Confianza de consumidores anota leve mejora debido a expectativas para el próximo año

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: confianza consumidores

Una leve mejoría de 0,2 puntos en julio, respecto al mes anterior, registró la confianza de los consumidores, sumando 41 puntos, de acuerdo con el Índice de Percepción Económica (IPEC) que mide mensualmente GfK Adimark.

El IPEC mide la percepción de la situación económica personal actual; situación económica actual del país; situación económica futura del país a doce meses plazo; estabilidad económica futura del país a cinco años plazo y situación de compra de artículos para el hogar. Se construye en base a un cuestionario estructurado realizado en forma telefónica a una muestra de 1.100 personas.

El cuestionario también incluye consultas en torno a la situación económica de las empresas; expectativas de empleo e inflación y situación económica familiar, incluidas compras de bienes durables, vivienda y automóvil.

El sondeo muestra un deterioro en la percepción respecto de la situación personal actual que cae 5,3 puntos, totalizando 34,9 puntos. Sin embargo, ello es contrastado por una mejoría de 4,1 puntos en la expectativa económica del país a doce meses que alcanzó a 48,9 puntos. El optimismo en torno al próximo año está asociado a un componente político relativo al resultado de las próximas elecciones presidenciales, mientras que el pesimismo es referido al presente y coincide con una caída de las expectativas de consumo, señala el informe.

La contingencia nacional en julio estuvo marcada por la carrera presidencial, con el desarrollo el 2 de julio de las elecciones primarias de Chile Vamos y el Frente Amplio, que eligieron a los candidatos que representarán a su coalición.

La expectativa económica a doce meses registró su mejor resultado desde febrero de 2015, lo que parece ser consecuencia del acontecer político, especialmente luego de los resultados de las primarias, señala GfK Adimark en su reporte.

Pese a que el indicador global no varía significativamente, el análisis de los subindicadores muestra que están ocurriendo cambios importantes en el ánimo de los consumidores, pero de sentido contrapuesto, dice Roberto Méndez, presidente de GfK Adimark. Por una parte se deteriora la situación presente, y por el otro, mejoran las expectativas respecto al futuro.

Si bien la confianza de los consumidores es algo mejor que en febrero, cuando llegó a 37 puntos, se mantiene en una zona de pesimismo -bajo los 50 puntos- donde ha permanecido desde mayo de 2014, es decir, por 38 meses.

"El índice global no cambia en julio, pero la calma es solo aparente. Hay una mezcla de factores económicos y políticos que lo explican", señala Méndez.

El informe da cuenta de un consumidor que, si bien continúa mayoritariamente pesimista, ha venido recuperándose después de un primer trimestre en que fue especialmente negativo. "Analizando los resultados de este mes, especialmente el comportamiento de los subindicadores, queda claro que esta recuperación en la confianza de los consumidores está solventada más en las expectativas futuras (al alza) que en la experiencia de la realidad presente (a la baja), concluye.