Caída del crecimiento tendencial y menor tipo de cambio agudizan estrechez fiscal para el próximo gobierno

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: crecimiento

El complejo escenario fiscal que enfrentará el gobierno que asumirá el próximo año, puede verse más deteriorado de lo ya anunciado por la autoridad económica.

Según información de la Dirección de Presupuestos (Dipres) entregada en octubre del año pasado, los gastos comprometidos por la actual administración son superiores a los ingresos proyectados para los próximos tres años, lo que implica "holguras negativas" para el fisco. Quien llegue al sillón presidencial en marzo de 2018 debería asumir gastos para los cuales, hasta ahora, no existen recursos disponibles, situación que nunca antes había ocurrido en un traspaso de gobierno.

Con las reformas comprometidas, como la educacional y otras, el Gobierno calcula un nivel de gasto permanente que tendrá para los próximos años. Se suma el compromiso de Hacienda de reducir el déficit estructural en 0,25 puntos porcentuales (pp) por año. Así, el gasto debe compatibilizar con dicha regla.

El cálculo, en ese entonces, apuntaba a que los gastos comprometidos son superiores en US$ 1.793 millones respecto de los ingresos previstos, cumpliendo con la regla estructural. Sin embargo, de acuerdo a los cálculos de BBVA Research, dicha cifra podría ser muy superior, llegando a US$ 3.037 millones, es decir, US$ 1.244 millones más que lo previsto por el Gobierno.

Esto se explica, principalmente, por diferencias en los supuestos macroeconómicos del Gobierno. El banco considera un menor crecimiento de largo plazo de la economía para los próximos años. Mientras Hacienda estimó un crecimiento del PIB tendencial de 3,1% para 2018 y 3,2% para 2019 y 2020, BBVA calcula que será solo 2,8% en los próximos tres años, lo que significa menores ingresos por US$ 1.208 millones al final del período solo por este concepto.

A ello se suma un tipo de cambio más bajo a los $700, previsto por Hacienda para los siguientes años. El banco lo estima en $672 para 2018, $653 para 2019 y $643 para 2020.

"El tipo de cambio afecta porque los ingresos estructurales por el lado del cobre se calculan en dólares y si hay un menor tipo de cambio, al pasarlo a pesos tienes menos plata", explica Cristóbal Gamboni, economista de BBVA Research.

Ingreso de leyes

Gamboni explica que los gastos comprometidos se calculan mirando las leyes que ya fueron aprobadas por el Gobierno, los gastos que se van calculando en la Ley de Presupuestos año a año y también los proyectos que aún no se aprueban, pero que el Ejecutivo ya tiene considerados para el cálculo, dado que tienen estimaciones que vienen en sus respectivos informes financieros.

Hasta ahora, el futuro proyecto de la reforma al sistema de pensiones no está en el cálculo, dado que no ha ingresado al Congreso, y ello podría profundizar aún más las holguras negativas, considerando el costo que tendría.

En el acumulado, el déficit efectivo de acuerdo con las cifras proyectadas por el Gobierno sumaría 6,4% del PIB en 2018-2020, lo que el fisco debería financiar, por ejemplo, con deuda. Sin embargo, el banco ve un porcentaje aún mayor, de 7,6% del PIB sumando los tres años.

En octubre de este año, en el marco del trámite de la Ley de Presupuestos 2018, Hacienda actualizará nuevamente sus variables macro y presentará el nuevo escenario de holguras negativas, incluyendo ahora el 2021.