Anuncios del vicepresidente ejecutivo, Carlos Álvarez: Corfo lanza una nueva línea de inversión y prioriza los clusters

Fuente: El Mercurio
Categoría principal: Economía. Palabras clave: carlos álvarez, corfo

EDUARDO OLIVARES C.

Basta navegar unos segundos por la página web de Corfo ( www.corfo.cl) para hacerse una idea del gigantesco volumen de recursos que entrega vía subsidios y créditos para que las empresas y personas se embarquen en un nuevo negocio.

El sitio web es uno de los chiches del vicepresidente ejecutivo de la Corporación de Fomento de la Producción, Carlos Álvarez, pues el número de visitas se ha multiplicado y las postulaciones en línea son masivas.

Nuevas herramientas

Álvarez preferiría hablar mostrando casos de éxito. Para eso la Corfo atendió a 5.346 entre 2005 y 2007; hay 342 compañías que realizan proyectos en investigación y desarrollo (I+D), y 54 firmas son parte de consorcios que se alían a centros de investigación.

Para ir más allá, el organismo diseñó un nuevo instrumento al alero del llamado Fondo de Garantía a la Inversión (Fogain). Éste es un crédito de largo plazo, para proyectos de tres años o más, con garantía de Corfo de 50% y tope de UF 5.000; a partir de la licitación bancaria que se haga en septiembre de esta Línea Corfo Inversión, una empresa innovadora podrá garantizar el 75% del proyecto. En promedio, los créditos son de $40-50 millones por empresa.

La realidad muestra que los emprendedores transitan un camino largo. "Con nuestros subsidios a la I+D, la empresa puede absorber esos gastos y, por lo tanto, llevar un prototipo y decir si su invento funciona o no. Pero después viene un montón de nuevos desafíos: tiene que poner en marcha el proceso, introducir el producto al mercado. Todo eso requiere financiamiento", cuenta.

Parte de aquello lo da el beneficio tributario de I+D, recientemente aprobado por el Congreso, que permite el descuento del 35% del valor de proyectos empresariales cuando se hacen en alianza con centros de estudio o universidades. El 65% restante la compañía puede rebajarlo como gasto necesario para producir la renta. Álvarez dice que ya hay una treintena de centros de investigación que postulan a la acreditación.

Además, Corfo ya arma el programa que le permite prestar hasta un 40% de capital de riesgo a fondos de inversión, que surge de la ley de segunda reforma al mercado de capitales (MK2). "Tenemos el interés de cinco fondos que ya han venido a preguntar", dice.

Los clusters

"El gran desafío que tenemos a partir de ahora son los programas de clusters", plantea.

De los ocho clusters fijados por el Consejo de Innovación para la Competitividad, que se nutren del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) -establecido como glosa presupuestaria-, ya hay recursos planificados para cinco de ellos: off-shoring, turismo de intereses especiales, minería, acuicultura y alimentos. En todos ellos hay concursos públicos abiertos para el financiamiento de proyectos de innovación.

El más avanzado es el de off-shoring (servicios globales para convertir a Chile en plataforma de negocios), uno de cuyos proyectos son las 1.000 becas de inglés para técnicos e ingenieros. En estos meses se evalúa a los oferentes de los cursos. En el segundo semestre se realizará la capacitación. Hay cálculos privados que hablan de que, por cada 250 ingenieros y técnicos de estas características, una firma puede exportar en el primer año US$ 12 millones. "Si las 1.000 personas empezaran a trabajar prestando servicios off-shore en empresas con características similares, muy rápidamente podríamos incrementar las exportaciones a US$ 60-70 millones sólo por este efecto", piensa Álvarez. Por eso, Corfo evalúa ampliar el número de becarios del proceso 2008.

Pronto, además, se lanzará un concurso de Innova Chile para fortalecer la oferta de especialidades entre universidades y centros de formación técnica en áreas muy demandadas en los clusters, pues se ha visto escasez de esa oferta específica.