Dólar cierra con alza y se aleja de la barrera de los $600

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: dolar

Este 2018 el dólar baja y sube. Literalmente. Desde que empezó el año el tipo de cambio sube y baja día por medio, respectivamente, manteniendo una perfecta alternancia de tendencias en su cotización local. De todos modos, en el consolidado de lo que va de año, las caídas han sido más fuertes que las alzas.
El dólar en Chile cerró la jornada con un alza de $1,40 hasta los $609,20 compra y los $609,50 venta.

El monto transado alcanzó los US$ 1.430 millones, unos US$ 336 millones más que los US$ 1.094 millones que se registraron ayer. En tanto, la posición neta de cambio del mercado derivado externo llegó a US$ -10.320,43 millones al 8 de enero, según consignó el Banco Central de Chile.

En el plano local, se conocieron diversos datos como por ejemplo la Encuesta de Expectativas Económicas. En ella la tasa de interés de política monetaria (TPM) se mantendría en 2,50% nominal anual en la reunión del próximo 31 de enero y 1 de febrero del Consejo del Banco Central de Chile (BCCh).

En la misma línea, la Encuesta de Operadores Financieros coincidió con que la referencia se mantendrá en esa cifra tras la cita del ente emisor.

En lo externo, con un alza de 0,68% cerró este miércoles el cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME), al transarse en US$ 3,23888 la libra contado grado A, nivel que se compara con los US$ 3,21688 del martes y con los US$ 3,21348 del lunes.

Por el lado de Estados Unidos, los inventarios de negocios manufactureros y comerciales mayoristas de Estados Unidos (EE.UU.) en noviembre llegaron a los US$ 611.000 millones, registrando un alza de 0,8% frente a los US$ 606.100 millones del mes anterior. Esta cifra está por sobre lo que esperaba el mercado.

Carlos Quezada de XTB Latam indicó que "para confirmar el escenario al alza debemos estar atentos al dato de IPC de EE.UU. que se publica este viernes a las 10:30. De cumplir o superar las expectativas del mercado (0,2% diciembre), mantendría la tendencia alcista del dólar".

Quiroz estima la divisa en $575 promedio para 2018

Mientras en 2016 y 2017 el mercado apostaba por una racha alcista, el economista Jorge Quiroz avizoraba una caída del tipo de cambio a niveles de $600 y $630 por dólar y en ambos casos se situó en el punto medio: $615 a fines de año. Para 2018 su apuesta sigue siendo bajista, a entre $550 y $600, con un promedio de $575, en un contexto en que el valor del dólar se ha depreciado y que varios analistas ven como algo transitorio.

Dice que las predicciones de sus pares erraron porque le dieron excesiva importancia a estimar el valor del dólar global, en función de los movimientos de las tasas de interés, en circunstancias de que, en su opinión, el factor cobre domina cualquier otra consideración. "Se habló mucho de que en Estados Unidos la Reserva Federal (Fed) subiría las tasas y que Chile no lo haría. Olvidaron que por primera vez la economía mundial estaba muy sincronizada, con la demanda agregada subiendo en todos los países, incluidos Estados Unidos, China, Asia, Japón y la Unión Europea", señala.

En los estudios de oferta y demanda de cobre para 2018, los pronósticos van desde un mercado que estará en equilibrio, a un leve déficit, pero nadie prevé un superávit y además -sostiene- hay consenso en que la demanda seguirá subiendo y hacia 2020 el mundo enfrentará un déficit en la oferta.

Quiroz argumenta que las exploraciones mineras y los nuevos yacimientos se han ralentizado luego del ajuste en los precios de los commodities de fines de 2013 y comienzos de 2014 y bajó la inversión en minería. Antes hubo inversión minera suficiente para abastecer el mercado mundial en 2014, 2015 y 2016, pero no ha habido nuevas inversiones de magnitud y la demanda sigue creciendo, con lo cual comienza a generarse un déficit incipiente este año que va a seguir creciendo.

Este déficit creciente, que en su opinión se verá acentuado producto de procesos de negociación colectiva que eventualmente llevarían a paralización de actividades, está detrás de su proyección de tipo de cambio. Estima que este año las negociaciones colectivas laborales comprometerán cerca de un 75% de la producción mundial de cobre y en Chile, las tres cuartas partes de la producción local. Tomando como supuesto que esto lleva a procesos de huelga de 20 días en promedio, calcula que el déficit incipiente de 165 mil toneladas de cobre fino previsto para 2018 en el mundo podría subir a 200 mil toneladas.

Reconoce que ese efecto es por una vez, pero destaca que se dejó de producir cobre en momentos en que la demanda sigue creciendo y eso se puede venir encima en 2019, lo cual genera decisiones de los agentes de salir a comprar y aprovisionarse.

"Creo que vamos a tener un precio del cobre promedio de US$ 3,1 la libra en 2018, con tendencia al alza y muchas fluctuaciones. A fines de 2018 se estarán anunciando futuros más altos, con este déficit adelantándose para 2019", agrega.

En cuanto al dólar a nivel global, a diferencia de otros analistas que piensan que el alza de tasas de la Fed hará subir el dólar, asegura que eso está incorporado y reflejadas en el dólar de hoy las tres alzas de tasas previstas por la Fed. "Una apreciación del dólar global va a depender de si EE.UU. crece este año más del 3% que espera el mercado o que Europa crezca más de lo proyectado. La Fed tiene expectativas relativamente modestas, de 2,3% a 2,4% para la economía americana este año", plantea Quiroz.

Por otra parte, proyecta que el PIB de Chile crecerá más cerca del techo del rango entre 2,5% y 3,5% que anticipa el Banco Central para este año y dado que la importación de bienes de capital es una cifra líder de la inversión, le cuesta pensar que la inversión crecerá solo 3%. Si el gobierno de Piñera logra consenso con las medidas de simplificación administrativa o "permisología", Quiroz no descarta un boom de inversión, con lo cual la expansión del PIB podría irse al 4%, aventura.

Menciona algunos nubarrones que enfrentará la próxima administración. Uno de ellos es el déficit fiscal efectivo de 1,9% del PIB que lo ve subestimado. También ve riesgos de que se dispare el déficit en cuenta corriente.
Banco Santander prevé un alza gradual del tipo de cambio

Una gradual reducción en el precio del cobre respecto al cierre de 2017 y un tipo de cambio de $630 por dólar a fines de año son las proyecciones del Banco Santander para 2018, cuyo escenario central es un crecimiento del PIB de 2,9% para Chile y en torno a 3,8% a nivel global.

En su primera conferencia de prensa tras dejar el cargo de coordinador macroeconómico de Hacienda, el nuevo economista jefe de Santander, Claudio Soto, presentó el informe Visión 2018, cuyas proyecciones consideran que la demanda de cobre se estabiliza y que hay una reacción de aumento de la oferta que ya está en curso.

La expansión de la actividad económica en China sorprendió al alza en 2017, pero Soto repara en que sus importaciones de cobre se tendieron a estabilizar a lo largo del año. El crecimiento fuerte de las importaciones del metal ocurrió más bien en 2016, y la duda que había es que con un crecimiento más bajo ello tendiera a deshacerse. Las perspectivas son que habrá más demanda de cobre, "pero los datos concretos muestran que la demanda se ha ido estabilizando", subraya.

La visión de Santander contempla una serie de antecedentes de acuerdo a los cuales el precio del cobre debiera tender a reducirse hacia niveles más coherentes con los fundamentales. Además, el economista señala que la oferta responde con rezago a los mejores precios, por lo que debiera verse una respuesta lenta de la oferta que va a tener efecto en el precio. En tercer lugar, la Fed va a ir subiendo la tasa de interés, y eso debiera tener impacto en el dólar global.

"El dólar debiera tender a apreciarse a nivel global, y eso implica también una caída en el precio del cobre medido en dólares", sostiene. Asimismo, el cobre como activo de refugio frente a las bajas tasas de interés comenzaría a perder fuerza en la medida que suban las tasas, agrega. Proyecta un precio del cobre promedio de US$ 2,95 la libra este año, convergiendo en torno a US$ 2,80 en 2019.

Aunque no es su escenario central, señala que la economía chilena enfrenta una serie de riesgos tanto al alza como a la baja. En la parte positiva, que el precio del cobre se mantenga elevado por más tiempo de lo estimado y en la parte negativa, un aumento en las tasas de interés externas.

El economista prevé que la tasa de política monetaria (TPM) se mantendrá en 2,5% hasta mediados de año, ubicándose en torno a 2,75% a fin de año, 3,5% en 2019 y alcanzando valores cercanos a 4% en 2020 que considera neutrales.

Sobre la posibilidad de un recorte en la tasa de interés, comentó que un tipo de cambio que se mantenga en los niveles actuales por tres o cuatro meses o que se aprecie más tendría un impacto deflacionario que podría incidir en las expectativas de inflación a mediano plazo. Si eso ocurre, podría ameritar una respuesta de política monetaria, no para sostener el tipo de cambio, sino para evitar el desanclaje de expectativas a mediano plazo.

Pronostica un crecimiento de la inversión de 3% este año y dice que los catastros aún no muestran un repunte claro.