"Esta reforma permitirá avanzar y solucionar problemas, pero no es la reforma definitiva y final del sistema de pensiones chilen

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: Reforma

Una semana ha pasado desde que el Presidente Piñera dio a conocer el proyecto de reforma a las pensiones y Augusto Iglesias asegura que no ha tenido mucho tiempo para ver la recepción. "He estado viendo los últimos detalles para que todo llegue al Congreso de la mejor forma", afirma de entrada.

El coordinador previsional de La Moneda fue uno de los hombres que lideraron la preparación y redacción del proyecto, junto con equipos técnicos, integrantes de los ministerios de Hacienda, Trabajo y Previsión Social, y Desarrollo Social, y de la Superintendencia de Pensiones.

Después de meses de hermetismo y de un intenso trabajo preparando una de las reformas clave del Gobierno, Iglesias da su primera entrevista. Dice que no podía hablar hasta que el proyecto ingresara al Parlamento, lo que debiera ocurrir en las próximas horas. Y aunque eso lo tiene más liberado, sabe que la discusión no será fácil.

Como la persona que mejor conoce los alcances de las 49 propuestas que contiene el proyecto del Ejecutivo para mejorar el sistema previsional chileno, Iglesias solo pide un debate técnico y con altura de miras.

"Estamos haciendo esta reforma no para perfeccionar el sistema, no para modernizarlo, no para reemplazarlo, sino que para mejorar las pensiones. Espero que se entienda el proyecto y que se evalúe principalmente desde esa perspectiva. Esta no es solo una declaración, sino que además esa es la intención, ese es el objetivo que cruza prácticamente todas y cada una de las 49 propuestas específicas de reforma que estamos haciendo", dice el también exsubsecretario de Previsión Social del primer gobierno de Piñera.

-El proyecto en general recoge bastante de lo que se planteó en el programa de gobierno. ¿Cómo fue el trabajo, que partió mucho antes de que Piñera se instalara en La Moneda?

"El trabajo comenzó durante la campaña presidencial, cuando el Presidente convocó a un equipo de gente con el objeto de que preparáramos una propuesta programática en materia de pensiones, y que integráramos eso a una propuesta programática de protección al adulto mayor. Ese equipo trabajó durante unos cinco o seis meses del año pasado, previo a la elección hasta que se presentó el programa. Se hizo un levantamiento de una cantidad enorme de propuestas que se han ido haciendo en el tiempo en Chile por distintos grupos".

"Luego, cuando el Presidente fue electo, me invitó a que coordinara el esfuerzo de la reforma de pensiones".

"Esta es una propuesta que recoge elementos del programa, ideas que han sido presentadas a lo largo de los últimos años, por personas y por grupos como la Comisión Bravo, y 14 propuestas que estaban incluidas en los tres proyectos de reforma que presentó el gobierno anterior".

-¿Qué es lo que rescatan de la reforma del gobierno de Michelle Bachelet?

"Revisamos esos proyectos para identificar propuestas que parecían convenientes y necesarias. De las 49 propuestas que incluye este proyecto de ley, hay 14 que se tomaron de las planteadas por el gobierno de Bachelet. Por ejemplo, hay propuestas que obligan a las AFP a entregar más información a los afiliados; otras para mejorar la información en las decisiones de los afiliados cuando eligen multifondos; de fortalecimiento de fiscalización, y propuestas para mejorar el sistema de licitación de pensiones, a través del SCOMP. Se hizo un esfuerzo genuino de construir sobre lo que se había avanzado y sobre lo que se ha identificado para mejorar las pensiones, y no partir de cero.

-¿Por qué el Gobierno decide aumentar la cotización en 4% y no en 5% como había propuesto el gobierno anterior?

"Cualquier esfuerzo para aumentar el ahorro previsional obligatorio, en cualquier momento del tiempo, en cualquier contexto y cualquier tipo de sistema, tiene que buscar un equilibrio entre ese objetivo y el objetivo de empleos y salarios. Un aumento de cotización, en cualquier sistema previsional, implica un incremento del costo laboral y, eventualmente, un desincentivo a la contratación de mano de obra. Esa consideración tiene un efecto práctico en la decisión de tres cosas: la magnitud del aumento que uno haga, la gradualidad con que se introduce y la selección del destino de ese ahorro".

"Es distinto el efecto sobre el empleo si yo destino un aumento de la cotización, por ejemplo, a un fondo común y a financiar beneficios de terceros, que si lo destino a la cuenta individual de ahorro".

-La Asociación de AFP dijo que este aumento es "insuficiente" y que se debe avanzar hacia los estándares de la OCDE que tienen en promedio tasas de 19% o, al menos que debió haber dejado trazado el camino con una gradualidad de más años.

"Primero. El aumento de cotización que estamos proponiendo en esta reforma de 4 puntos porcentuales para la cuenta de ahorro es, en mi conocimiento -y como soy viejo he logrado ver muchos casos-, uno de los más altos aumentos de tasa de cotización de los cuales yo tengo memoria. No he podido encontrar ningún otro ejemplo, entre los casos que conozco, de una reforma previsional que haya planteado un aumento en la tasa de cotización de esta envergadura. Pensar que una ley puede proponer un aumento de tasa de cotización de 10 puntos porcentuales es sencillamente un error".

"Y segundo. Los sistemas de pensiones son dinámicos. Se tienen que ir ajustando en el tiempo. No existe una reforma definitiva y para siempre. Quien cree que se pueden ajustar los parámetros de un sistema de pensiones y decir nos vemos en 40 años más, está en un error. Esta reforma que estamos haciendo nos permitirá avanzar y solucionar problemas, pero no es la reforma definitiva y final del sistema de pensiones chileno".

-¿En adelante se debería avanzar hacia los estándares de la OCDE?

"Uno no puede hacer una reforma de pensiones sin mirar las consecuencias en el mercado del trabajo. Sería dispararnos en el pie subir la tasa de cotización y luego descubrir que el empleo formal cae tanto que al final se cotiza menos. Eso puede ocurrir en un extremo. Segundo: los sistemas son dinámicos, no existe una reforma que solucione los problemas de una vez y para siempre. Y tercero: no existe una combinación mágica de tasa de cotización y edad de pensión. No existe una combinación única, que uno tenga que recomendar a cualquier país. ¿Cuál es la tasa de cotización adecuada? ¿Cuál es la edad de pensión adecuada? Depende del objetivo de pensión que uno quiera. Depende de las condiciones del mercado del trabajo del país, depende de las expectativas de vida del país. Depende de varios factores. Lo de la OCDE es una referencia, no es una receta para que todos los países fijen sus tasas de cotización en 19%".

-Pero en su opinión, ¿hacia adelante se necesitará subir más la tasa de cotización?

"No lo sé. Supongamos que con estos conjuntos de cambios, con esta ley -lo que se está haciendo en sala cuna y con los independientes- logremos acercarnos a tasas de reemplazo adecuadas. Quizás no sea necesario. Eso lo tendremos que ir viendo. Por eso decía que quizás esta no es la última reforma. Es más, seguramente, no es la última reforma. Vamos a tener que evaluar permanentemente, y en ocho años más, en diez años más, doce años más, quizás, estar pensando en otro ajuste en nuestro sistema de pensiones".

"El problema es que ahora nos demoramos mucho. El problema es que dejamos pasar 30 y tantos años sin hacer los ajustes. Las reformas de pensiones parecen ser más bien procesos, que eventos únicos en el tiempo".

-Pero en 2008 hubo una reforma relevante al sistema. No es que no se haya hecho nada en más de 30 años...

"Me refería a aumentos en la tasa de cotización. Por cierto que en los pasados años se han introducido perfeccionamientos de importancia: La creación del Pilar Solidario, y antes, los multifondos, el ahorro previsional voluntario, el SCOMP, etc.".

-Y, a su juicio, ¿cuál es la tasa de reemplazo "adecuada", como plantea, a la que se puede aspirar?

"Para carreras laborales completas, la mayoría de las opiniones en Chile parecen estar de acuerdo en una meta de tasas de reemplazo en el orden del 60% al 70%".

-Ha mencionado bastante que se debe reducir el impacto en el empleo. La CPC estimó una pérdida de 60 mil puestos de trabajo en régimen, ¿qué le parece esa cifra?

"El impacto en el empleo tiene que ser muy acotado; primero, porque estamos aumentando la cotización teniendo como destino las cuentas individuales y no un fondo común. Esto tiene mucho menos de impuesto al trabajo que un aumento de tasa de cotización que haya ido a financiar otras cosas. Y, segundo, por la gradualidad. Esto se está haciendo con una gradualidad tal que permita a empleadores y a trabajadores acomodar este mayor costo de la mano de obra. Para las cifras, tenemos que esperar el informe financiero y de productividad".

-Hay quienes plantean desde la oposición que se podría llegar a un alza en la cotización de 5% en el Congreso. Otros dicen que el 1% adicional podría ir a solidaridad, como en el proyecto del gobierno anterior. ¿Existe la posibilidad?

"Me parece extraordinariamente prematuro, cuando estamos recién explicando y anunciando lo que vamos a hacer, empezar a discutir cuáles pueden ser los cambios que se le pueden hacer a la propuesta. No tengo respuesta a esa pregunta. Ahora, si se está proponiendo una tasa de 5%, en vez de 4%, o de 10% en vez de 4%, quienes la proponen tienen que demostrar y explicar por qué esos aumentos son mejores que los que estamos proponiendo, y para eso se tienen que hacer cargo del impacto que esos aumentos pueden tener sobre empleo y salario. Esto no es una competencia por el número más alto. Si se tratara de eso, ¿por qué no nos vamos al 30%?".

"Si salen buenas ideas que contribuyan en alcanzar más eficientemente los objetivos de mejores pensiones, no me cabe ninguna duda de que se van a recoger. Pero esto no puede ser una competencia de eslogan".

"Este proyecto está bien sustentado, bien fundamentado. Vamos a pedir los mismos sustentos y fundamentos a quien haga propuestas alternativas".

-Uno de los puntos en los hay acuerdo con la oposición es en el fortalecimiento del Pilar Solidario. ¿Qué opina de que estén pidiendo separar esa parte del proyecto para aprobarla primero?

"Nuestro sistema de pensiones está formado por tres pilares: el solidario, el obligatorio y el pilar voluntario. Las tres partes de ese sistema están muy interconectadas y se ha tenido cuidado en las reformas anteriores de generar esa vinculación. No es el minuto de romperla de ninguna manera. Lo que queremos además es subir las pensiones de todos los chilenos y no partir por un grupo para seguir por otro. A mí no me parece una posibilidad correcta".

"Para carreras laborales completas, (hay) acuerdo en una meta de tasas de reemplazo de 60% al 70%".
AUGUSTO IGLESIAS
COORDINADOR PREVISIONAL DE LA MONEDA

"Lo de la OCDE es una referencia, no es una receta para que todos los países fijen sus tasas de cotización en 19%".
AUGUSTO IGLESIAS
COORDINADOR PREVISIONAL DE LA MONEDA