Los beneficios y costos que han dejado los siete años de la reforma previsional

Fuente: La Tercera
Categoría principal: Economía. Palabras clave: reforma previsional

Durante su tercera cuenta pública anual, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, delineó los futuros cambios que vendrán al sistema de previsión social. Dentro de ellos, anunció que se acelerará la tramitación del proyecto que crea la AFP estatal, lo que -a su juicio- “traerá más competencia, menores costos de administración y mejor cobertura”.

Y, añadió que le pidió al Comité de Ministros -compuesto por Hacienda, Economía y Trabajo- “que transforme los resultados de la Comisión Bravo en una hoja de ruta para los próximos años”.

De concretarse estos cambios, esta sería la segunda vez que la Mandataria realizaría transformaciones al sistema de pensiones.

La primera, la concretó en su primer mandato en 2008 con cuatro beneficios enteramente de cargo fiscal, puesto que se instaló un Pilar Solidario que ha sido clave para garantizar la cobertura de prestaciones previsionales a los adultos mayores del 60% más pobre del país. Su costo fiscal anual se ha mantenido en torno a los US$ 1.800 millones, tal como se estimó en su diseño.

También se introdujeron cambios industriales menores, como la licitación de cartera de nuevos afiliados a la AFP que cobre la comisión de administración más baja del mercado.

Cómo ha funcionado la legislación y si cumple o no con los objetivos es una tarea que cada año evalúa la Superintendencia de Pensiones. La Tercera tuvo acceso al último reporte elaborado por la entidad para el gobierno.

Divorcio: mujeres han sido compensadas con US$ 26 millones

En los siete años de la reforma, se han ordenado 2.681 compensaciones con fondos previsionales. El 96% a favor de mujeres.

La reforma previsional de 2008 no sólo se centró en construir un sistema de pensiones solidario para los adultos mayores más vulnerables del país. La emblemática iniciativa de la primera administración Bachelet también apuntó en direcciones igualmente novedosas, como es el beneficio de compensación económica en caso de divorcio o nulidad con cargo a los ahorros previsionales.

En los siete años de vigencia de la ley, los tribunales de familia han dispuesto 2.681 traspasos de fondos previsionales tras el término formal del matrimonio, y en el 96% de los casos la decisión fue en favor de mujeres, las que en conjunto han recibido US$ 26 millones en compensaciones. Los beneficiados hombres, en tanto, han recibido casi US$ 940.000, detalla el último informe de seguimiento de la reforma previsional elaborado por la Superintendencia de Pensiones.

La legislación señala que cuando se establece que hubo menoscabo económico en perjuicio de uno de los cónyuges, que están en proceso de divorcio, éste podrá ser compensado con recursos de la cuenta de capitalización individual obligatoria que su contraparte mantenga en una AFP, siempre y cuando un juez así lo disponga. El beneficio entró en vigencia el 1 de octubre de 2008 y es aplicable a los juicios que se hayan iniciado con posterioridad a esa fecha.

La foto actual indica que el traspaso promedio de ahorros previsionales para cada ex cónyuge beneficiado es de $ 5.804.000. Dato no menor es que el compensador traspasó, en promedio mensual, un 17,9% de los fondos acumulados en su cuenta de AFP. Mientras tanto, el ex cónyuge beneficiado aumentó en promedio sus ahorros previsionales un 55,6% respecto del saldo acumulado previo.

En su justa medida

Para solicitar o acceder al beneficio, la reforma previsional dispuso que en caso de nulidad o divorcio, cualquiera haya sido el régimen patrimonial del matrimonio, un juez podrá ordenar el traspaso de fondos desde la cuenta de AFP del cónyuge que deberá compensar hacia la cuenta del cónyuge que será compensado. Si el beneficiado no posee una, el traspaso se hará a una cuenta de capitalización individual que deberá abrir para ello. La superintendencia debe supervisar el traslado.

Para evitar que los fondos previsionales sean utilizados como moneda de cambio en las negociaciones que involucra un proceso de divorcio o nulidad, en el organismo precisaron que el traspaso no podrá ser mayor al 50% de los recursos acumulados en la cuenta de AFP del cónyuge que debe compensar, respecto de los fondos acumulados durante el matrimonio.

Reglas del juego

La legislación señala que dentro de los 15 días hábiles siguientes a la fecha en que el ex cónyuge recibió la orden de compensar a su contraparte, la AFP en la que tiene sus recursos deberá traspasar los fondos ordenados por el juez a la cuenta del beneficiado.

Si ambos ex cónyuges están afiliados a la misma AFP notificada por el tribunal, los movimientos entre cuentas deberán hacerse simultáneamente y usando el valor cuota del día hábil previo a la fecha en que se realiza el cargo o abono de los fondos. Si el compensado tiene cuenta en otra AFP, será la administradora del ex cónyuge compensador la encargada de cumplir la orden del tribunal. También deberá respetar la distribución de fondos de los afiliados, manteniendo los porcentajes que originalmente tenían dispuestos los ex cónyuges en sus cuentas.

La información de traspaso entre las AFP deberá efectuarse a través de una nómina electrónica que debe incluir el nombre completo y RUT de los ex cónyuges, y el valor en pesos de la compensación económica. Los fondos traspasados no están afectos a comisiones.

En la SP precisaron que si el ex cónyuge compensador no está afiliado en la AFP notificada, no está afiliado al sistema o ya se encuentra pensionado, la AFP notificada, en los ocho días hábiles siguientes a la fecha en que recibió la orden de compensación, deberá informar el punto al juez. Y también deberá ingresar en su custodia de documentos la orden y copia del informe remitido al tribunal.

En los primeros cinco días hábiles del mes siguiente de hecha la compensación, la AFP debe informar a los ex cónyuges la materialización de la operación.

Pensiones solidarias: Fisco gasta US$ 142 millones promedio al mes

El sistema solidario al mes beneficia a 1,3 millones de personas. Aporte fiscal explica el 84% del monto de las pensiones de AFP.

Siete años de vigencia, un gasto fiscal mensual promedio de unos US$ 142 millones sólo para cubrir la entrega de pensiones básicas solidarias a los mayores de 65 años del 60% más pobre del país, tengan o no ahorros previsionales. También, para complementar con recursos públicos, aunque en forma decreciente, aquellas jubilaciones otorgadas por el sistema privado de hasta $ 291.778 mensuales. Así se resume el alcance y cobertura que hoy tiene el Pilar Solidario creado con la reforma de 2008 y para el cual, por ejemplo, se asignaron unos US$ 1.800 millones en la Ley de Presupuestos 2016.

La fotografía actual es de un universo de 1.321.223 beneficiados al mes, la gran mayoría de ingresos medios y medios-bajos, además de una fracción que incluso vive en constante vulnerabilidad. Para apoyarlos, el gasto fiscal asociado a estos beneficios, al cierre del segundo semestre de 2015, llegó a alrededor de US$ 850 millones ($ 586.210 millones).

El emblemático sistema impulsado por el primer gobierno de la Presidenta Bachelet fue creado para brindar cobertura a los hombres y mujeres desde los 65 años, que pertenezcan hasta el tercer quintil de menores ingresos del país, beneficiarios de pensiones de gracia o con garantía estatal mínima, o que no recibían jubilación alguna por carecer de fondos para ello.

Su producto estrella fue y sigue siendo la denominada Pensión Básica Solidaria (PBS), cuyo valor actual es de $ 89.764 mensuales y que -según datos del segundo semestre de 2015- hoy reciben 399.417 personas en los casos del beneficio por vejez y 179.553 personas por invalidez. El Fisco gasta en promedio mensual unos US$ 53 millones ($ 36.447 millones) para cubrir la primera prestación, mientras que para el segundo caso, US$ 24 millones ($ 16.791 millones), según el último Informe de Seguimiento de la Reforma Previsional, que elabora todos los años la Superintendencia de Pensiones.

El texto detalla que a diciembre de 2015, los beneficiarios de una PBS por vejez representaron el 27,5% del total de pensiones de vejez pagadas en el país (incluye a las que entrega el régimen privado), mientras que los beneficiarios de PBS de invalidez explican el 46,4% de las pensiones de ese tipo a nivel nacional.

También desglosa la cobertura que brinda a nivel nacional, precisando que la Región Metropolitana concentra el 29,6% de los beneficios. Le siguen las regiones del Biobío, con el 16% de las prestaciones, y La Araucanía, con el 10,2%. “Estas dos últimas, junto con las regiones de Los Ríos y del Libertador Bernardo O’Higgins registran, a su vez, los mayores niveles de pobreza del país”, consigna el reporte elaborado en abril pasado.

Complemento fiscal

El segundo beneficio que instaló la reforma de 2008 es el denominado Aporte Previsional Solidario (APS), creado para apoyar a quienes obtuvieron una pensión a través del régimen de capitalización individual obligatoria. Se trata de un complemento de cargo fiscal, en montos decrecientes, para las jubilaciones de hasta $ 291.778 mensuales (en julio próximo el valor se reajustará nuevamente por IPC).

Según el reporte de la SP, el promedio de beneficiarios de un APS por vejez, al cierre de 2015, fue de 676.856 personas, lo que demandó un gasto fiscal promedio del orden de US$ 56 millones ($ 38.815 millones). El monto promedio mensual pagado por un APS de vejez, detalla el documento, fue de $ 79.424 para los jubilados por AFP, mientras que en el caso de las rentas vitalicias vía compañía de seguros, el aporte promedio mensual llegó a $ 45.612.

En cuanto a los APS por invalidez, los pensionados de AFP recibieron un aporte promedio de $ 86.659, mientras que los de rentas vitalicias percibieron un complemento fiscal promedio de $ 52.817. “Es importante hacer notar que el APS representa un porcentaje significativo de la pensión total del beneficiario. Según los APS pagados en diciembre de 2015 para pensionados de AFP, la contribución promedio del APS vejez a la pensión total corresponde a un 84%”, señala el informe, y agrega que en el caso de APS de invalidez, el promedio es de 93%.