CUENTA PUBLICA 2019

Fuente: Presidencia
Categoría principal: Economía. Palabras clave: cuenta pública

CUENTA PÚBLICA 2019
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
SEBASTIÁN PIÑERA E.

Señores Presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, Señoras y Señores Diputados y Senadores, Diputados y Ministros, Autoridades e invitados:

Queridas chilenas y chilenos:

En nombre propio y el de todos mis compatriotas, quiero expresar mi profunda solidaridad y apoyo a aquellos que han sido víctimas de tornados y trombas marinas en los últimos días, en la Región del Biobío.

Concurro ante este Congreso Nacional como Presidente de Chile, no sólo para cumplir con el mandato constitucional, sino también, para honrar una hermosa tradición republicana, que inició el Presidente José Joaquín Prieto, un 1° de junio de 1833, hace ya casi 2 siglos, y sólo 15 años después que una generación de patriotas, encabezada por O’Higgins, Carrera y Rodríguez conquistaron en los heroicos campos de batalla de Chacabuco y Maipú, nuestra libertad y nuestra independencia.

1. Nuestra Misión
¿Cuál es nuestra misión? Toda generación tiene su propia misión a cumplir. A la generación de O’Higgins, Carrera y Rodríguez les correspondió hacer de Chile una nación libre e independiente. A la generación que nos antecedió le correspondió liderar una transición que nos llevó a recuperar nuestras libertades, nuestra democracia y el respeto a los derechos humanos.

El Padre Hurtado dijo: “Nuestros Padres nos dieron una Patria libre, a nosotros nos toca hacerla grande, bella, humana, fraternal. Si ellos fueron grandes en el campo de batalla, a nosotros nos toca serlo en el esfuerzo constructor”.

¿Cuál es ese “esfuerzo constructor”? ¿Cuál es la misión de nuestra generación, la generación del Bicentenario?

No sólo a nuestro Gobierno, no sólo a este Congreso, a todos los chilenos y chilenas, nos corresponde liderar una Nueva Transición, una transición que nos permita, y antes de que termine la próxima década, alcanzar y conquistar el desarrollo, derrotar la pobreza y hacer de Chile un país con sólidos principios y valores, en que todos tengamos la oportunidad de desarrollar los talentos que Dios nos dio, y también la seguridad de una vida con dignidad, como corresponde a todos los seres humanos, y poder vivir una vida más plena y más feliz, junto a nuestras familias y seres queridos.

1. Lecciones de Nuestra Historia
Tenemos que aprender de las lecciones de nuestra historia. Hace casi 30 años, cuando los chilenos vivíamos los primeros días de nuestra recuperada democracia, el Presidente Patricio Aylwin, en este mismo Congreso, señaló: “Un nuevo espíritu impera en la convivencia nacional. Al clima de confrontación, descalificaciones y violencia que prevaleció por tanto tiempo, ha sucedido un ambiente de paz, respeto a las personas, debate civilizado y búsqueda de acuerdos”.

Hoy, igual que entonces, Chile necesita recuperar ese clima de paz, respeto a las personas, debate civilizado, diálogo y búsqueda de acuerdos, para poder nosotros tener éxito en esta Nueva Transición y en este gran desafío que nos corresponde liderar.

A partir de la recuperación de nuestra democracia, Chile ha vivido las 3 décadas probablemente más exitosas de nuestra historia: recuperamos nuestra democracia, libertad y respeto a los Derechos Humanos, y lo hicimos en forma ejemplar; multiplicamos por 5 nuestro ingreso per cápita, 7.4 MM de compatriotas lograron superar la pobreza; emergió una vigorosa clase media; nos integramos al mundo y pasamos a liderar a nuestra América Latina en ingreso per cápita y Desarrollo Humano.

A pesar de estos logros que son grandes, sabemos que estamos a mitad de camino y que para llegar a nuestro Puerto de Destino, porque hoy día tenemos una nueva oportunidad de conquistar el desarrollo, derrotar la pobreza y fortalecer los valores de nuestra sociedad, los valores que nos permiten fortalecer a cada uno de nuestros compatriotas, y los valores y los desafíos por los cuales seremos juzgados por las generaciones que vendrán.

En diciembre del año 2017, no sólo obtuvimos una gran victoria electoral, el pueblo de Chile nos dio un mandato a cumplir nuestros compromisos de campaña, a cumplir nuestro Programa de Gobierno y a fortalecer los valores que inspiraron a ese Programa. Los valores de la libertad, de la vida, de los derechos humanos, de la familia, la diversidad y la solidaridad. Y también los valores del mérito y el esfuerzo, el orden, el respeto, la unidad y amistad cívica y la protección de nuestra naturaleza.

Yo creo que todos sabemos que éstos son los valores que viven en el alma de nuestro país, y que son los valores que quieren honrar y practicar la inmensa mayoría de nuestros compatriotas.

1. ¿Qué hemos hecho en estos primeros 15 meses de Gobierno?
Chilenas y chilenos, lo primero fue enfrentar grandes desafíos que significan grandes urgencias y que no podían seguir siendo postergadas. De esta forma, exigían una atención inmediata:

1. Fortalecer la Seguridad Ciudadana
La primera preocupación de nuestros compatriotas es la delincuencia y el narcotráfico. Y la primera prioridad de nuestro Gobierno ha sido, es y será combatir estos flagelos, con toda la fuerza de la voluntad y todo el rigor de la ley. Por eso impulsamos un Acuerdo Nacional por la Seguridad Ciudadana, y también una serie de Proyectos de Ley para modernizar Carabineros y la Policía de Investigaciones, combatir los portonazos, las conductas antisociales, luchar contra el uso de menores por parte de adultos en delitos violentos, recuperar las armas ilegales o hechizas en manos de delincuentes, aumentar la responsabilidad penal adolescente y fortalecer el Control Preventivo de Identidad.

Agradezco sinceramente a este Congreso por el amplio apoyo al urgente y necesario Proyecto Antiportonazos, recientemente aprobado por este Congreso.

Pero eso no es todo, incrementamos en más de 3.000 los Carabineros que están en las calles protegiendo a nuestras familias. Hemos realizado 14 rondas preventivas masivas de seguridad, movilizando a decenas de miles de Carabineros en todo Chile, las que han permitido detener más de 61 mil personas, que fueron sorprendidas cometiendo delitos infraganti o que tenían órdenes de detención pendientes y que estaban eludiendo la acción de la justicia.

Adicionalmente, pusimos en marcha el Programa Calle Segura, el Sistema Táctico Operacional Policial (STOP), el Banco Unificado de Datos (BUD) e incrementamos sustancialmente las capacidades tecnológicas y los recursos para la inteligencia de nuestras policías.

Todos estos esfuerzos, que yo sé comparten la mayoría de nuestros compatriotas, están comenzando a dar frutos. La última encuesta ENUSC mostró un claro quiebre en esa tendencia alcista que tenía la delincuencia. La cantidad de hogares que fueron víctimas de un delito en un año, se redujo desde 28% el 2017 a 25,4% el 2018.

¿Qué significa esto? Que medio millón de compatriotas se libraron de ser víctimas de la delincuencia gracias a estos avances. Y también el temor, que muchas veces penetra en el alma de nuestros ciudadanos, cayó a su menor nivel en los últimos 5 años.

Por supuesto que creemos en la necesidad de una mano firme. Pero también creemos en la necesidad de dar oportunidades de rehabilitación a todas aquellas personas que las necesitan en la vida.

La seguridad ciudadana no sólo se fortalece con más carabineros en las calles o con leyes más severas. También con más y mejor rehabilitación para romper el círculo vicioso de la delincuencia, que tanto daño le ha hecho y sigue haciéndole a nuestra sociedad, como es el delinquir, caer preso, no tener rehabilitación ni trabajo, volver a la libertad, no tener ninguna oportunidad, regresar a la cárcel, y así continuar con ese círculo vicioso.

Por eso implementamos el Programa +R, que es un plan no sólo para mejorar las condiciones en que viven las personas privadas de libertad, sino que también para permitir la rehabilitación y la reintegración a aquellas personas que están en nuestras cárceles. Gracias a estos planes, hoy tenemos la mayor cantidad de internos trabajando o educándose en nuestras cárceles en toda nuestra historia.

Estos logros son valiosos, pero definitivamente no son suficientes. Por esto anuncio hoy el envío de un Proyecto de Ley para modernizar la Carrera Policial de Carabineros y de la PDI, para mejorar la probidad y la eficacia con que se utilizan los recursos públicos, para especializar a Carabineros preferentemente en las labores de protección y prevención, y a la Policía de Investigaciones en las tareas investigativas. Asimismo, hemos desarrollado, y estamos poniendo en práctica, una Comisaría Virtual que va a facilitar la interacción de los ciudadanos con nuestras policías en todas las comunas de nuestro país, utilizando las tecnologías digitales.

Seguiremos avanzando en la modernización policial y en el Plan Calle Segura, para lo cual hemos intensificado las Rondas de Patrullaje Preventivo Nacional, y hemos puesto la prioridad en desbaratar las bandas de narcotraficantes, de crimen organizado y en entregar una mejor protección a aquellos lugares o comunas que concentran los delitos en nuestro país.

Tenemos que extirpar la Narco Cultura en muchos de los barrios de nuestro país. Porque esta cultura no es la cultura de los chilenos; la cultura de los chilenos es la cultura de la vida y la paz, el esfuerzo, la superación y la honestidad, y no la cultura de la muerte, las balas, la violencia, los vicios o el temor, que tanto daño causa a muchas de nuestras familias.

Por eso anuncio hoy día que estamos fortaleciendo la presencia de Carabineros y de la Policía de Investigaciones en los 33 barrios que hemos identificado como aquellos con la mayor presencia de bandas de narcotraficantes, y creando unidades especializadas que nos van a permitir aumentar la eficacia en la lucha por erradicar esta verdadera cultura de la muerte y de la violencia, que representa el narcotráfico.

Carabineros y la Policía de Investigaciones son instituciones queridas y respetadas por todos nuestros compatriotas. Y por eso, como Presidente de Chile, quiero aprovechar esta tribuna republicana para valorar a cada uno de los 60 mil carabineros y 20 mil detectives, que los he visto a lo largo y ancho de Chile en forma abnegada cumplir su misión, muchas veces, arriesgando sus propias vidas por proteger las nuestras. Y, por tanto, les expreso mi total apoyo a su valiosa misión, su compromiso y su entrega.

1. Combatir el alto consumo de drogas de nuestros niños y jóvenes.
Pero no basta con combatir el narcotráfico, también tenemos que ayudar a rehabilitar a aquellos que han caído en las garras de la droga. Hay rankings que nos ponen orgullosos y hay otros que nos duelen y entristecen. Los jóvenes chilenos hoy están en un triste primer lugar en la región en consumo de drogas como marihuana, cocaína, pasta base y tranquilizantes sin receta médica, y además ese consumo se hace cada día a una edad más temprana.

Además de combatir frontalmente al narcotráfico, hemos implementado el Plan “Elige Vivir sin Drogas”, que el año pasado pusimos en marcha en forma piloto en 6 comunas. Hoy lo hemos extendido a la mitad de las comunas de Chile, y durante nuestro Gobierno llegará a todas y cada una de las comunas para poder darle una oportunidad a todos y cada uno de los que han caído en el flagelo de la droga, de poder encontrar una mejor vida.

Este plan se basa en 4 pilares fundamentales: la familia, la escuela, las oportunidades de deporte, cultura y recreación, y los liderazgos positivos. Porque yo sé que estamos todos de acuerdo, que es nuestro deber moral salvar a nuestros niños y a nuestros jóvenes de las peligrosas y crueles garras de la droga.

1. Poner a los niños primeros en la fila
Además, nos comprometimos a poner a los niños primeros en la familia. Nuestra gran poetisa Gabriela Mistral sabiamente dijo: “El futuro de los niños es siempre hoy. Mañana será tarde”. Y por eso, nuestro primer Acuerdo Nacional fue el Acuerdo Nacional por nuestros niños y nuestras niñas.

Porque ellos están en el corazón de nuestro Gobierno. Por eso creamos el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, para que las políticas sociales se hagan siempre con las familias y no sin las familias, ni mucho menos contra las familias.

Hemos presentado los proyectos de ley de Adopciones, Sala Cuna Universal. Hemos impulsado la creación del Servicio Nacional de Protección a la Niñez. También estamos reemplazando los centros masivos, de tristes recuerdos como, por ejemplo, el CREAD del SENAME, aquí en Valparaíso, por nuevas residencias que reproduzcan lo mejor posible un ambiente familiar. Hemos establecido el Kínder garantizado y obligatorio, y la nueva subvención para asegurar que la educación temprana llegue a todos y cada uno de nuestros niños.

Agradezco a este Congreso su compromiso y colaboración para poner a los niños primero y esperamos de este Senado la pronta aprobación de la ley que establece la imprescriptibilidad de los delitos sexuales contra los niños, que fue una moción parlamentaria, porque los niños no pueden esperar, el tiempo no puede significar impunidad y el abuso sexual contra nuestros niños simplemente no merece perdón.

1. Poner orden en nuestra casa en materia de Migración
También hemos puesto orden en nuestra casa en materia de migración. Entre los años 2014 y 2017, más de 800 mil migrantes ingresaron a nuestro país, la mayoría de ellos en forma ilegal y muchos, demasiados, engañados por crueles mafias de traficantes de personas.

Para poner orden en nuestra casa, iniciamos un proceso extraordinario de regularización, que nos ha permitido que más de 155 mil personas hayan normalizado su situación y hoy día puedan trabajar legalmente e integrarse en plenitud a nuestra sociedad. Y también, por órdenes judiciales y administrativas, hemos expulsado a 2.054 personas que cometieron delitos en nuestro país, y estamos impidiendo el ingreso a nuestro país de todos aquellos que tengan antecedentes delictuales en sus países de origen.

¿Cuál es nuestro norte? Lograr un Chile abierto, diverso y acogedor con todos aquellos que vienen a nuestro país respetando nuestras leyes, a trabajar honestamente y a integrarse a nuestra sociedad. Pero al mismo tiempo, lo anterior ha sido una hermosa tradición de nuestro país, y con la misma fuerza queremos un Chile protegido de aquellos que no respetan nuestras leyes, que han cometido delitos en sus países de origen o que vienen a causarnos daño. Y por eso enviamos a este Congreso un Proyecto que moderniza una muy antigua Ley de Migraciones, para ponerla a tono con los desafíos del presente, y que ya fue aprobado por la Cámara de Diputados y que está en trámite en nuestro Senado.

1. Igualdad de dignidad, derechos y oportunidades entre hombres y mujeres
Una quinta prioridad o urgencia fue hacer todo lo que sea necesario para avanzar a pie firme hacia una plena igualdad de dignidad, derechos, oportunidades y deberes entre hombres y mujeres en nuestro país.

Nuestra convicción y compromiso profundo es promover y asegurar esa plena igualdad entre hombres y mujeres.

Por eso enviamos a este Congreso un Proyecto de Reforma Constitucional que mandata al Estado de Chile a cumplir con esa misión, estamos eliminando todas las discriminaciones arbitrarias que aún subsisten en nuestra legislación y aplicando tolerancia cero a la violencia intrafamiliar y a todo tipo de violencia, abuso o maltrato contra las mujeres de Chile.

También estamos impulsando el derecho a Sala Cuna Universal para todos los hijos de mujeres trabajadoras de Chile. Igual como en nuestro primer Gobierno impulsamos el derecho al pre y post natal a todas nuestras mujeres, ahora estamos avanzando en el derecho universal a la Sala Cuna, y hacia una mayor corresponsabilidad en el mundo de la familia y una mayor presencia de mujeres en cargos de alta responsabilidad. Hoy podemos decir con satisfacción que en los directorios del Sistema de Empresas Públicas un 42% son mujeres.

Pero más allá de leyes y políticas públicas, necesitamos un profundo cambio cultural en nuestra sociedad, en el alma de nuestra sociedad. Porque queremos y necesitamos más mujeres en cargos de liderazgo en el Gobierno, en el Congreso, en la Academia, en el mundo de las empresas, en las organizaciones sociales y en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

1. Proteger a nuestra Clase Media
Nos comprometimos a un nuevo trato y a proteger mejor a nuestra Clase Media. En las últimas décadas nuestra Clase Media ha progresado y lo hace en base a su propio mérito y esfuerzo, y ellos lo saben y se sienten legítimamente orgullosos de esos logros. Y quieren seguir progresando. Por eso es tan importante mantener a Chile en Marcha.

Pero las familias de Clase Media también sienten grandes temores. Temor que un accidente en el ciclo de la vida, como la pérdida del empleo, una enfermedad catastrófica o de alto costo, la imposibilidad de acceder a una vivienda, un acto de la delincuencia, el costo de la educación superior de los hijos o una vejez vulnerable, las haga retroceder a un estado al cual ciertamente no quieren volver.

Para enfrentar estos temores, desarrollamos la Red Clase Media Protegida, que crea, fortalece o agrupa 70 medidas muy concretas -y esperamos muy eficaces- para que nuestra clase media sepa que cuando deba enfrentar estos accidentes o días lluviosos en el ciclo de sus vidas, no estarán solos, y que una mano solidaria y eficaz del Estado los va a ayudar a superar esas situaciones, a ponerse de pie y a volver a caminar.

1. Compromiso País con los más pobres
Por supuesto, tenemos un compromiso muy fuerte con los más pobres y vulnerables de nuestro país.

El Proyecto Compromiso País identificó 16 grupos en situación de pobreza o vulnerabilidad, como, por ejemplo, las familias que viven en campamentos, los niños del SENAME, las mujeres víctimas de violencia, los adultos mayores dependientes, los adictos a las drogas, las personas sin empleo, los que están privados de libertad. Y en conjunto con la sociedad civil, a la cual le agradezco su generoso y comprometido aporte, estamos aplicando políticas específicas y focalizadas en cada uno de esos grupos, para permitirles integrarse, ser parte y poder beneficiarse de las oportunidades del desarrollo.

1. Poner a Chile en Marcha
Y para todo esto, y es esencial, tenemos que poner y mantener a Chile en marcha. Recibimos un país que había perdido gran parte de su capacidad de crecimiento, creación de empleos y mejora de salarios, en que la inversión y la productividad había caído durante demasiados años y en que el déficit fiscal era insostenible y la deuda pública se había duplicado en un plazo de 4 años.

El crecimiento es muy importante y ningún país tiene el derecho a descuidarlo, porque genera empleos, mejora los salarios, crea nuevas oportunidades y aporta recursos para financiar el gasto público. Igual como no hay mejor política laboral que el pleno empleo, no hay mejor política fiscal ni de desarrollo que el crecimiento económico integral, inclusivo y sustentable. No hay nada más progresista que el desarrollo, ni nada más retrógrado que el estancamiento.

El año pasado, gracias al esfuerzo de todos los chilenos, tuvimos un buen año para Chile. Yo sé que a algunos no les gustan las buenas noticias, pero permítanme recordar algunas.

Logramos un crecimiento del 4%, tres veces el promedio que teníamos, tres veces el promedio de América Latina y logramos superar al mundo.

Lograron crear 155 mil nuevos empleos con contrato y protección social, y nacieron 130 mil nuevas empresas o emprendedores, los salarios crecieron un 2,6% real, la brecha de salarios entre hombres y mujeres se redujo a su menor nivel histórico, la inversión y la productividad se recuperaron con fuerza, creciendo 4.6% y 1.6%, respectivamente. Además, logramos reducir el déficit fiscal y estabilizar el crecimiento de nuestra deuda pública.

Sin duda, estos son buenos resultados.

Esta recuperación no es casualidad. Por supuesto que obedece al esfuerzo y contribución de todos los chilenos, pero también a buenas políticas públicas como la recuperación de la responsabilidad fiscal, la Agenda Pro-Pyme y la poderosa Agenda para promover el Crecimiento, la Productividad, la Innovación, el Emprendimiento y la Inversión en nuestro país.

Este año 2019 será, sin duda, un año más difícil y por múltiples razones: primero, la economía mundial se está debilitando y la de América Latina está en graves problemas: basta ver el estancamiento que sufren países como Brasil, la recesión que afecta a Argentina o la tragedia que cruza a Venezuela.

Pero además de esto, la guerra comercial y tecnológica desatada entre EEUU y China, y que puede seguir creciendo, nos ha impactado fuertemente en nuestros términos de intercambio, ha caído el precio del cobre y ha subido el precio del petróleo. Y, también, a veces, nos cuesta demasiado lograr la colaboración necesaria para sacar adelante grandes modernizaciones y reformas que Chile necesita en forma urgente para poder fortalecer su capacidad de crecimiento y desarrollo hacia el futuro.

Es tiempo de dejar atrás el obstruccionismo y es tiempo de recuperar esa cultura de diálogo y acuerdos. El rol del Gobierno y la Oposición no es intentar destruirse mutuamente. Todo lo contrario, es dialogar y colaborar, con unidad y buena voluntad, por supuesto que cada uno desde sus propios puntos de vista para lograr que a Chile le vaya bien, para que podamos mejorar más rápido la calidad de vida de todos nuestros compatriotas.

Ésa es la gran tarea en que convergemos Gobierno y Oposición, Ejecutivo y Congreso, y lo que esperan y merecen de nosotros nuestros compatriotas.

Igual como el temple de un capitán se mide en aguas tormentosas, el temple de los países se mide en tiempos difíciles, donde siempre los chilenos hemos sabido mostrar la calidad de la madera de la cual estamos hechos. Por eso, a pesar de todas estas dificultades que he mencionado, estoy convencido que, con la unidad y contribución de todos los chilenos, este año nuestro país seguirá creciendo entre 3% y 3,5%, liderando a América Latina y superando nuevamente al mundo. Vamos a crear más de 150 mil nuevos empleos estables, con contrato y con seguridad social. La inversión y la productividad van a seguir creciendo -y con fuerza- y los equilibrios macro económicos seguirán fortaleciéndose.

Queridas chilenas y chilenos:

En mi primera intervención como Presidente de todos los chilenos hice un llamado a recuperar esa cultura de diálogo, de colaboración, de buena voluntad, de búsqueda de acuerdos con todas las fuerzas políticas y con toda la sociedad civil, lo que quedó reflejado en los 5 Grandes Acuerdos Nacionales, que todos juntos logramos construir en temas tan importantes para la calidad de vida de los chilenos como la Seguridad Ciudadana, la Infancia, la Salud, el Desarrollo Integral y la región de La Araucanía.

En esa región pusimos en marcha el Plan Desarrollo y Paz para La Araucanía, que se basa en 4 pilares:

Primero, construir un clima de diálogo, acuerdos y colaboración, en una región que lleva décadas y siglos en conflicto que le ha costado muy caro a su desarrollo y calidad de vida.

Segundo, fortalecer la capacidad de desarrollo, creación de empleos e infraestructura económica y social, especialmente en las zonas más postergadas, a través del Plan Impulso Araucanía, que contempla inversiones totales por US$ 8.200 millones durante los próximos 8 años. sin duda, la inversión más grande que se ha hecho en esa región y que ya ha permitido cosechar frutos fecundos. La Araucanía pasó de un crecimiento de 2,8% el 2017 a 6,5% el 2018 y logró reducir su tasa de desempleo de 8,8% a 6,2%.

Tercer pilar, reconocer, valorar, apreciar y promover la cultura, historia, tradiciones, lenguaje y cosmovisión de nuestros pueblos originarios. Y por eso estamos impulsando la creación del Ministerio de Pueblos Indígenas y el Consejo de Pueblos Indígenas, y estamos en pleno proceso de una consulta necesaria para poder perfeccionar la Ley Indígena. Y, por supuesto, estamos comprometidos y pronto enviaremos al Congreso la ley que nos va a permitir un reconocimiento constitucional de nuestros pueblos originarios, sin debilitar la unidad de nuestra nación.

Y cuarto, combatir con máxima voluntad y la mayor firmeza, siempre dentro del marco de la Ley, pero con todo el rigor de ésta, la violencia y el terrorismo que ha golpeado tan duramente a esa Región y a algunas de las regiones del Sur, y que ha tenido un alto costo en el desarrollo de esa región y en la calidad de vida de sus habitantes.

Estamos trabajando para que La Araucanía deje de ser la región postergada de La Frontera y pase a ser una región líder y pionera en nuestro país.

1. Las Prioridades y la Agenda del Futuro
¿Cuáles son las prioridades y la Agenda del Futuro? En los últimos 30 años dimos un gran salto hacia el desarrollo, hemos mencionado algunos de sus principales logros, pero nos queda un largo camino por recorrer.

Las prioridades de nuestro Gobierno son las prioridades de los chilenos: fortalecer la seguridad ciudadana, el proteger mejor a nuestra Clase Media y el consolidar un Chile en Marcha. Y para esto es fundamental poder sacar adelante 5 importantes, urgentes y necesarias modernizaciones o reformas que ya están en este Congreso.

1. Modernización Tributaria
La Modernización Tributaria, que busca básicamente:

Primero, promover e incentivar el crecimiento, la creación de empleos, el incremento de salarios, la productividad, la innovación y el emprendimiento.

Segundo, dar un alivio tributario y también burocrático a 800 mil Pymes y emprendedores de nuestro país, también facilitar el acceso a viviendas para nuestra clase media y los adultos mayores a través de una rebaja en las contribuciones, y aumentar los recursos para que nuestras regiones puedan invertir más y avanzar más rápido.

Tercero, simplificar e integrar nuestro sistema tributario, reducir el exceso de discrecionalidades, dar mayor certeza jurídica y proteger mejor a nuestros contribuyentes y Pymes, a través de la creación del Defensor del Contribuyente.

Cuarto, y muy importante, fortalecer la recaudación tributaria y la lucha contra la evasión.

1. Reforma de las Pensiones
La segunda reforma que también está en este Congreso es una reforma que va a incrementar las pensiones de nuestros jubilados actuales y futuros, porque fortalece el Pilar Contributivo y también el Pilar Solidario.

El pilar contributivo se fortalece con un aporte del empleador de 4% adicional del salario, que va a ir directamente a la cuenta de ahorro previsional de los trabajadores. Esto en régimen va a significar por sí solo un incremento del 40% en las pensiones.

Pero esta Reforma también fortalece el Pilar Solidario, aumentando gradualmente las Pensiones Básicas y el Aporte Previsional Solidario empezando en un 10% pero llegando hasta un 60%, y esto favorecerá a 1.6 millones de chilenas y chilenos que son parte del Pilar Solidario, y casi dos tercios de ellos son mujeres.

Pero esta reforma también crea un segundo piso del Pilar Solidario para extender sus beneficios a más de un millón de pensionados que hoy día no lo reciben, y muy especialmente para nuestra clase media, las mujeres y los adultos mayores no valentes, y a aquellos que voluntariamente quieran extender su participación en el mundo del trabajo más allá de la edad legal de jubilación.

El fortalecimiento del Pilar Solidario compromete un enorme esfuerzo fiscal, son en régimen US$3.500 millones, la mayor contribución que haya hecho el Estado de Chile a mejorar las pensiones, en toda la historia de nuestro país. Y esto refleja nuestro profundo compromiso con mejorar las pensiones y la calidad de vida de nuestros adultos mayores.

Pero quiero también reiterar aspectos fundamentales. Creemos que el ahorro previsional les pertenece a nuestros trabajadores y, por tanto, nadie puede meter la mano y pretender utilizarlos para otros propósitos, y son ellos los que deben tener el derecho preferente a elegir quién y cómo se administran.

Nunca debemos olvidar ese sabio principio de tratar hoy a nuestros pensionados como queremos que nos traten a nosotros mañana. Cecilia, yo sé que estoy en la tercera edad, pero estoy pensando en los que son más jóvenes y que también algún día van a llegar a la tercera edad.

Por eso hoy pido a este Congreso apurar la aprobación de esta Reforma a las Pensiones, para poder iniciar el próximo año con buenas noticias y mejores pensiones para los 3 millones de adultos mayores que hoy día lo necesitan y lo requieren.

1. Modernización Laboral
El mundo del trabajo está cambiando a una gran velocidad y necesita con urgencia una profunda modernización para enfrentar con éxito los grandes desafíos que vendrán en el mundo del trabajo.

Primero: Compatibilizar mejor el mundo del trabajo con el mundo de la familia, los amigos, la cultura, el deporte, la recreación. Y segundo, incorporar con urgencia las nuevas tecnologías que están cambiando profundamente la naturaleza y los requisitos de los trabajos del futuro. El cambio es tan rápido que muchos de nuestros jóvenes y trabajadores van desempeñarse en trabajos que hoy no existen, usando tecnologías que aún no hemos inventado, para satisfacer necesidades que hoy día ni siquiera imaginamos.

¿Cuáles son los contenidos de esta Modernización Laboral?

Primero, dar mayor libertad y flexibilidad a nuestros trabajadores. Para eso hemos presentado modernizaciones como el trabajo a distancia o teletrabajo, el Estatuto Laboral Joven, el derecho a Sala Cuna Universal y la reducción de la jornada laboral de 195 a 180 horas mensuales y permitir a nuestros trabajadores más libertad y flexibilidad para que puedan ajustar su jornada de trabajo durante los diferentes días de la semana y estaciones del año.

Segundo objetivo de la Reforma Laboral, modernizar de una vez por todas el SENCE, que hoy día no cumple su labor y transformarlo en un eficaz instrumento de educación y capacitación permanente para nuestros trabajadores y también que logre mejoras en productividad y en salarios.

Tercero, fortalecer la Dirección del Trabajo para defender y proteger mejor, y en forma más eficaz y oportuna, los legítimos derechos de nuestros trabajadores.

Y cuarto, modernizar la legislación que regula las negociaciones colectivas, los grupos negociadores y el rol de la Dirección del Trabajo, y darle más poder y más capacidad de decidir a nuestros trabajadores.

1. Cirugía Mayor a la Salud
Una cuarta reforma que también está en este Congreso es la Cirugía mayor a la salud. Cuando una persona está enferma, está débil y está vulnerable y es cuando más necesita que la atiendan con urgencia, la traten con dignidad y cariño y la ayuden a recuperar su salud perdida. Y eso, junto con mejor cobertura financiera frente a enfermedades de alto costo, es el objetivo central de esta cirugía mayor que estamos proponiendo a nuestro sistema de salud.

Estamos fortaleciendo la salud pública con la construcción, entrega e inicio de 50 hospitales y 160 centros de salud primaria, de los cuales 38 ya están en operación, estamos reduciendo las listas y tiempos de espera, mejorando la atención de enfermedades mentales y aumentando significativamente el número de médicos especialistas.

Hemos comenzado la implementación del Hospital Digital, que va a permitir un acceso mucho más oportuno y de mayor calidad, diagnósticos más certeros y tratamientos más eficaces, lo cual sin duda va a ser un tremendo beneficio para todas las comunas de Chile, especialmente las más aisladas. Y ya tenemos 138 postas rurales que son parte de este Hospital Digital.

También la reforma incluye un potenciamiento del FONASA, donde se atienden 14 millones de chilenos, fortaleciendo su acceso, calidad y libre elección, y esto sin duda es una reforma que tenemos que aprobar y con urgencia.

Y, también, estamos reformando el Sistema de Isapres, eliminando las preexistencias y los exámenes previos de salud, permitiendo la libre movilidad de los usuarios entre las distintas Isapres para no tener pacientes cautivos que muchas veces significan grandes abusos. Y también igualando los precios de la salud entre hombres y mujeres, para que nunca más el sólo hecho de ser madres y de enfrentar la maternidad signifique una discriminación contra nuestras mujeres, porque los hijos son responsabilidad de hombres y mujeres y, por tanto, hombres y mujeres tenemos que contribuir con equidad al maravilloso ejercicio de la maternidad.

También presentamos un necesario y anhelado Proyecto que crea el Seguro de Salud para Enfermedades Catastróficas, que establece un gasto máximo en salud por familia, por año, de forma tal de evitar que una enfermedad termine también en una catástrofe financiera. Y cualquier gasto que exceda ese tope máximo no va a ser de responsabilidad de las familias, sino que va a ser financiado por este Seguro Catastrófico de Salud.

Estamos impulsando una Ley para hacernos cargo de una enfermedad tan dolorosa como es el cáncer, y fortaleciendo la Ley Ricarte Soto para enfermedades raras y de alto costo.

Además, para reducir el precio de los medicamentos enviamos una nueva Ley de Fármacos, y para obtener mejores precios anuncio hoy día que FONASA va a licitar la compra de más de 2.000 medicamentos, que representan el 80% del consumo de los chilenos para reducir los precios al cual puedan acceder nuestros compatriotas a esos medicamentos.

No podemos olvidarnos que el mejor guardián de nuestra salud somos nosotros mismos, y que siempre es mejor prevenir que curar, especialmente cuando enfrentamos enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. Por eso, estamos fortaleciendo, y con mucha fuerza, el Programa Elige Vivir Sano, que lidera la Primera Dama, que prioriza la alimentación sana, el deporte y ejercicio, más compartir con nuestras familias y mayor contacto con la naturaleza.

1. Educación de Calidad para Todos
La quinta reforma apunta a la que yo creo que es la madre de todas las batallas, que es mejorar la calidad de la educación para todos nuestros niños y jóvenes.

Sabemos que una buena educación abre un mundo de oportunidades y que la carencia de ella muchas veces conduce a un mundo de frustraciones, y también sabemos que la educación de calidad es el instrumento más poderoso para el desarrollo integral de las personas y también para el desarrollo integral de nuestro país.

Y por eso, en este desafío, hemos planteado tres grandes prioridades: primero, mejorar la calidad de la educación en todos los niveles; segundo, priorizar la educación técnico-profesional; y tercero, priorizar la educación temprana, porque es ahí donde podemos hacer la diferencia y lograr verdadera igualdad de oportunidades.

Y digámoslo claro: no podemos ni vamos a tener educación de calidad si vemos tanta violencia y temor en nuestras salas de clases, si vemos permanentemente a profesores, apoderados y alumnos que están amenazados en nuestras escuelas y colegios.

Por eso impulsamos la Ley Aula Segura que este Congreso aprobó. Por eso impulsamos una Política de Sana Convivencia Escolar, para combatir mejor el bullying y ciberacoso. Porque no permitiremos, y lo digo muy claro, no permitiremos que un puñado de delincuentes sigan atentando con violencia y bombas molotov contra sus propios compañeros, sus propios profesores y sus propios establecimientos educacionales.

También enviamos a este Congreso el Proyecto de Ley para mejorar y crear la Subvención de la Educación Parvularia, que le va a entregar a nuestros niños entre 2 y 4 años, una subvención para Jardines Infantiles con verdaderas garantías de calidad. Eso es poner a los niños primeros en la fila.

Y con respecto al Proyecto de Admisión Justa, que tendrá que analizar este Congreso, lo que busca es asegurar que el mérito y el esfuerzo sean valorados, sean promovidos y sean considerados como parte de nuestro sistema de selección, y no que esta selección quede solamente a la suerte del azar de una tómbola. Y también fortalecer el legítimo derecho de los padres para tener una voz preferente en la elección de la educación de sus hijos.

Finalmente, ya enviamos el Proyecto que expande la gratuidad en la Educación Superior Técnico-Profesional a los estudiantes pertenecientes al 70% de los hogares más vulnerables de nuestro país, y el que crea un sistema mucho más solidario de financiamiento de la educación superior, con una tasa de interés del 2%, estableciendo que los alumnos del 60% más vulnerables no pagan nada mientras están estudiando, y después tienen 18 meses de gracia, estableciendo que nadie pagará más del 10% de su ingreso, y si no tiene ingreso no pagará nada, y además que al cabo de 180 cuotas, cualquier saldo de deuda se extinga automáticamente por el sólo imperio de la Ley.

Ésta es la forma de cumplir con dos grandes compromisos que asumimos, que ningún joven con talento y voluntad se quede fuera de la educación superior por falta de recursos y que ninguna familia vea transformado el sueño de un hijo profesional en una verdadera pesadilla por la mochila de deudas que ello puede significar.

Además, en las próximas semanas enviaremos cuatro Proyectos de Ley para mejorar la calidad de la educación en todos los niveles. Estos proyectos son necesarios y son urgentes.

Por otra parte, y aquí quiero hablarles directamente a mis compatriotas, los desafíos de nuestro país no se agotan en estas 5 grandes reformas o modernizaciones.

Solo por razones de tiempo, hay muchos temas que están en la versión escrita, pero que voy a omitir de esta versión oral. La versión escrita ya está disponible en la página web de la Presidencia.

1. Grandes Urgencias y Modernizaciones del Mundo Productivo
¿Cuáles son esas otras urgencias y modernizaciones?

1. Ciudad, Territorio y Vivienda
Primero, enfrentar de otra forma los desafíos de la ciudad, el territorio y las viviendas. El desarrollo inclusivo tiene que llegar a todas las regiones, a todas las comunas y a todas nuestras familias. Y por eso estamos promoviendo una descentralización y una igualdad de oportunidades, que son dos principios fundamentales en la relación entre nuestras regiones, y para poder avanzar hacia una sociedad más integrada y con menos desigualdades.

9 de cada 10 chilenos vive en ciudades. En consecuencia, la calidad de nuestras ciudades cobra cada día más importancia en la calidad de nuestras vidas. La ciudad es el hogar común, es el espacio de encuentro y el lugar donde vivimos en comunidad, el lugar donde compartimos con nuestros compatriotas. Y debemos aprender de la sabiduría de los griegos antiguos, que eran austeros en sus espacios privados pero grandiosos en sus espacios públicos.

Por eso presentaremos a este Congreso un proyecto de ley que crea el nuevo Ministerio de Ciudad, Vivienda y Territorio, que va a unir a los actuales Ministerios de Vivienda y de Bienes Nacionales, lo que, junto con el incremento en el monto de los subsidios de adquisición y arriendo de viviendas, nos va a permitir alcanzar mayores niveles de integración social, reducir los campamentos y facilitar el acceso de las familias a zonas urbanas con más y mejores servicios, derribando los crueles muros visibles e invisibles que hoy día separan a las familias chilenas.

Queridos compatriotas:

En Chile tenemos un déficit cualitativo de viviendas que superan las 400 mil y cuantitativo que supera el millón de viviendas. Y para cerrar estos déficits y cumplir con el sueño de la casa propia, estamos entregando cerca de 200 mil soluciones habitacionales al año, que incluyen subsidios de construcción, reparación y ampliación de viviendas, y también subsidios de arriendo.

Y sabemos que la Integración Social llegó para quedarse y por eso hemos presentado el Proyecto de Ley de Inclusión Social que permitirá iniciar las obras en 146 nuevos proyectos, que van a significar 25 mil nuevas viviendas que van a tener como sello la integración social.

El año pasado entregamos 11 nuevos parques, destacando el Parque Cerro La Virgen en Yumbel, en Biobío, el Parque Borde Fluvial en Constitución, el Parque Costanera de Saavedra en La Araucanía, entre muchos otros. Y estamos iniciando, y en plena marcha, un esfuerzo por una mejor conservación y remodelación de 37 parques que actualmente están bastante abandonados.

Y para avanzar más en la construcción de ciudades más humanas y sustentables iniciamos este año el diseño y en algunos casos la construcción de 7 nuevos parques emblemáticos: como El Parque Oasis en Calama, el Paseo del Mar en Valparaíso, el Parque Mapocho Río en Santiago, la extensión del Parque Metropolitano en el Cerro San Cristóbal, el Parque Río Claro en Talca, el Parque Urbano en la Isla Cautín y el Parque Costanera en Puerto Montt.

1. Transporte para el Tercer Milenio
Pero además de ciudades más integradas y amigables nos estamos haciendo cargo de una verdadera revolución en materia de transporte público, a través del Proyecto Transporte Tercer Milenio.

Esta modernización incluye la duplicación de la red del Metro en la Región Metropolitana, pasando de 150 a 300 km, a través de la recientemente inaugurada Línea 3, pero también de las nuevas Líneas 7, 8, 9 y 10, y las extensiones de la Línea 2 hasta San Bernardo, la 3 a Quilicura, la 4 a Bajos de Mena y la 6 a Isidora Goyenechea, y está en pleno estudio un tren que permitirá unir la capital con el aeropuerto Arturo Merino Benítez.

Todo esto va a permitir que la mitad de los habitantes de Santiago puedan caminar desde su hogar al Metro o desde su lugar de trabajo al Metro. Y cuando tengamos la Línea 0 que no es una línea tradicional, sino que es construir estacionamientos de bicicletas en todas las líneas del Metro, el 70% de los habitantes de la Región Metropolitana van a poder caminar o pedalear hasta una estación del Metro. Y esto recupera lo más valioso que es más tiempo para la familia, para la cultura, para el deporte, para el tiempo libre.

Estamos también y con mucha fuerza impulsado los trenes suburbanos, como el tren Santiago – Nos, el tren Santiago - Rancagua, que ya están en pleno funcionamiento, el tren Santiago - Malloco - Melipilla, que acabamos de anunciar, y el tren Santiago - Batuco - Til Til, que está en pleno proceso de evaluación ambiental.

Y también, porque no nos olvidamos de nuestras regiones, vamos a extender la red Merval desde Limache hasta La Calera y la red Biotren desde Coronel hasta Lota y desde Concepción hasta Penco. Estamos recuperando el tren Santiago-Chillan, que tendrá estaciones en Rancagua, Curicó, Talca y San Fernando y en los estudios de trenes de cercanía en muchas de las capitales regionales de nuestro país. Y, por supuesto, involucrados en una profunda modernización de la flota de trenes en todo el territorio nacional.

Anuncio hoy que el Ministerio de Obras Publicas ha declarado de interés público los proyectos para construir los tan anhelados trenes rápidos y de carga y pasajeros, que conectarán la ciudad de Santiago con el puerto de San Antonio y el puerto de Valparaíso. En esta última semana he estado dos veces en Concepción y quiero anunciar que Ferrocarriles del Estado ha iniciado el estudio para analizar la viabilidad urbana y económica de construir metros en otras ciudades de Chile y vamos a partir por Concepción.

Para fortalecer nuestros puertos, estamos avanzando en la licitación del Puerto de Gran Escala en San Antonio y en la ampliación del Puerto de Valparaíso.
Y como parte de esta revolución en materia de transporte, ya está en marcha el Proyecto Red Metropolitana, que va a reemplazar al tristemente célebre Transantiago, modernizando la tecnología y los buses, dejando atrás los combustibles fósiles y avanzando decididamente hacia la electromovilidad. De hecho, hoy día la ciudad de Santiago, dejando fuera las ciudades chinas, es la ciudad con más buses eléctricos circulando por sus calles. Y durante nuestro Gobierno, vamos a renovar 5.300 buses del sistema de transporte de Santiago lo que representa más del 80% de la flota actual, todos ellos con estándares de calidad RED y la mayoría de ellos con tecnología de electromovilidad.

Esta modernización también va a llegar a todas nuestras regiones. De hecho, esta semana iniciamos el despliegue de la RED Concepción. Porque queremos que Chile entero, de Norte a Sur, se beneficie de esta revolución en materia de calidad, certeza y seguridad de nuestro sistema de transporte público.

Esto va a significar un nuevo sistema de transporte público que recoge las nuevas tecnologías y que es más cómodo, más limpio, menos ruidoso y que tiene altos estándares pensando en los usuarios como aire acondicionado, Wifi, puertos USB para cargar utensilios y también, asientos más cómodos y facilidad de acceso para personas con movilidad reducida. Y todo esto, y no dejo de recordarlo, va a permitir, no solamente un mejor sistema de transporte público, sino que más tiempo para la familia, porque no vivimos para trabajar, sino que trabajamos para vivir y eso nunca debemos perderlo de vista.

1. Telecomunicaciones para un Chile Integrado
En materia de telecomunicaciones para tener un Chile más conectado. Sabemos lo que significa vivir conectados y comunicados con nuestros seres queridos y también con el mundo del trabajo y con el mundo de las oportunidades.

Por eso esta semana completamos la Fibra Óptica Austral que une Puerto Montt con Puerto Williams, integrando a la Región de Aysén y a la Región de Magallanes a la cultura digital. Además, estamos avanzando a pie firme en una carretera óptica digital que representa 10 mil kilómetros, desde Arica hasta Magallanes, y que va a conectar a todo Chile y a todas las comunas de nuestro país y avanzando en un Cable Óptico Submarino que va a permitir unir a Chile con el mundo de Asia, completando así nuestra conexión digital con el mundo entero.

Además, Chile va a ser uno de los primeros países en el mundo, no el primero porque Corea del Sur ya lo hizo, en implementar la Tecnología 5G que es la vanguardia y la puerta de entrada a la revolución tecnológica del internet de las cosas, las ciudades inteligentes y un mundo de oportunidades que abren estas nuevas tecnologías.

1. Obras para Chile
Una cuarta prioridad, Obras para Chile, infraestructura, porque para construir el Chile del futuro, para integrar y dar mayores oportunidades a las regiones, para mejorar la calidad de vida de todos nuestros compatriotas, nuestra mirada no puede estar puesta solamente en un periodo de 4 años, tenemos que levantar la vista y prepararnos para las próximas 4 décadas.

Y, por eso, elaboramos el Plan Nacional de Infraestructura que establece una red integrada de carreteras, puertos y aeropuertos, y una muy ambiciosa cartera de proyectos estratégicos.

Nuestro programa de infraestructura contempla inversiones por US$ 4 mil millones este año y más de US$ 20 mil millones durante el periodo de nuestro Gobierno.

E incluye obras tan emblemáticas como el puente sobre el Canal de Chacao, que va a unir al Chile continental con la mágica Isla de Chiloé, la autopista Américo Vespucio Oriente, los hospitales Félix Bulnes, Salvador, Cauquenes, Constitución, Parral, San Bernardo, Nacimiento, Coronel y Lota; muchos estadios y recuperación o restauración de obras de valor patrimonial.

Y dado que el tránsito por nuestras autopistas está creciendo a un ritmo de 10% al año, nuestro plan incluye la construcción de 17 mil kilómetros de rutas, considerando 10 mil kilómetros de caminos básicos y 4 mil kilómetros de caminos en comunidades indígenas, e incorpora también la construcción de terceras vías en las rutas de mayor tráfico, como, por ejemplo, la Ruta 5 Sur hasta Rancagua, la Ruta 78 hasta Talagante y la Ruta 68 hasta el enlace Pudahuel.

Y estamos implementado y acelerando el Plan Chile sin Barreras, que va a permitir eliminar los peajes físicos, evitando que los vehículos deban detenerse, lo cual mejora la seguridad y la fluidez de nuestras carreras. Y estamos negociando una rebaja en el reajuste de 3,5% en los peajes que vienen aplicando muchas de las concesionarias por contratos que se firmaron hace ya más de 20 años.

También ayer recibimos las ofertas para la concesión de la Carretera de la Fruta, También vamos a expandir la carretera Talca – Chillán, la ampliación de la Carretera Austral, que va a permitir conectar las regiones de Aysén y Magallanes con el resto del país, por territorio chileno, durante los 365 días del año. Y ustedes pueden ver son muchos los proyectos que por razones de tiempo no puedo enumerar en esta ocasión.

Porque cada vez son más los chilenos que viajan en avión, cuyo tráfico está creciendo a más del 10% al año y los precios cayendo con aún más velocidad. Estamos fortaleciendo una verdadera red de aeropuertos con la ampliación y modernización de aeropuertos como Arturo Merino Benítez en Santiago, La Florida en la Serena, Torquemada en Viña del Mar y los aeropuertos de Pucón en La Araucanía, Pichoy en Valdivia, Carriel Sur en Concepción, Balmaceda en Aysén y Carlos Ibáñez del Campo en Punta Arenas. Estas obras nos van a permitir avanzar en la descentralizarán de nuestro país, permitiendo que existan viajes entre regiones y desde las regiones hacia el extranjero, sin tener que pasar siempre por la ciudad de Santiago.

1. Energía Limpia para Chile
Un quinto aspecto y que cada día es más urgente y necesario, Energías Limpias para Chile. Chile fue pobre en las energías del pasado, como carbón, petróleo, gas, pero somos inmensamente ricos en las energías del presente y el futuro como la energía del sol, del viento, la mareomotriz, la geotermia.

Por eso, estamos avanzando hacia la descarbonización de nuestra matriz energética. Las centrales a carbón representan hoy día el 40% de nuestra generación eléctrica y ya estamos avanzando a pie firme y pronto compartiremos noticias más concretas para reducir significativamente ese porcentaje. Y, además, esperamos durante las próximas tres décadas lograr descarbonizar íntegramente nuestra matriz energética y transformar a Chile en uno de los primeros países del mundo en lograr ser Carbono Neutral, es decir, que lo que emitamos y lo que absorbemos se compensen y no sigamos contribuyendo, como país, al calentamiento global. Sin duda, legar un país limpio a nuestros hijos es la mejor herencia que podemos entregarles.

1. Chile, Potencia Agroalimentaria
También estamos trabajando en transformar a Chile en una potencia agroalimentaria. Ustedes saben que la demanda por alimentos está a mucha velocidad en el mundo entero, y que la agricultura y el mundo rural representan para nosotros un doble desafío: primero, ahí están las raíces de nuestra historia, tradición e identidad como país.

Y, además, tenemos formidables fortalezas. Tenemos la capacidad de transformar a Chile en una Potencia Agroalimentaria porque somos uno de los pocos países del hemisferio sur con tener climas mediterráneos, estar en contra estación con los principales mercados del mundo, especialmente los del hemisferio norte, tener tratados de libre comercio con las principales economías del mundo, contar con un valioso patrimonio de seguridad sanitaria y, además, una gran capacidad de trabajo y producción de nuestros trabajadores del mundo del campo y el mundo rural.

Y estas fortalezas ya están mostrando resultados. Yo sé que a veces algunos pierden la paciencia cuando destacamos buenas noticias. El año pasado, la agricultura en nuestro país creció un 5,8% y las exportaciones en un 15,2%, logrando alcanzar cifras superiores a los US$ 18 mil millones y dando empleo a casi 800 mil compatriotas. Esa es la potencia de nuestra agricultura y de nuestro mundo rural.

Por eso, pronto enviaremos a este Congreso un proyecto de ley que crea el nuevo Ministerio de Agricultura y Alimentos, que va a incorporar la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, que hoy día está en el Ministerio de Economía, para fortalecer la institucionalidad, la coordinación y la capacidad de acción en este importante campo.

Y sabemos que el agua puede ser un verdadero cuello de botella para nuestro desarrollo. Por eso, hemos priorizado la construcción de 26 nuevos embalses, como los de Valle Hermoso en Coquimbo y Chironta en Arica. Y durante nuestro Gobierno vamos a iniciar las obras en los embalses de Punilla en Ñuble y de Las Palmas en Valparaíso. Y algo muy promisorio y que ya estamos aplicando en forma cada vez más intensa, que es recargar nuestros Acuíferos Naturales. Hoy día el 83% del agua que corre por nuestros ríos se pierde en el mar, son más de 8 mil millones de metros cúbicos al año y si podemos utilizar mejor esa agua vamos a poder aumentar de 1,2 a 2,4, es decir, duplicar la cantidad de millones las hectáreas que podemos dedicar a la agricultura en nuestro país.

Y para esto es fundamental impulsar la asociatividad entre pequeños y medianos agricultores, que, si bien saben producir muy bien, tienen graves problemas para acceder al financiamiento, las tecnologías y los mercados.

1. Justicia y Derechos Humanos

En las últimas semanas hemos conocido un despliegue absolutamente inaceptable de bandas de narcotraficantes, que además tienen un espejo en nuestras cárceles, con intolerables condiciones de privilegios para los capos de la mafia. Por eso, estamos desmantelando, y de una vez por todas, esa red de corrupción y narcotráfico que observamos en Colina 2 y que la estamos desmantelando en todas las partes en que ella exista, de forma tal de evitar que los capos de la mafia crean que una vez presos pueden vivir una vida de lujos sin someterse a ninguna autoridad. Y estamos aplicando esta misma política en todas las cárceles que lo ameritan.

Le he encomendado a los Ministros de Interior y Justicia la adopción de todas las medidas necesarias para combatir en forma drástica el narcotráfico dentro y fuera de nuestras cárceles. Y quiero ser claro y categórico: no permitiremos estos abusos e impunidad porque vamos a aplicar tolerancia cero a los narcotraficantes, estén donde estén, dentro o fuera de nuestras cárceles.

Y quiero compartir con ustedes una buena noticia. Todos recordamos ese narco funeral que fue ampliamente difundido por los medios de comunicación. Quiero informarles a ustedes que 7 de los participantes armados en ese narco funeral fueron detenidos y están hoy día enfrentando la justicia.

Por supuesto que hay otros temas de importancia como un Plan de Infraestructura Penitenciaria, también estamos impulsando con mucha fuerza un Plan Nacional de Derechos Humanos, que ponga atención especial en los sectores más vulnerables, como nuestros niños y adolescentes; como las personas privadas de libertad; como nuestros pueblos originarios; como las personas con discapacidades; los adultos mayores y por supuesto los más pobres de nuestra sociedad.

Y con el propósito de mejorar la justicia en nuestro país, propondremos a este Congreso una serie de Proyectos de Ley para buscar terminar con el lobby judicial, aumentar los requisitos para el nombramiento de nuestros jueces y también modificar el sistema que se aplica hoy día para nombrar a nuestros jueces y a nuestros fiscales. Y un proyecto para aprender de la experiencia de los últimos 10, 12 años de aplicación del nuevo Sistema Procesal Penal y poder perfeccionarlo.

Igual estamos trabajando, y próximos a enviar a este Congreso un nuevo Código Penal, el actual data de hace varios siglos, revisando el otorgamiento de libertades provisionales especialmente cuando son delitos graves o cuando hay extensas reincidencias. Porque no vamos a permitir que delincuentes peligrosos sientan que tienen la impunidad de pasearse por nuestras calles ni mucho menos que los delincuentes más violentos salgan de la cárcel, antes que sus víctimas del hospital.

Estamos impulsando importantes reformas a nuestra Justicia Civil, que es la justicia que requiere la inmensa mayoría de nuestros ciudadanos para facilitar su acceso, simplificar sus procedimientos, acortar sus tiempos y otorgar un sistema que sea más confiable y oportuno para nuestros ciudadanos.

1. Cultura

En el campo de la cultura, que es el alimento del alma. En este maravilloso mundo de la cultura, estamos avanzando en muchos frentes, como la democratización, a través de más y mejor infraestructura, la renovación de nuestros museos, la incorporación de tecnologías digitales participativas, el fortaleciendo de nuestra red de centros culturales municipales y teatros regionales. Y, además, potenciando la información y el acceso, a través de la plataforma digital Elige Vivir Cultura.

Pero, sobre todo, quisiera destacar el Proyecto de Ley de Patrimonio Cultural, que extiende el concepto de patrimonio cultural no solamente a los monumentos, sino que también la protección de nuestro patrimonio cultural artístico como son nuestros rituales, nuestros paisajes, nuestras expresiones y nuestro folklore, nuestras expresiones artísticas y rituales y nuestros maravillosos paisajes. Y, de esta forma, enriquecernos como sociedad y proyectarnos con más fuerzas hacia el futuro.

1. Ciencia y Tecnología

La Ciencia y la Tecnología han hecho y van a seguir haciendo gran parte de la diferencia entre el éxito y el fracaso de los países.

Por eso, en diciembre pasado pusimos en marcha el nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, cuya misión es articular y guiar el desarrollo científico y tecnológico de nuestro país hacia los grandes descubrimientos de la modernidad, hacia el conocimiento y la innovación, para poder racionalizar y coordinar mejor los múltiples fondos y programas hoy dispersos en muchos distintos Servicios y Ministerios, y para aprovechar mejor el enorme potencial que nuestros científicos, nuestros observatorios naturales, como el de la Astronomía en el norte y como el de la Antártica en el sur. Y aprovecho de compartir con mis compatriotas que vamos a ser anfitriones de uno de los grandes fenómenos de la astronomía en este mes, como es un eclipse total de sol en la Región de Coquimbo.

En el campo espacial, quiero anunciar que hemos decidido desarrollar un nuevo programa satelital, que comprende la adquisición y puesta en marcha de un moderno satélite, que esta vez va a funcionar en red con otros satélites, reemplazando al actual FASAT-CHARLIE que está en sus últimos días de vida, y que va a estar al servicio, no solamente de las FFAA, sino que, de las FFAA, del Estado y toda la sociedad civil.

1. Minería

Para que Chile siga siendo un líder mundial en minería estamos desarrollando una minería más moderna y sustentable, avanzando en una cartera de más 44 grandes proyectos de inversión, que significan de US$65.000 millones en el período 2018 – 2027. Este año capitalizamos Codelco en más US$1.000 millones, para financiar sus grandes proyectos que le van a permitir renovarse, como Chuquicamata subterráneo, el nuevo nivel de la Mina El Teniente y tantos más. Y hemos destrabado proyectos de inversión que estaban capturados en la burocracia por más de US$5.000 millones.

Pronto anunciaremos la nueva Política Nacional del Litio, para que Chile sea líder y pueda aprovechar en plenitud y agregar valor a este valioso recurso mineral.

1. Deportes

En materia de deportes que nos enseñan valores como el esfuerzo, la lealtad, el trabajo en equipo, que son válidos tanto dentro como fuera de la cancha, porque mente sana en cuerpo sano, y porque el deporte mejora la salud física y la salud mental y se constituye en una poderosa herramienta para prevenir males como la delincuencia, la drogadicción o el alcoholismo.
La meta de nuestro Gobierno es aumentar de 3,5 a 5 millones las chilenas y los chilenos que practicamos ejercicios y deportes. Y estamos desarrollando tres grandes programas a nivel nacional: Chile Se Mueve, que ya ha llegado a un millón de personas en 328 comunas; Crecer en Movimiento, que se enfoca en la etapa escolar; y los Centros Elige Vivir Sano que están proveyendo una infraestructura múltiple y diversa a muchas de las comunas de nuestro país.

Y nos estamos transformando en una verdadera gran casa de eventos. Fuimos anfitriones de la Fórmula E, el Mundial de Rally y la Copa América Femenina. El 2023 seremos la sede de los Juegos Panamericanos, este año tendremos la final de la Copa Libertadores.

Y además estamos postulando a organizar el Mundial de Fútbol del 2030, junto a otros países del continente cuando celebraremos los 100 años del primer Mundial de Fútbol del año 1930.

1. Calidad de la Democracia y las Instituciones y Modernización del Estado
Y hay un tema que tenemos que enfrentar con unidad y con madurez, que es mejorar la calidad de nuestra democracia y la fortaleza de nuestras instituciones y la modernización del Estado. Una de las fortalezas de nuestro país, desde su nacimiento como Nación independiente, ha sido la fortaleza y solidez de nuestras instituciones.

Sin embargo, en los últimos tiempos estamos observando un creciente deterioro en la calidad de la política y un creciente debilitamiento en la calidad o fortaleza de nuestras instituciones. Instituciones tan importantes como el Poder Judicial, el Ministerio Público, las Fuerzas Armadas y de Orden, y también nuestras instituciones políticas.

Por eso, quiero convocar hoy día a todos los Parlamentarios y a todos nuestros compatriotas a un gran Acuerdo Nacional Amplio y Transversal, para liderar, a través del Ministerio del Interior, un esfuerzo que mejore y fortalezca la calidad de nuestra política y de nuestras instituciones republicanas, con el fin de poder renovar y fortalecer las confianzas que la ciudadanía deposita en ellas, lo que es fundamental para la buena marcha de nuestra República.

Y una reflexión: no hay democracia sana sin separación de los Poderes del Estado. Por eso la autonomía del Poder Judicial y el respeto y acatamiento de los fallos es absolutamente fundamental. Pero también para fortalecer nuestro Estado de Derecho hay que reconocer que todas las autonomías tienen límites y exigen de todos los Poderes del Estado respetar los espacios que, desde principios de nuestra República, se les han asignado a los otros poderes del Estado. La autonomía y el respeto por las atribuciones de todos los Poderes del Estado es la más poderosa garantía de libertad y certeza jurídica para todos nuestros compatriotas frente al poder del Estado.

1. Probidad y Transparencia

Y en materia de probidad y transparencia, la fortaleza del alma de una nación se basa en el prestigio y calidad de sus instituciones, pero, sobre todo, en la confianza que los ciudadanos depositan en ellas. Y aunque Chile lidera los rankings de probidad y transparencia en América Latina, hemos visto en los últimos años signos preocupantes de debilidad en materia de probidad y transparencia que merecen y requieren una acción más oportuna y robusta.

Por eso, dentro de la Agenda de Probidad y Transparencia, aprobamos el Proyecto de Ley que aumenta las penas para los delitos de soborno y de cohecho, e ingresamos otro proyecto que fortalece la transparencia e integridad pública, la cual será extendida y con mucha fuerza a los Gobiernos Regionales y a los Gobiernos Comunales, junto con la creación de un sistema que nos permita recoger con mayor eficacia las denuncias de corrupción en nuestro país.

1. Congreso Nacional

Nuestra democracia también necesita un mejor funcionamiento del Congreso Nacional. Desde hace años se ha producido un creciente deterioro en la percepción ciudadana respecto del funcionamiento de nuestro Parlamento.

Y es hora de dar una respuesta profunda y coherente: por eso, presentaré a este Congreso una Reforma que permita modernizar su funcionamiento, agilizar sus tiempos, mejorar la calidad de la legislación y al mismo tiempo impulsaremos una Reforma Constitucional para reducir a 120 el número de diputados y a 40 el número de Senadores y poner límites a las reelecciones de Senadores, Diputados y Alcaldes en sus mismos territorios para renovar y oxigenar nuestra política y para darle más oportunidades de los ciudadanos en todas y cada una de las regiones de nuestro país.

Hoy apelo a la colaboración de nuestros parlamentarios para poner el bien de Chile por sobre legítimas posiciones personales. Porque como dije antes, el Ejecutivo y el Legislativo no están para enfrentarse ciegamente en una lucha sin cuartel, sino que para colaborar con buena voluntad en beneficio de todos los chilenos y trabajar juntos para fortalecer nuestra democracia, para impulsar el desarrollo, para mejorar la calidad de vida de nuestros compatriotas y también para recuperar las confianzas de la ciudadanía en nuestra política, en nuestras instituciones y en nuestra democracia.

1. Modernización del Estado

En materia de modernización del Estado. En las últimas décadas Chile ha avanzado mucho, pero el Estado no siempre ha sido capaz de seguirlo en ese ritmo. Todavía tenemos un aparato público recargado de burocracia, de papeleo, de filas y de hacerle difícil la vida a la gente en un mundo cada día más moderno y más digital.

El programa ChileAtiende, que lanzamos durante nuestro primer Gobierno, ha acercado los servicios del Estado a las personas. Hoy día el 50% de los trámites que los ciudadanos tienen que hacer con el Estado los pueden hacer mediante esta Red Digital desde la comodidad de sus teléfonos celulares o computadores. Y durante nuestro Gobierno vamos a expandir de 50 a 80% los trámites que las personas podrán hacer en forma digital sin perder tiempo, sin gastar recursos innecesarios.

Estamos integrando la red de ChileAtiende con la red de sucursales del Registro Civil, creando así un complemento a través de una poderosa red de oficinas públicas que tendrán la misma capacidad de resolver los problemas y tramitar los requerimientos de los ciudadanos que esta Red Digital.

Nuestro desafío es muy simple, que ningún chileno, cuando realice un trámite con el Estado tenga que hacer filas o que le pidan un papel que ya se le pidieron o que el propio Estado emite. Eso es un Estado al servicio de los ciudadanos. Y quiero recordar que, hoy día, a pesar de los avances, todavía hay 180 trámites que deben realizarse con el Estado en que se le pide Certificado de Nacimiento a los ciudadanos que quieren hacerlo, eso va a terminar y en forma muy, muy pronta.

Hace un par de meses, para incentivar esta nueva forma de atender a los ciudadanos, decretamos la gratuidad total de los principales certificados que entrega el Registro Civil cuando lo hagan a través de internet o la Red Digital, y hemos logrado avances notables en materia de uso de las licencias médicas electrónicas, bajando el tiempo promedio de pago de estas licencias de 64 a 25 días, lo cual significa un tremendo alivio para las personas que lo necesitan. Y estamos avanzando con mucha fuerza hacia un Estado Digital, que nos permita terminar con esa cultura de la burocracia, los papeles y las filas que tanto angustian a nuestros compatriotas.

1. Descentralización

Y quiero también, en materia de descentralización ratificar nuestro firme compromiso con una efectiva y real descentralización, que permita empoderar a nuestros Gobiernos Regionales y Municipales, transfiriéndoles más competencias, más funciones, más responsabilidades y más recursos, pero al mismo tiempo, exigiéndoles mayor probidad, mayor eficacia, mayor responsabilidad y mayor participación ciudadana. Porque todos los distintos niveles del Gobierno, central, regional y municipal tienen un solo norte, atender bien a nuestros compatriotas.

Por eso hemos puesto en marcha la transferencia de más de 15 competencias, desde el Gobierno central hacia los Gobiernos regionales, en un proceso que está iniciándose, pero que está lejos de terminar.

Para perfeccionar el proceso de descentralización y regionalización vamos a convocar a una Mesa de Trabajo de unidad y pluralista que nos permita, y con mucha urgencia, perfeccionar claros errores que existen en la actual ley y para avanzar a pie firme hacia el empoderamiento verdadero de nuestros Gobiernos Regionales y de nuestros Municipios.

En estos 15 meses he estado muchas veces en todas las regiones de Chile y he tenido la oportunidad de presentar en cada una de ellas los Planes de Desarrollo Regional que establecen las metas, las políticas, las acciones para que todos los ciudadanos puedan participar y también puedan fiscalizar el cumplimiento del Plan. Y de esa manera, estos planes significan una inversión de más US$160 mil millones, lo cual es probablemente la inversión más grande que se ha hecho en nuestras regiones en un determinado periodo de tiempo en toda nuestra historia. E involucran más de 2 mil proyectos en iniciativas públicas en un plazo de 8 años.

1. Chile y el Mundo

Quiero levantar por un momento la mirada hacia el mundo. En el pasado, Chile fue un país aislado por sus hermosas barreras naturales: el Desierto de Atacama en el norte, la Cordillera de los Andes en el este, el Océano Pacífico en el oeste y los grandes hielos y la Antártica en el sur. Pero hoy día somos un país abierto e integrado al mundo y tenemos la mayor red de acuerdos comerciales de todos los países del mundo.

Y los principios con los que hemos enfrentado esta acción internacional son los mismos de siempre: firme defensa de nuestra soberanía e integridad territorial, compromiso con la democracia y los derechos humanos, respeto a la autodeterminación de los pueblos, compromiso con el multilateralismo y el libre comercio y apoyo a un orden internacional basado en reglas claras y transparentes, y siempre respeto por el derecho internacional y por la solución pacífica de las controversias.

Con Argentina y Perú celebramos Gabinetes Binacionales donde adoptamos más de 150 acuerdos y compromisos que van a cambiar y para mejor la vida de los chilenos; no los voy a mencionar porque ciertamente son muchos. Y esto involucra no solamente integración física, también integración digital, mejor uso de nuestros recursos compartidos como el agua en el norte, mejor integración de nuestras aduanas y pasos fronterizos, mayor facilidad para el libre comercio. Y estamos trabajando para hacer que esta integración con nuestros países vecinos conozca mejores días que los que ya ha conocido. Y, por esa razón, estoy convencido que vamos a poder avanzar en nuestras relaciones con nuestros países vecinos.

Las pretensiones marítimas de Bolivia, sin duda, enfriaron nuestras relaciones. Sin embargo, hace ya 8 meses la Corte de La Haya hizo justicia, aplicó el derecho y puso las cosas en su lugar, estableciendo en forma clara y categórica, y de una vez por todas, que Chile nunca ha incumplido ningún compromiso con Bolivia; nunca ha tenido, ni tampoco tiene ninguna obligación de negociar accesos soberanos de mar para Bolivia, porque en virtud del Tratado de 1904, que fue válidamente celebrado y se encuentra plenamente vigente, la Región de Antofagasta y sus mares nos pertenecen legítimamente y a perpetuidad a los chilenos. Y estamos defendiendo también, en esa misma Corte, nuestros legítimos derechos sobre las aguas del río Silala.

Y les puedo asegurar a mis compatriotas que, al igual como lo han hecho todos los Presidentes que me han antecedido, este Presidente y este Gobierno, sabrá defender con toda la fuerza de la voluntad, la historia, los hechos y el derecho nuestra integridad territorial, nuestro territorio, nuestro mar, nuestra soberanía y nuestros legítimos intereses.

Este año vamos a ejercer como Chile, como país, la Presidencia de la Alianza del Pacífico y PROSUR. Vamos a dar un nuevo impulso a la Alianza del Pacífico, avanzando hacia nuevos estadios de integración y colaboración, promoviendo la incorporación de nuevos países asociados como Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Singapur, y una mayor convergencia con MERCOSUR.

Respecto a PROSUR, que constituye el único foro y lugar de encuentro, coordinación y colaboración entre los países democráticos de América del Sur, ya hemos desarrollado los Planes Sectoriales que acordamos con los Presidentes en la Cumbre que celebramos en Chile, en el campo de la infraestructura, energía, salud, defensa, seguridad y desastres naturales.

Y una palabra para nuestros hermanos de Venezuela. Junto al Grupo de Lima y la Unión Europea, hemos defendido con convicción y firmeza, la democracia, las libertades y el respeto a los derechos humanos en Venezuela, que son parte esencial de los principios que siempre han orientado nuestra política exterior. Digámoslo claro: Venezuela tiene hoy una dictadura corrupta e incompetente, que no respeta las libertades, que no respeta la separación de poderes, que tiene a cientos de venezolanos como presos políticos y que además ha condenado a su pueblo a la más cruel y dramática crisis humanitaria de la historia de ese país.

Digámoslo fuerte y claro, Chile respeta la autodeterminación de los pueblos, pero no la autodeterminación de los dictadores. La dictadura de Venezuela tiene que terminar en forma pacífica y con elecciones libre, transparentes y democráticas.

Chile cree en el multilateralismo y en la colaboración entre los países. Por eso este año seremos anfitriones de las más importantes cumbres a nivel mundial, como es la APEC y la COP25.

En APEC, el Foro Económico del Asia Pacífico, vamos a defender el libre comercio, especialmente dada la actual confrontación entre EEUU y China, un orden internacional basado en reglas claras y transparentes y el fortalecimiento de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En la Cumbre contra el Cambio Climático, COP25, vamos a promover compromisos más ambiciosos y más exigibles de parte de los países, que aquellos que se lograron en la Cumbre de París, porque esos compromisos no son suficientes. Y además, vamos a incorporar como tema prioritario la protección de los océanos y la protección de la Antártica, que son dos elementos centrales en la lucha contra el cambio climático.

Además, lo que sin duda constituye un valioso reconocimiento a nuestro país y a todos los chilenos: este año vamos a participar en la Cumbre del G-20 en Japón y también en la Cumbre del G-7 en Francia, donde se reúnen los lideres de las mayores potencias del mundo, y a la cual nosotros hemos sido invitados.

Quiero decir que los últimos 15 meses han sido muy fecundos para nuestra política exterior. Tuvimos la oportunidad de reunirnos con 19 Presidentes de nuestro continente, 12 Presidentes de Europa, 11 de Asia, incluyendo los Presidentes de países como Estados Unidos, China e India. Y en esos encuentros hemos logrado suscribir más de 60 acuerdos con estos países en claro beneficio de la calidad de vida de nuestros compatriotas.

Y estamos impulsando la suscripción y modernización de nuevos acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, India, Corea del Sur, Singapur, Nueva Zelanda, Brasil, Centroamérica, los países de ASEAN y la Unión Euroasiática, que lidera Rusia. Y hoy día el Senado tiene una gran responsabilidad: y yo les pido que meditemos con profundidad y aprobemos el Acuerdo Transpacífico TPP 11, que permite, resguardando todos los intereses de Chile, abrir mercados de más de 500 millones de personas, que van a promover la exportación de más de 3000 productos de nuestro país, la mayoría de ellos producidos en nuestras regiones, y que además nos va a dar mayor estabilidad y seguridad en nuestro comercio exterior en tiempos de tantas incertidumbres y tantas amenazas.

1. Defensa y Fuerzas Armadas
Nuestras Fuerzas Armadas son esenciales para la defensa de nuestra soberanía e integridad territorial y requieren y van a tener siempre una suficiente capacidad disuasiva para poder mantener la paz.

Sin duda, tenemos mucho que avanzar en perfeccionar la sujeción de nuestras Fuerzas Armadas a la autoridad política democráticamente elegida y también reconstruir las confianzas dañadas por hechos de público conocimiento.

Por eso estamos reimpulsado el Proyecto de Ley que crea un nuevo Sistema de Financiamiento para las adquisiciones de nuestras Fuerzas Armadas y para proveerles de las Capacidades Estratégicas de la Defensa, que reemplaza la Ley Reservada del Cobre, y que permite tener mayor probidad, mayor transparencia, mayor eficacia, mayor participación de nuestro Congreso Nacional y un mejor uso de los recursos públicos asignados a nuestras Fuerzas Armadas.

A ello se suma la extensión y modernización de la carrera militar, que incorpora el mérito y no sólo la antigüedad como un factor fundamental en los ascensos, y que permite aprovechar mejor la experiencia acumulada por nuestros hombres de armas y además genera un significativo alivio en el costo previsional de nuestras Fuerzas Armadas.

También estamos fortaleciendo la polivalencia de nuestras Fuerzas Armadas, para potenciar su aporte y colaboración que siempre han hecho en tiempos de paz, especialmente ante catástrofes naturales y en zonas aisladas, cosa que lo pudimos ver con nuestros propios ojos ayer y hoy día en la Región del Biobío. Los chilenos reconocemos, valoramos y sentimos que es un gran aporte para mejorar nuestras capacidades de desarrollo y la calidad de vida de nuestros compatriotas.

1. Desafíos y oportunidades del futuro
Respecto a los desafíos y oportunidades del futuro, hay muchos desafíos, pero hay dos de ellos que son particularmente urgentes e importantes:
1. Envejecimiento de nuestra Población
Hoy nuestra población está envejeciendo y con gran velocidad. Porque cada día nacen menos niños y porque cada día vivimos más.

Dada esta rápida caída en la tasa de fertilidad, estamos buscando compatibilizar mejor el mundo de la familia con el mundo del trabajo y porque sabemos lo difícil que es para aquellas parejas que quieren tener hijos y no pueden, estamos expandiendo significativamente el acceso, la calidad y el número de terapias y tratamientos para poder enfrentar la infertilidad de cientos de miles de parejas chilenas.

Y la tercera edad no puede ser sinónimo de carencias, enfermedad y soledad, como desgraciadamente es para muchos de nuestros actuales adultos mayores. Y por eso tenemos que construir un país en que podamos esperar esa tercera edad en forma positiva, sin temores.

Hemos puesto el envejecimiento positivo en el centro de nuestra agenda pública. Porque queremos que la tercera edad sea un tiempo para cosechar lo que sembramos durante nuestras vidas, una etapa para la cual nos preparemos con esperanza y que podamos vivir con alegría, junto a lo que sembramos: nuestros hijos, nietos, familia, amigos, mascotas, afectos y amores.

Y estamos empeñados en mejorar la calidad de vida de esos 3 millones de adultos mayores, a través de acciones muy concretas, como el mejoramiento de las pensiones y un mejor acceso y calidad de la salud. Y ésta es una tarea que ya no podemos seguir postergando.

Por esa razón, porque queremos que en esta materia podamos avanzar, pronto enviaremos a este Congreso una ley que nos permita un tratamiento integral para el envejecimiento positivo de nuestra población.

1. Cambio climático y Calentamiento Global
El segundo desafío, el cambio climático y el calentamiento global, que lo estamos viviendo todos los días. El cuidado de nuestro planeta es un compromiso no solamente moral con nosotros mismos, es sobre todo un compromiso con nuestros hijos, nietos y los que vendrán.

Si bien Chile representa sólo el 0,25% de las emisiones mundiales, es una de las 10 naciones más vulnerables al cambio climático y calentamiento global.

Por esa razón, esta noche quiero dirigirme a nuestros niños y niñas, cuya conciencia, compromiso y motivación con la protección de nuestro medio ambiente, naturaleza, nuestro país y nuestro planeta, sin duda nos inspira y nos emociona.

Y les quiero pedir que nos ayuden, que nos ayuden a comprometer a sus padres y a sus familias y a los mayores en esta noble y necesaria causa de proteger mejor nuestro ambiente y nuestra naturaleza. Porque son las pequeñas acciones que cada uno toma, las que, sumadas a muchas otras, producen los grandes cambios.

Y Chile necesita un cambio cultural: pasar de esa cultura de lo desechable a una cultura de los reciclable, que es lo que nos está pidiendo a gritos, y a veces con desesperación, nuestra naturaleza.

No podemos olvidar que somos la primera generación que está sintiendo los rigores del cambio climático, pero también somos la última que podemos hacer algo para que no se transforme en una verdadera tragedia.

Por eso, pronto enviaremos a este Congreso la Ley Marco para combatir el Cambio Climático.

Pero si bien tenemos grandes desafíos que enfrentar, también tenemos poderosas herramientas a nuestra disposición.

1. Revolución tecnológica
La cuarta revolución tecnológica y la sociedad del conocimiento y la información, que ya están golpeando nuestras puertas y cambiando la forma en que nos educamos, nos comunicamos, nos informamos, trabajamos y vivimos nuestras vidas, ha demostrado ser una revolución muy generosa con los países que están dispuestos a abrazarla y asumirla, pero cruel con aquellos países que simplemente la ignoran o le dan la espalda.

Ésta es una revolución que son como las olas del mar que vemos en el horizonte. Podemos esperar de brazos caídos hasta que nos lleguen, nos revuelquen y nos causen daño, o podemos prepararnos para subirnos arriba de ellas como hacen los surfistas y utilizar su fuerza en nuestro beneficio.

Quiero hacer dos preguntas:

¿Está Chile preparado para esta revolución tecnológica? O más humildemente, ¿nos estamos preparando para enfrentar en buena forma esta revolución tecnológica?

Sin duda, no estamos preparados, pero créanme: estamos haciendo todos los esfuerzos para prepararnos con la máxima urgencia que esto requiere.

Y recuperar el tiempo perdido, educar mejor a nuestros niños y trabajadores, incorporar con mayor rapidez las nuevas tecnologías y flexibilizar nuestra sociedad para que pueda adaptarse al cambio, que es la única constante de los tiempos modernos, y evitar la obsolescencia, que es el gran peligro de esta sociedad moderna.

Y para eso tenemos que desatar y no asfixiar las poderosas fuerzas de la libertad, la imaginación, la creatividad, la innovación y el emprendimiento que viven en el alma de todos nuestros compatriotas y que muchas veces en lugar de promover asfixiamos. Eso es algo que no puede continuar.

1. La fuerza de la unidad y el sentido de misión compartida
Y la segunda fortaleza de nuestro país, la unidad y el sentido de misión compartida. Tenemos que aprender y practicar las sabias lecciones que nuestra historia nos ha enseñado una y mil veces. Porque cada vez que nos hemos unido detrás de una causa noble, hemos conquistado nuestras más hermosas victorias, y cada vez que nos hemos dividido en forma fratricida, hemos cosechado nuestras más dolorosas derrotas.

Y tenemos que aprender que una sociedad sana se construye en base a ciudadanos con derechos y deberes. Muchos de nuestros compatriotas están muy conscientes de sus derechos y los exigen con mucha fuerza y, a veces, sin respeto por la ley. Pero no están igualmente conscientes de sus deberes y muchas veces no los cumplen con rigurosidad. Como Presidente de Chile voy respectar y hacer respetar siempre los derechos de nuestros compatriotas, pero también voy a exigir siempre el cumplimiento de sus deberes.

1. Cierre
Queridas Chilenas y Chilenos:

Los chilenos somos un pueblo que se ha forjado en la adversidad y el rigor. Un pueblo al que nada le ha sido fácil y que ha conquistado todos sus progresos con mucha unidad, esfuerzo y colaboración. Así fue como conquistamos nuestra Independencia, así fue como logramos transformar a Chile, la Colonia más pobre de España en América Latina, en el país de mayor desarrollo económico y social de nuestro Continente.

Esa es nuestra mayor fortaleza: la unidad, voluntad de colaborar, perseverancia y coraje para levantarnos, una y otra vez, cuando la adversidad nos golpea. Así lo hemos hecho siempre, y muchas veces hemos tenido que recordar la manera en que los 200 años de vida independiente nos van marcando e ilustrando el camino del futuro.

Porque es a partir de la adversidad que los chilenos hemos ido forjando nuestro temple y carácter, el alma de Chile está hecha de unidad, esfuerzo, solidaridad, sobriedad y valentía. Por eso quiero hacer un llamado a todas las chilenas y todos los chilenos a poner nuestros corazones en esos valores, a guiarnos por esos principios, y a escuchar la voz del alma de Chile que nos pide cada día más fuerte más colaboración, más unidad, más trabajo en equipo, para construir todos juntos un buen país para nosotros, para nuestros hijos y para los que vendrán.

Nada motiva tanto a un pueblo como una misión grande, exigente y noble y compartida, en que todos sepamos que tenemos un lugar para aportar, pero también tenemos un lugar para participar de los beneficios.

Debemos construir un buen país para nacer, crecer, educarnos y enamorarnos. Un buen país para trabajar, formar familia, tener hijos, nietos y envejecer, sabiendo que seremos recordados por los chilenos del mañana como una generación que supo construir esa patria grande, noble, buena y justa con la que soñaron nuestros padres fundadores.

Construir, buscar esa unidad, ese espíritu de diálogo y de colaboración es el principal mensaje que quiero proponerles a ustedes esta noche, y el principal mensaje que quiero compartir con todos mis compatriotas.

¡Que Dios bendiga a Chile! ¡Que Dios bendiga a todos los chilenos!

¡Viva Chile!

Muy buenas noches y muchas gracias.