ritmo de alza que se decidió hace unos meses atrás, cuando el banco fue sorprendido por elevados registros de inflación".

Entre junio y septiembre, el Central subió mensualmente la TPM en 50 puntos base llevándola desde 6,25 a 8,25%.