Baja de impuestos en EE.UU. podría subir el PIB a corto plazo, pero elevar el déficit fiscal

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: baja de impuestos, pib, Trump

Como la "mayor reforma fiscal de la historia de EE.UU." fue calificada la rebaja tributaria que dio a conocer ayer el Presidente Donald Trump y que espera aprobar antes de agosto. Si bien esta era una promesa de campaña, muchos se mostraban escépticos a si realmente se llevaría a cabo.

La principal modificación anunciada ayer fue que se rebajaría de un 35% a un 15% el impuesto a las empresas. Con ello, EE.UU. quedaría con la tercera menor tasa corporativa en la OCDE, superado solo por Irlanda y Hungría.

También bajaría la carga impositiva a las personas. De los siete tramos que hay actualmente, con la reforma quedarían solo tres con un impuesto de 10%, 25% y 35% cada uno, aunque todavía no hay claridad de cómo estarían conformados.

Entre otras medidas anunciadas, el impuesto a la herencia desaparecería bajo el plan de Trump, ya que desde el 2014 sería el más caro del mundo. Según el actual Presidente de EE.UU., este impuesto es una carga para los agricultores y las pequeñas empresas.

El secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, sostuvo que el fin de la reforma es estimular la economía y sus beneficios se centrarán en la clase media.

Según los economistas, la reforma tendría un efecto positivo en el corto plazo para la economía estadounidense. Sin embargo, advierten que si la rebaja no se financia, subirá el déficit fiscal, y la Reserva Federal deberá subir las tasas de política monetaria, lo que podría provocar un freno.

Axel Christensen, director de Estrategias de Inversión para Latinoamérica e Iberia de BlackRock, señaló que "(la reforma) tiene potencial de proporcionar un estímulo al crecimiento económico importante, y qué tan importante sea va a depender del foco y de la implementación". Sin embargo, agregó que "una reforma tributaria así sin más, rebajando no más, no asegura que ese beneficio se traduzca en mayor inversión, que es lo que finalmente tiene incidencia sobre el crecimiento económico".

Por su parte, Vittorio Corbo, ex presidente del Banco Central, fue mucho más categórico e indicó que queda mucho aún para saber cómo quedará definitivamente el paquete fiscal, pero que "si hay una baja de impuesto importante, va a ser una mala noticia para el resto del mundo, ya que va a requerir que la Reserva Federal suba las tasas mucho más agresivamente, para evitar que la inflación se dispare".

Si la Fed decide subir sus tasas, se podría generar un efecto dominó y provocar un aumento en las tasas de política monetaria en las economías del mundo. Además, haría que el dólar se volviera fuerte, depreciando las monedas emergentes.

Hay otros quienes mencionan que una reactivación de la primera economía mundial y un crecimiento sostenido podrían tener altas ganancias para el resto del mundo. Francisco Klapp, director de Libertad y Desarrollo, "(EE.UU.) sigue siendo la economía más grande del mundo, es un gran consumidor y empuja la demanda mundial".

Las bolsas estadounidenses tuvieron una jornada inestable. Si bien el índice Dow Jones iba al alza con 0,32%, cerró la jornada con una contracción de 0,10%. En tanto, el índice S&P 500 cayó 0,05%.

Por su parte, la moneda estadounidense cerró hoy en $665,60, luego de apreciarse $3,2 a la espera de conocer los detalles de la reforma tributaria que impulsa el Presidente Trump. Con esta nueva alza, completa una racha positiva de seis días donde se apreció $19,4.