Cotización para seguridad social subiría a 28% con la reforma previsional y a las salas cuna, y expertos ven ajuste en salarios

Categoría principal: Economía. Palabras clave: cotización. reforma previsional, empleo., salas cuna

Juan Pablo Palacios

Con aportes tanto del empleado como del empleador, la cotización obligatoria para financiar el sistema de seguridad social en Chile se sitúa actualmente en un 23,73% del sueldo imponible de los trabajadores.

Dicho esquema sufriría importantes cambios con los proyectos de reforma previsional y de seguro de sala cuna universal que está impulsando el Gobierno en el Congreso. Con los recargos adicionales de 4% del salario para capitalización individual de pensiones, de 0,2% para el seguro de dependencia para la vejez y de 0,1% para financiar el fondo solidario de sala cuna universal -todos con cargo a la empresa-, el aporte total para seguridad social llegará a un 28,03% en el mediano plazo.

El sistema actual está compuesto (ver tablas) de una cotización de 10% para las AFP, un 1,53% para el seguro de invalidez y sobrevivencia, una comisión promedio para las administradoras de fondos previsionales de 1,25%, un 7% para el pago de un plan de salud, un 0,95% para el seguro de accidentes del trabajo y un aporte de 3% para el seguro de desempleo. Todos estos cobros se calculan mensualmente sobre el ingreso laboral del trabajador, con un tope imponible de 78,3 UF ($ 2.150.660). Con las nuevas regulaciones propuestas por el Ejecutivo, la contribución total previsional con cargo al empleador subiría en 4,3 puntos.

A nivel de tasas de cotización para pensiones, tras el aumento de 4,2 puntos en ocho años que plantea la reforma previsional, Chile se ubicaría en 17%, acercándose al promedio de 19% de los países de la OCDE. Esto, considerando que al 14,2% de cotización previsional se suma el 1,25% por concepto de pago de comisiones a las AFP y el 1,53% producto del pago del seguro de invalidez y sobrevivencia.

Respecto de la contribución general para seguridad social, el alza a un nivel de 28,03% en Chile seguiría por debajo de la media de la OCDE, que supera el 30% de los salarios.

Impacto en el mercado laboral

Los mayores aportes que debe hacer el empleador tienen un impacto directo en el nivel de empleo, pues encarece la contratación. Para moderar ese efecto, el alza en la cotización previsional tiene una gradualidad de ocho años.

De hecho, hay otras regulaciones recientes que van en esa misma línea. Tras indicaciones presentadas por el Gobierno, recientemente el Congreso despachó el proyecto de ley que establece indemnizaciones por despido en caso de trabajos por obra o faena, lo que elevará los costos de empleo en sectores como la agricultura y construcción (ver nota secundaria).

En tanto, el informe de productividad de Hacienda que acompañó como sustento técnico a la reforma a las pensiones, proyectó en 52.000 la pérdida de empleos en el largo plazo por el aumento de la cotización. También se calculó que el crecimiento del empleo asalariado se reducirá en 0,1% y los salarios en 0,15% promedio por año. Sin embargo, dicho cálculo consideró solo el alza de 4 puntos en la cotización y no los 0,2 puntos para el seguro de dependencia (ver recuadro).

En un mercado laboral que no logra repuntar y en que las tasas de desempleo son más altas que el año pasado, pese al mayor dinamismo de la economía, el Gobierno también propuso que el alza de 4 puntos en la cotización para pensiones no sea lineal en el tiempo. Comienza en los primeros dos años con un alza de 0,3 puntos y luego sube para terminar con 0,6 puntos. Fuentes de gobierno reconocen que se diseñó así, a la espera de que el mercado laboral "se afirme".

Sin embargo, a juicio de los expertos, más que en la contratación, el impacto mayor de todos estos cambios se observará en los salarios. Para Cecilia Cifuentes, del ESE Business School de la Universidad de los Andes, que el alza de la contribución sea con cargo al empleador "es bastante cosmético, es una ficción, la mayor incidencia normalmente recae en los salarios". Explica que ello se debe a que las empresas finalmente terminan traspasando estos costos a las remuneraciones.

Aun así, Cifuentes cree que en términos de empleo, en alguna medida, "habrá una sustitución del trabajo formal por un trabajo sin cotizaciones".

Carolina Grünwald, economista de Libertad y Desarrollo (LyD), explica que el aumento de las cotizaciones, "sea por los motivos que sea, es un impuesto al trabajo", aunque reconoce que la gradualidad con que se aplicará el ajuste ayudará a mitigar su impacto en empleo y salarios. Grünwald advierte que si la cotización sube más de 4,2 puntos, como lo ha planteado la oposición, "el efecto en el empleo podría ser mayor".

Esta visión es matizada por el economista de la Fundación Sol, Marco Kremerman, quien prevé que el impacto de la reforma en contrataciones debería ser marginal. Donde sí advierte problemas es en menores salarios, aunque admite que dicha variable se ve afectada también por otros fenómenos como la migración.

Un costo necesario

Las empresas con mayores dificultades para adaptarse a estos cambios son las pymes. "Cada vez que se impone un alza de costos con cargo al empleador, tiene un impacto en menos contratación", asegura Marcos Carter, presidente de Conapyme. Pero admite que "el hecho de que su implementación sea gradual en ocho años permite a los empresarios hacer las adecuaciones necesarias en el tiempo para ajustarse y aminorar sus efectos negativos".

Carter añade que la reforma del Gobierno "enfrenta un problema de larga data, que requiere ser solucionado para mejorar las pensiones".

El exministro de Hacienda Rodrigo Valdés dijo la semana pasada que la pérdida de empleos podría ser mayor a la estimada por el Gobierno, pero es un costo "que vale la pena pagar".

Desde el Ministerio del Trabajo, el subsecretario Fernando Arab destacó que, además, hay una agenda general del Ejecutivo que busca promover precisamente la generación de nuevos empleos. Entre algunas medidas destacó el mismo proyecto de sala cuna universal, el de trabajo a distancia y contrato especial para jóvenes estudiantes.

Coincide Aldo Sepúlveda, director comercial de Adecco, empresa especialista en asesorías en recursos humanos, quien estima que "en el mediano plazo, el mercado de las contrataciones no se debiera ver afectado, en parte también por los diferentes planes que está impulsando el Gobierno para mejorar las cifras de desempleo".

IMPACTO EN INFORMALIDAD
El Gobierno proyectó que la reforma previsional aumentará en un 0,1% el empleo informal en la economía.