Marcel: "Esto es más complejo que lo que teníamos en el escenario de riesgo"

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: banco central

La autoridad, en todo caso, aclara que el conflicto sí se incorporó en el balance de riesgos del último IPoM, pero es muy temprano para correcciones.

El Banco Central lo dijo en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de marzo, difundido el miércoles último: "El gobierno de EE.UU. ha realizado anuncios proteccionistas que podrían dar paso a una escalada de reacciones por parte de otros países, afectando el comercio mundial. Más allá de las consecuencias de corto plazo, este tipo de medidas afectaría negativamente el crecimiento tendencial de la economía mundial y de la chilena".

Por eso, y aunque plantea que lo de Estados Unidos y China todavía se mantiene acotado a una disputa comercial bilateral, ya expresada en anuncios de alzas arancelarias mutuas, el presidente del Banco Central, Mario Marcel, dijo ayer que por la envergadura de ambos mercados y su influencia sobre la recuperación esperada para el crecimiento a nivel mundial, la entidad está mirando con especial atención el desarrollo del conflicto.

Tanto así, que aun cuando descarta una corrección inmediata en el escenario central de riesgos del último IPoM y que todavía no se trata de una guerra comercial, el curso que ha tomado la controversia entre los dos gigantes económicos es una situación preocupante y cuya evolución ha sido algo distinta a lo previsto.

"Aún es muy temprano para revisar estimaciones, pero evidentemente es un tema que tenemos que mirar con mucho cuidado. Sí reitero que en el IPoM de marzo esto está considerado en nuestro escenario de riesgo negativo, estaba internalizado, aunque se ha vuelto mucho más complejo; pero, insisto, hay que ver cómo evoluciona. No sé si más grave, hay que ser prudentes, pero sí es mucho más complejo que lo que teníamos en el escenario de riesgo", afirma Marcel.

Sin embargo, insiste en que aún está lejos de una guerra comercial. "En general, cuando se habla de guerra comercial se trata de la idea de países que van aumentando sus aranceles de manera general; eso es un poco distinto de lo que estamos viendo. Ahora estamos viendo acciones más focalizadas en ciertos competidores o ciertas contrapartes, pero eso no lo hace menos grave, porque en el fondo todo esto implica distorsiones en los flujos de comercio y, por otro lado, a la larga igual afecta a países que tienen economías abiertas como la nuestra", dice.

También que en estas coyunturas la libre flotación cambiaria es un buen escudo para el país. "Al igual que cualquier turbulencia del sector externo, la primera línea de defensa que siempre tiene la economía chilena, como ha pasado otras veces, es el tipo de cambio. El tipo de cambio siempre va a ayudar a amortiguar shocks externos si es que estos se producen, pero todavía no se han producido", remarca.

Aún es un tema acotado

"La preocupación para nosotros es igualmente válida si se trata de un ajuste más amplio de aranceles o de un conflicto más focalizado, porque de todas maneras indirectamente lo segundo influye a los países exportadores. Lo que hay que ver con atención es cuál es la escalada, cuánto evoluciona esto. Por el momento, es un tema relativamente localizado, entre dos países y en algunos sectores, pero estamos mirándolo con atención", añade.

En el IPoM de marzo el BC proyectó un crecimiento estadounidense de 2,7% para este año y de 6,6% para China. Ambos, puntales para una estimación mayor como es la de un crecimiento mundial de 3,9% para este 2018 y de 3,8% el próximo año.

Sin embargo, en el informe el Central también hizo un punto respecto de los riesgos propios de China, señalando que "aún resta por resolver varios desequilibrios en sus mercados", y que "traspiés en este proceso podrían tener efectos relevantes en los precios de los activos financieros mundiales y de las materias primas". Aprehensiones que hoy, subraya el presidente del banco, cobran fuerza por efecto de la disputa con su principal socio y el impacto que esto podría tener también sobre el curso de los mercados financieros y la política monetaria a nivel externo, pero que todavía no constituyen razones o datos suficientes como para alterar el curso de la política monetaria implícita en el IPoM.

"Esto ilustra bien el porqué incluimos un balance de riesgos negativo para la economía internacional en nuestro IPoM. Ahora, todavía es un tema que es difícil de dimensionar a estas alturas y, por tanto, trasladarlo al marco de la política monetaria. Sigue estando, por el momento, dentro de lo que es el análisis de riesgos", explicó el economista.

"La preocupación para nosotros es igualmente válida si se trata de un ajuste más amplio de aranceles o de un conflicto más focalizado".
MARIO MARCEL
PRESIDENTE DEL BANCO CENTRAL