Mercado pronostica ajustes al alza en las proyecciones del PIB e inflación

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: pib

El rango de crecimiento para 2018 que estimó en marzo el Banco Central es de 3% a 4%, el que pasaría a uno entre 3,25% y 4,25%.

A pocos días de que el Banco Central (BC) publique este jueves sus nuevas proyecciones en el Informe de Política Monetaria (IPoM), la percepción del mercado apunta a una corrección al alza en las previsiones de crecimiento. Esto, luego que las últimas cifras de actividad validan una expansión algo más rápida, lo que también llevaría a la institución a ajustar la inflación, que había estimado en un 2,3% en el reporte de marzo.

Para Sergio Lehmann, economista jefe del Bci, el principal ajuste se refiere a la inflación, pues considera que la proyección de marzo está desalineada con la evidencia más reciente. "El alza de precios ha sido más alta de lo contemplado, debido a una demanda interna que repunta, el precio internacional de combustibles más elevado y un tipo de cambio que ha subido", subraya.

La principal diferencia respecto al IPoM de marzo que ve Rodrigo Aravena, economista jefe del BancoChile, es que el ciclo más dinámico permitiría que la inflación pueda converger a la meta de 3% dentro del horizonte de política de dos años, sin la necesidad de mayores recortes en la tasa de interés de política monetaria (TPM). Considera probable que el Banco Central incorpore un sesgo mucho más neutral en la política monetaria para este año, "incluso dejando entrever espacios para iniciar un proceso de normalización de tasas en el transcurso del próximo año".

Aravena espera que este IPoM ponga énfasis en la mejora generalizada de las condiciones cíclicas, la que se sustenta tanto por elementos externos -como la recuperación sincronizada de los socios comerciales y la persistencia de favorables términos de intercambio-, como por factores internos ligados a la aceleración del crecimiento y la mejora en las expectativas.

Felipe Jaque, economista jefe del Grupo Secutiry, estima que pierde terreno la probabilidad de un crecimiento más cercano a 3% este año, lo que llevaría al Consejo del BC a cortar su rango por la parte baja. "En nuestro escenario, que considera un crecimiento de 3,8%, la dinámica de inversión debiera mostrar incluso mejores registros para el segundo semestre, lo que además se verá complementado con un buen desempeño del consumo privado", dice.

No obstante, piensa que el BC será más cauto en asumir cifras de actividad más elevadas para 2019, lo que dependerá de un panorama de inversión sólido a mediano plazo, algo que esperaría que se confirme primero, antes de incorporarlo en sus proyecciones de más largo plazo.

Los economistas consultados prevén que en este informe el BC ajustará al alza su estimación para la inversión de capital fijo, desde un 3,6% que contemplaba en marzo, a niveles de expansión entre 4% y 5%.

Las perspectivas de BBVA Research es que el BC mantenga el escenario proyectado en el reporte de marzo -con leves sesgos alcistas en inflación y actividad-, manteniendo la de alza de la TPM hacia fines de 2018.

Benjamín Sierra, economista de Scotiabank Chile, prevé para diciembre la primera alza en la tasa de interés y tres nuevas alzas en 2019. Espera que el BC eleve entre 3,5% y 4,25% su previsión de crecimiento para este año, dado las variaciones en los precios del cobre, petróleo y tipo de cambio, y un desempeño de los indicadores de actividad algo mejor de lo previsto hace tres meses.

Riesgos locales

El shock de oferta acelera la convergencia hacia la meta de inflación pero, advierte Sierra, podría revertirse por el mismo expediente: el tipo de cambio. Como riesgo interno, menciona que el proceso de aceleración de la inversión no se concrete o sea más lento o rápido de lo previsto.

Lehmann alude a otros riesgos como dificultades del Gobierno a nivel legislativo, que entorpezca la implementación de un marco de reformas para estimular la inversión y un mercado laboral que no retoma el dinamismo requerido debido a la rigidez de la legislación interna, todo lo cual podría incidir en una evolución más débil del consumo.

PELIGROS EXTERNOS Entre estos, los economistas señalan condiciones financieras externas algo más restrictivas, la evolución del precio del cobre y la incertidumbre política en Latinoamérica.