Estrategas ven oportunidades de inversión en renta fija local

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: inversión

Los estrategas de portafolio se están entusiasmando con los que suelen ser los más aburridos instrumentos de inversión: los bonos y otros activos de renta fija.

Usualmente asociados a las estrategias más conservadoras y de menos ganancias, los analistas están viendo una inusual situación de mercado que los está haciendo más atractivo que otros instrumentos. Sucede que muchos creen que las tasas de interés, tanto en Chile como en EE.UU., tenderán a subir menos de lo que se esperaba hace un tiempo, una corrección en las expectativas que puede hacer subir el precio de los bonos.

"Las perspectivas para la rentabilidad de la renta fija han mejorado en las últimas semanas", dice Jorge Meyer, gerente de inversión patrimonial en Inversiones Security. "Una Fed más dovish le quita presión a la renta fija global; además, el mercado local ha empezado a ver que el Banco Central tendrá que subir menos las tasas de lo que había anticipado". Según el estratega, hace un mes veían que la Tasa de Política Monetaria llegaría a 3,75% a fines del próximo año y ahora el mercado ya la está viendo a 3,50%. Dice que aquello ya está reflejado en los precios y recomienda comprar deuda en UF de entre uno y tres años, "lo que debiese rentar 4,5%, menos la comisión".

"Hemos recibido anuncios que apuntan a que se va a extender el período de política monetaria expansiva, lo que implica tasas más bajas: esta es una buena noticia para la renta fija", dice Milenko Mitrovic, gestor en Octogone Chile. "Sugiero la renta fija local en UF de entre tres y cinco años, la que rentaría entre 4,5% y 5,5% en doce meses, incluyendo la comisión". Recomienda, de todos modos, "invertir vía fondos de inversión públicos y no a través de FFMM: son notoriamente mejores, tienen un sinfín de beneficios tributarios y se transan en bolsa a precios muy competitivos".

"Dado un tono más dovish por parte de la Fed y el Banco Central, lo recomendable sería alargar la duración de las carteras", dice Simón Cáceres, operador de Renta Fija en Nevasa, quien recomienda papeles en UF de hasta cinco años. "Privilegiaría instrumentos con grado de inversión y de fácil liquidación".

La mayor parte de las recomendaciones apuntan a bonos en UF: Dados los bajos registros de inflación recientes y los esperados en el corto plazo, esta "curva" se ha vuelto barata, dicen en el mercado. "Los breakevens a 2-4 años están en torno a 2,6 y 2,8", dice Cáceres, quien cita la diferencia entre el bono en pesos y en UF. "Y si le hacemos caso a la historia y le creemos al Banco Central (que apunta a un 3% de inflación), parecen niveles atractivos para entrar".

"El mes pasado cayeron las tasas en pesos (elevando el precio de sus bonos), dada la mayor demanda, mientras que las tasas en UF siguieron subiendo", dice Meyer, de Inversiones Security. "Esto, porque cayó muy fuerte el petróleo y eso hizo bajar las expectativas de inflación, por lo que la gente está mirando el próximo IPC, que sería de -0,1%. Pero el momento de entrar en bonos reales es ahora: pronto todos mirarán a los registros de inflación futura y el mercado entrará más masivamente".

No todos creen aquello. "Sí, hay que meterse a la UF, pero todavía no es el momento", dice Luis Felipe Alarcón, economista jefe de EuroAmerica. "Hay una alta probabilidad de que el IPC de diciembre sea negativo, por lo que nadie quiere comerse el devengo de ese registro. Todavía les queda un poquito más de sangre a estos papeles: me metería en febrero y apostando a bonos entre doce meses a dos años, no más que eso". Alarcón cree que esperar retornos de entre 4,5% y 5,5% a doce meses es "coherente".

El economista advierte que "en tasas nominales hay que tener cuidado, porque han tendido a caer un poco más de la cuenta, ante lo cual lo más probable es que veamos un ajuste al alza que genere una pérdida de capital".

Los bonos de América Latina

Hay algunos que ven esta misma oportunidad que se da en Chile, se replique de mejor manera en América Latina. "Los retornos esperados son bajos: de aquí a un año son de entre el 4 y 4,5% en los FFMM de renta fija, y a eso hay que descontarle la comisión", dice Guillermo Kautz, gestor de la AGF de MBI. Los bonos latinoamericanos están muy castigados, dice, señalando que este año han perdido en torno a -4%. "El benchmark de deuda de la región que nosotros seguimos tiene 17 años de historia y retornos anualizados de entre 7% y 8%. Este año ha estado muy contaminado por la devaluación argentina y algunos episodios en Brasil, por lo que creo que en un portafolio diversificado, que además contemple acciones locales, la deuda de Latinoamérica debería estar incorporada".