Ministro del Trabajo y la CUT en pugna por efecto de la reforma laboral en despidos

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: gobierno

Nicolás Monckeberg atribuyó a la reforma las desvinculaciones masivas. Bárbara Figueroa lo llamó a que se informe mejor.

El conflicto por el cierre de Maersk en San Antonio, que dejó a 1.200 trabajadores sin su fuente laboral, sumado al término de otras faenas como la constructora CIAL y pastas Suazo, sigue generando un intenso debate. Ayer la situación abrió una nueva controversia entre el Gobierno y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

En la presentación del informe del Observatorio Laboral de la Región Metropolitana, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, señaló que "lo que hoy día está ocurriendo es que por malas políticas públicas, porque se frenó la inversión, porque se hizo una reforma laboral mal hecha, muchas empresas están pagando las consecuencias y esas cosas hay que corregirlas".

En alusión al cierre de Maersk, Monckeberg responsabilizó a la reforma laboral de la administración Bachelet. "Esta situación es producto de cuatro años de malas políticas que no generaron empleo, que no generaron inversión, que trancaron el crecimiento; nuestra misión es corregir aquello", aseguró.

En esa línea, el ministro recalcó que se encuentran trabajando en la situación y que mañana se reunirán con los trabajadores de la firma para abordar su futuro laboral.

El sindicato N° 1 de la compañía, junto a la CUT, anunciaron el envío de una queja ante el Comité Asesor Sindical de la OCDE por grave incumplimiento de parte de la empresa danesa de contenedores a lo establecido por el organismo para la reestructuración y/o cierre de multinacionales. El titular de la cartera del Trabajo declinó referirse a la queja.

La presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, no quedó indiferente frente a los dichos de Monckeberg y le envió un duro mensaje, llamándolo a informarse."Es importante que el ministro hable menos, comente menos y se informe más, porque las declaraciones que han hecho los propios directivos de las empresas han dejado absolutamente claro que ellos no responsabilizan ni al sindicato ni a la negociación colectiva del proceso vivido en Maersk", enfatizó.

Figueroa añadió: "El ministro necesita tener mejores asesores e informarse mucho más para no cometer errores de principiante".