La productividad cae 0,8% en 2016, tres años de contracción y su peor racha desde los 60

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: productividad

Cifras preliminares del índice que calculan ICARE y Clapes-UC indican que en el cuarto trimestre de 2016 la productividad cayó 1,9% en base anual, con lo cual completó trece trimestres de variación negativa.

Con ello, cerró el año pasado con un retroceso de 0,8% en su medición tradicional, acumulando tres años seguidos de contracción en la productividad total de factores (PTF), aquella parte del crecimiento que no se explica por el capital y el trabajo.

"Es la peor racha desde mediados de los años 60 (cuando comienza la serie). No hemos tenido antes tres años consecutivos de caída en la productividad", señala Felipe Larraín, director de Clapes-UC.

Pone énfasis en que la productividad se refleja directamente en el crecimiento del PIB, de modo que un punto porcentual de caída en la productividad es un punto menos de expansión del PIB. "Llevar la productividad a 0% o nulo crecimiento le daría a Chile cerca de un punto porcentual de crecimiento del PIB por año", asegura.

Las cifras preliminares incluyen las nuevas series de referencia 2013 para las cuentas nacionales que reemplazan la anterior de 2008, pero el cambio no incluyó las series de stock de capital publicadas, por lo que el dato de 2016 es provisional, ya que fue aproximado con los datos trimestrales y la información disponible.

No obstante, Larraín señala que los número son prácticamente los definitivos, y el resultado se suma al desempeño negativo de la inversión, medida como formación bruta de capital fijo. En el último Informe de Política Monetaria (IPoM), el Banco Central estimó para este año una nueva baja, esta vez de 0,9%. "Esta es otra campanada de alerta sobre lo que está ocurriendo en la economía chilena. Si tomamos la proyección del Central, tenemos cuatro años continuados de caída en la inversión, la peor racha desde comienzos de los años 60, que es el año desde el que tenemos la serie", advierte.

En las otras tres mediciones de productividad que realizan ICARE y Clapes UC, las variaciones también fueron negativas en el cuarto trimestre del año pasado. La PTF- B, que corrige por calidad e intensidad del trabajo, anotó una caída de -1,7%; la PTF-C, que ajusta por la utilización del capital, cerró en -2,4% en base anual; y la PTF-D, que corrige tanto por uso del capital como del trabajo, cayó -2,3%.

Larraín llama la atención sobre la importancia que tiene la productividad para aumentar en forma significativa y sostenida los salarios reales. Entre 2010-2013, en que se desempeñó como ministro de Hacienda, los salarios reales crecían en torno a 3%, y ahora suben en 1,5%, argumentó. "Hay gente que piensa que los salarios mejoran al dar mayor poder de negociación, pero la evidencia indica que eso puede producir efecto en el corto plazo, pero los aumentos sostenidos de salarios se fundan en aumentos de productividad", agrega.

Productividad laboral

En el último trimestre de 2016 la productividad laboral media disminuyó 0,5% en base anual, pero excluyendo recursos naturales, el indicador mostró una variación positiva de 0,1%.

Industria muestra una caída de 4,7%; electricidad, gas y agua (EGA), de 17,5%, y transportes, de 2,4%.

Minería tuvo un crecimiento de 5,6% y construcción un 2%, pero en ambos casos es porque se están destruyendo empleos, "y esa es la forma como no nos gustaría aumentar la productividad", observa.

El doble desafío que, en su opinión, enfrenta la economía chilena es recuperar la inversión y la productividad. Asocia las mejoras de productividad con políticas públicas relativas a destrabar procesos; reducir los tiempos para llevar adelante un proyecto desde la idea inicial hasta su implementación, respetando la normativa. Simplificar las reformas tributaria y laboral que han entrabado el emprendimiento, la inversión y el empleo ayudaría a despejar la incertidumbre y mejorar las confianzas, plantea.

PIB y PTFSólo llevar la productividad a 0% le daría a Chile un punto de crecimiento adicional del PIB.