Hacienda pide congelar agenda laboral y divide al oficialismo

Fuente: La Tercera
Categoría principal: Economía. Palabras clave: reforma laboral

“Subcontratación y polifuncionalidad son temas que hoy no son los tiempos para discutirlos porque la economía requiere más orden”. Con este mensaje, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, reveló a los parlamentarios de la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, su postura en torno al futuro de la discusión de temas laborales durante el periodo que le resta a la actual administración.
Durante su intervención en dicha instancia, el pasado lunes, el secretario de Estado solicitó colaboración a diputados oficialistas y de oposición, para que “todos estos proyectos que son ruidosos los mantengamos en un marco que permitan avances en inversión privada”.
El proyecto que busca regular la polifuncionalidad de los trabajadores, permitiendo que los contratos de trabajo puedan contener dos a más funciones, pero cautelando que “correspondan al misma naturaleza de los servicios contratados”, surgió de una moción presentada en 2012 por diez diputados de la entonces Concertación, liderados por el diputado PS y ex ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade. Dicho articulado fue aprobado el 15 de mayo de 2014 en general y particular por amplia mayoría en la Cámara de Diputados, tras lo cual pasó al Senado para su discusión en la Comisión de Trabajo, sin embargo, su tramitación está congelada.
En tanto, el proyecto que busca evitar la subcontratación de trabajadores en labores inherentes al giro principal de una empresa, fue otra de las mociones ingresadas por Andrade, en agosto de 2014. El proyecto fue discutido en general en la Sala de la cámara Baja en septiembre de 2015, pero volvió a la Comisión de Trabajo para analizar las indicaciones presentadas por los propios diputados. Hasta ahora se mantiene en dicha instancia.
Reacciones
La intervención del jefe de las finanzas públicas provocó variadas reacciones en los parlamentarios, Por una parte, Andrade, autor de ambas mociones, reconoció que Valdés “está haciendo su pega” al querer dar señales al empresariado ante proyectos que les generan “mucho ruido”.
Sin embargo, el diputado PS fue enfático en recordarle que “estos dos proyectos son mociones parlamentarias y, sin prejuicio que él puede tener una opinión, el parlamento está en la libertad de darle la tramitación que les parezca. Así que, reconociendo que tiene que dar una señal, no es menos cierto que él (Valdés) no podría afirmar que esos proyectos están abandonados”.
Posición compartida por el diputado PC, Lautaro Carmona. “No veo porqué las señales al empresariado serían hacer vista gorda en omisiones, contradicciones o vacios que tengan la legislación laboral, (...) Desde esa perspectiva, todo lo que sea perfectible en la legislación debe ser acogido”.
En la vereda opuesta, desde el propio oficialismo y la oposición ven con buenos ojos la “cruzada” del ministro Valdés. “Hay que ir despejando las dudas y los fantasmas a objeto que la gente sepa que estamos con reglas claras y que no hay nada que pueda sorprender a ningún inversionista o empresario. Es bueno que los empresarios tengan las reglas claras para que tomen sus decisiones”, dijo el senador DC, Andrés Zaldívar.
En tanto, el diputado RN y miembro de la Comisión de Trabajo, Nicolás Monckeberg, acusó que estas declaraciones dan cuenta de las “dos almas” de la Nueva Mayoría. “El ministro (Valdés) tiene muy claro qué se debe hacer para recuperar la economía del país. El problema es que nadie le hace caso”, afirmó .