Aumenta la demanda de turistas por la astrofotografía en el Valle de Elqui

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: turismo

Muchos visitantes ya no solo buscan mirar las estrellas a través de un telescopio, sino también inmortalizar su experiencia en una imagen.

Con uno de los cielos más limpios del mundo y su geografía plagada de observatorios que apuntan al cielo, hoy la Región de Coquimbo concentra más del 50% de la oferta de turismo astronómico en nuestro país. El llamado "astroturismo" en la zona ha tenido un desarrollo de más de 20 años, desde que se iniciara con la puesta en operaciones de Mamalluca, el primer observatorio turístico, ubicado en Vicuña.

Hoy existen 15 de ellos, repartidos en ocho comunas, orientados a recibir a los amantes del cielo, quienes provienen desde todo el mundo.

"La región ha tenido un constante crecimiento en el desarrollo de esta experiencia y se ha ido diversificando a través del tiempo. Eso ha significado que en el último año hayamos pasado de 130 mil a aproximadamente 150 mil turistas que visitaron establecimientos que entregan algún tipo de experiencia astronómica", indica el director regional de Sernatur, Alberto Duarte. Agrega que hoy existen 34 tour operadores que entregan servicios asociados al astroturismo.

Esa diversificación ha sido palpable, comenta: "Hace un par de años teníamos a los observatorios como el principal centro de atracción para los turistas, pero hoy existen caminatas, trekking nocturnos, cabalgatas, hoteles tematizados y una serie de experiencias que le van dando un nuevo impulso al desarrollo del astroturismo".

Nuevo producto

Dentro de esa gama cada vez más amplia de servicios, la astrofotografía es uno de los que ha tenido un mayor desarrollo en los últimos años, ya que los visitantes hoy quieren inmortalizar sus experiencias mientras observan el denso manto de estrellas sobre sus cabezas.

Pablo Cortés Rivera lleva más de cinco años dedicado a la astrofotografía en la comuna de Paihuano, en un negocio familiar. Cada noche lleva a grupos de turistas a vivir una experiencia única contemplando el firmamento. "Partimos desde la Plaza de Pisco Elqui, caminamos durante 15 a 20 minutos y nos vamos por la Quebrada de las Gredas observando las estrellas. Una vez que llegamos a la zona de fotografías les hacemos una charla astronómica, hablamos del cielo y la cosmovisión andina. Esta es una experiencia personalizada y hacemos fotografías con cada una de las personas. Las imágenes se las pasamos inmediatamente a las personas, quienes pueden compartirlas por sus redes sociales", explica.

El servicio de astrofotografía también permite que los visitantes reciban una copia de todas las fotografías en alta resolución, de manera que puedan imprimirlas o guardarlas como recuerdo. Cortés asegura que la gente cambió su forma de acercarse a la astronomía: "Hoy no sólo quieren mirar por el telescopio, sino que quieren inmortalizar el momento y poder fotografiarse con las estrellas en el Valle de Elqui. Nosotros les enseñamos también a hacer astrofotografía con sus propias cámaras".

"Recibimos clientes de todo el mundo y hemos visto en los últimos años un importante aumento en la cantidad de personas que buscan inmortalizarse bajo las estrellas del Valle de Elqui".
PABLO CORTÉS
Astrofotógrafo