Hacienda prevé estabilizar deuda pública hacia la segunda parte del gobierno

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: deuda publica

Economista dice que antes de 2020 se ve difícil el objetivo, debido a la necesidad de financiar el déficit. También defendió proyecciones macro.

El control del crecimiento de la deuda pública fue uno de los compromisos que asumió el actual gobierno durante la pasada campaña electoral.

Dicho compromiso sigue vigente, según el Ministerio de Hacienda. Ayer, en el marco de una charla organizada por Itaú, el coordinador macroeconómico y jefe de asesores de la cartera, Hermann González, entregó más señales respecto del plazo para lograr dicho objetivo. "Tendemos a compartir las proyecciones que hizo el FMI, que dice que hacia inicios del 2020 y 2021 podríamos estabilizar la relación deuda PIB", dijo.

El economista precisó que "con la información que tenemos hoy, creemos que eso se puede lograr entre el 2020 y 2021, antes que eso se ve difícil, porque tenemos déficit fiscal, que tenemos que ir cerrando. A medida que haya déficit, hay que financiarlo y por eso es importante el crecimiento".

González agregó que, en todo caso, se mantiene vigente también la expectativa de recuperar la clasificación de riesgo hacia finales del gobierno.

De acuerdo con el Informe de Finanzas Públicas que acompañó al proyecto de Presupuesto 2019, al cierre del presente ejercicio presupuestario el saldo de deuda bruta del Gobierno Central totalizaría US$ 75.580,5 millones, lo cual equivale al 24,8% del PIB estimado para el año, mayor al cierre de 2017 que alcanzó a 23,6% del PIB (equivalente a US$ 68.936 millones). La última estimación constituye su mayor nivel en 25 años, desde 1993.

El asesor de Hacienda también defendió las proyecciones para 2019 de crecimiento económico (3,8%) y el alza de la demanda interna (4,6%). "Nuestra opinión es que el crecimiento de la demanda interna que estamos proyectando es absolutamente consistente con la proyección de crecimiento del PIB", afirmó González.

Explicó que en el pronóstico "suponemos que hay una moderación de la demanda interna, en línea con la moderación del crecimiento del PIB". Sin embargo, precisó que dicha baja es similar a la brecha histórica que ha mostrado el consumo respecto de la actividad, cercana a un punto porcentual.

Según lo informado por Teatinos 120, pese a la contención de deuda que se espera para este año, los ahorros del fisco (activos financieros) tendrán una fuerte baja de 10,3% a 8,4% del PIB, pasando de más de US$ 30.165 millones a US$ 25.638 millones. Eso implicará que la posición financiera neta del gobierno llegue a -16,4% del PIB desde el -13,3% registrado en 2017.

Miguel Ricaurte, economista jefe de Itaú, dice que si bien "la posición financiera del fisco desde la crisis financiera internacional no es despreciable, tener obligaciones por 16,4% del PIB no representa una situación demasiado estresada para una economía del tamaño e ingreso como el de Chile".